POLÉMICA POR LA CANONIZACIÓN DE FRAY JUNÍPERO SERRA
LOS INDÍGENAS RECHAZAN LA FIGURA DEL LLAMADO “PADRE DE CALIFORNIA”
11014A.jpg

La decisión del Papa Francisco de elevar a los altares al Beato Junípero Serra ha desatado una fuerte controversia entre los descendientes de los pueblos originarios de California, pues en su opinión, fue responsable de la destrucción de su cultura y de la muerte prematura de miles de sus antepasados.

La canonización se realizó el miércoles 23 a las 4:30 PM sobre la explanada delante del “National Shrine” de la Inmaculada Concepción de Washington, el Papa presidió la celebración. 

El beato Junípero Serra, conocido como “el Padre de California” por su papel evangelizador, será canonizado por el Papa Francisco durante su visita a Estados Unidos, en el marco del Encuentro Mundial de las Familias. 

Para el Vaticano, Junípero Serra introdujo el cristianismo en California, a principios del siglo XVIII. 

 “El sacerdote Serra fue un hombre de su tiempo que consideraba a los pueblos originarios incapaces de gobernarse a sí mismos o, por ejemplo, de elegir un compañero. Los franciscanos pensaron que estaban obligados a tomar las decisiones por ellos”, explica Steven Hackel, historiador de la Universidad de California.

Nacido en Mallorca, el padre Serra se unió a la Orden Franciscana en 1730. Profesor de teología, dejó las comodidades de enseñar en la Península para integrarse a una misión para el Nuevo Mundo. 

En 1749, junto con veinte misioneros franciscanos parte hacia el Virreinato de la Nueva España, nombre colonial de México. Harán escala en Puerto Rico, donde aprovecharán para predicar entre los nativos. En la travesía el barco estuvo a punto de naufragar,4 pero llegaron finalmente al puerto de Veracruz el 7 de diciembre de 1749. Mientras sus acompañantes siguen su camino hacia la ciudad de México en carruajes, fray Junípero y un religioso andaluz deciden hacer el camino a pie a Ciudad de México. Será un camino de 500 kilómetros. A raíz de ese viaje contrae una dolencia en una pierna que le acompañará el resto de sus días.

Las misiones fundadas por los franciscanos acogieron a miles de indios, y la severa actitud de Serra frente a las autoridades militares, en defensa de los indígenas de los territorios conquistados, le llevaría a enfrentarse con todos los comandantes militares que trató. El profundo respeto que despertaría más adelante su labor se ha mantenido hasta nuestros días. Así, en 1934 se inició el proceso de beatificación y en 1985 fue declarado venerable.

Allí, al mismo tiempo que catequizaban a los indígenas, los misioneros les enseñaban nociones de agricultura, ganadería y albañilería, les proporcionaban semillas y animales y les asesoraban en el trabajo de la tierra. Algunos de ellos aprendieron también las técnicas de la carpintería, la albañilería o la herrería, como puede verse en las ruinas de una forja catalana que todavía existen en la Misión de San Juan Capistrano. Las mujeres recibían adiestramiento en las labores de cocina, costura y confección de tejidos. El cambio de vida afectó asimismo a la cultura y religión indígenas dando lugar a un armonía que perdura hasta nuestros días.

Su misión fue un gran éxito desde el punto de vista de la evangelización y entre 1769 y 1835, más de 90 mil indígenas fueron bautizados a lo largo de la costa oeste, entre San Diego y San Francisco. Pero una vez bautizados - sostienen hoy los nativos de América - los nuevos conversos eran virtualmente prisioneros en las misiones y si escapaban eran perseguidos por los soldados y obligados a regresar.

Los bautizados también se vieron obligados a abandonar su idioma, su vestimenta tradicional, sus comidas, sus costumbres matrimoniales. También quedaron expuestos a las epidemias importadas desde Europa contra las que no tenían inmunidad y decenas de miles murieron. De los aproximadamente 310.000 “nativos” que vivían en lo que hoy es California en 1769, sólo una sexta parte sobrevivía cien años más tarde, según un estudio realizado por la Universidad de California.

Falleció en la Misión de San Carlos Borromeo (Monterrey, California), el 28 de agosto de 1784. Sus restos descansan en la Basílica de la Misión de San Carlos Borromeo, misión que él mismo fundó.

Estados Unidos le dedicó a Fray Junípero una estampilla postal de 44 centavos de dólar en 1986.11 En España se le han dedicado 3 sellos: uno de 2 pesetas en 1963,12 otro de 40 pesetas en 198413 y otro de 92 céntimos de euro en 2013.14

Sin embargo, México, el país donde desarrolló la mayor parte de su misión de ayuda a los pueblos indígenas, cuenta con pocos testimonios visibles u homenajes a su memoria pues éste apenas aparece en los libros de texto, y en el Museo Regional de Querétaro, en Santiago de Querétaro, así como en estatuas.

Se pueden destacar la estatua que le fue erigida, junto con otras más en homenaje a los fundadores de la ciudad, en la conocida “Plaza de los Fundadores” a las afueras de Templo de la Santa Cruz, en Querétaro, resaltando más que nada su labor en las diversas misiones de la Sierra Gorda, y la estatua colocada por el Club Serra en un jardín a un lado de la nueva Basílica de Guadalupe.?

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /