EL VERDADERO JAMES BOND
11183A.jpg
Ian Fleming

Se estima que entre un cuarto y la mitad de la población del mundo ha visto alguna película de James Bond. Pero de los 15 agentes secretos que presuntamente sirvieron de base para que Ian Fleming creara a su superagente, pocos conocen a William Samuel Stephenson, cuyas habilidades de combate mano a mano, heroicidad, personalidad arrolladora y predilección por los martinis se parecen notablemente a las del agente 007.

Su nombre código era “Intrépido”. Su contribución al esfuerzo de los Aliados en la guerra, decisiva. Sus similitudes con el agente de ficción en libros y películas, más que llamativas. Y el rastro que dejó tras de sí, un misterio.

11183B.jpg
William Stephenson

Stepheson ni siquiera es reconocido en su ciudad natal: Winnipeg, Canadá. Stephenson creció en el vecindario de Point Douglas en una humilde casa de madera de dos pisos. Allí vivió y fue al colegio Argyle Alternative hasta que a los 16 años se enlistó en el ejército.

Piloto de combate de la Primera Guerra Mundial y campeón de boxeo de peso liviano en el ejército, Stephenson se mudó a Reino Unido tras el fin de la Primera Guerra Mundial. Allí se casó con una heredera de una tabacalera estadounidense y utilizó sus contactos para reinventarse como el mayor espía durante la Segunda Guerra Mundial, convirtiéndose en un confidente cercano tanto de Winston Churchill como de Franklin Roosevelt.

Stephenson también fundó el Campamento X, una base de entrenamiento comando cerca de Toronto donde cientos de otros agentes aliados aprendieron su oficio durante la guerra.

Stephenson era un gurú de la tecnología, salvajemente exitoso en los negocios. Patentó una forma de enviar fotografías a través del telégrafo sin cable. Incluso se metió en la industria del acero, del automóvil, de la aviación -ayudó a desarrollar el caza monoplaza Spitfire- y fue uno de los que ayudaron a descifrar Enigma, la aparentemente inquebrantable máquina de códigos de los nazi.

A Stephenson también se le atribuye haber prestado inteligencia para el sabotage de la planta hidroeléctrica Vemork en la Noruega ocupada por los nazi en 1943. Conocida como Operación Gunnerside, la misión evitó que científicos Nazi pudieran acceder al volumen de agua necesaria para producir una bomba de hidrógeno que de otra forma hubiera cambiado el resultado de la Segunda Guerra Mundial. La operación es reconocida por los aliados como el sabotaje más exitoso durante la guerra.

Lo mismo se puede decir de la trama de “Goldfinger”, la séptima novela de Fleming, publicada en 1959. Los planes del ataque ficticio de Goldfinger a la reserva de oro de Estados Unidos en Fort Knox son análogos al plan no llevado a cabo de Stephenson de robar casi US$3.000 millones de la reserva de oro Vichy en la colonia francesa de Martinica.

No hay evidencia que muestre que Ian Fleming haya hecho la conexión cuando inventó el icónico 007 de Bond. Sin embargo la similitud es intrigante.

James Bond es una versión muy romántica de un verdadero espía (...) La cosa real… es William Stephenson.?

 

Edición de esta semana
EL ZÓCALO JUNTO AL CONSULADO CELEBRAN EL DÍA DE REYES
El pasado domingo 7, el Centro de Recursos para los Inmigrantes El Zócalo con el apoyo del Consulado de México en Little Rock, celebraron el Día de Reyes junto a varias familias y voluntarios. / ver más /
Al pastor Martin Luther King Jr. se lo recuerda en Estados Unidos el tercer lunes de enero de cada año, y quizás se le conozca mejor como el principal portavoz estadounidense del activismo no violento por su papel de liderazgo en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos y su oposición a la discriminación racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Muchos de nosotros empezamos 2017 esperando lo peor. Y, de distintas maneras, nos tocó lo peor.   / ver más /