LOS BAÑOS PÚBLICOS SE VUELVEN EL FOCO DE UNA LUCHA POR LOS DERECHOS CIVILES EN ESTADOS UNIDOS
11796A.jpg

La comunidad transexual de EE.UU. libra estos meses una nueva batalla por sus derechos civiles por el uso de los baños públicos. Una ley discriminatoria de Carolina del Norte y un rechazo casi al total del sector empresarial y cultural del país, han ayudado a sacar a la luz una causa que ya ha entrado en la carrera presidencial hacia la Casa Blanca.

“Lo que ocurre en los baños es una pequeña parte de lo que pasa en la vida de las personas trans”, explica Mati González, la única persona transgénero que trabaja en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en Washington. González acaba de lograr que la organización designe un baño de género neutral al que puedan acceder todas las personas de la institución, independientemente de su identidad o expresión de género.

Hasta ese momento, una experiencia diaria que no revierte ninguna importancia para muchas personas, se había convertido en una fuente de ansiedad y frustración para ella. González (26 años) asegura que regulaba lo que comía y bebía para ir menos veces al baño. Durante su etapa de estudiante en American University, localizó el baño menos concurrido, en un sótano, y solo utilizaba ese. 

Como activista —trabajó en varias organizaciones en Colombia, su país natal— González reconoce que está dispuesta “a poner el cuerpo y la cara” para hablar de los derechos de las personas transgénero, pero el baño es un espacio distinto. “Es el lugar donde te quitas todas las máscaras”.

Ese escenario privado se ha convertido en el último mes en el centro de una batalla política. Carolina del Norte y Misisipí aprobaron sendas legislaciones que exigen que las personas transexuales sigan utilizando baños segregados y accedan a aquel del sexo que les fue asignado al nacer. Las dos medidas fueron recibidas con el rechazo de la cultura y de las empresas del país, así como del presidente Obama, que el año pasado firmó una orden ejecutiva para que todos los edificios federales cuenten con un baño “unisex”, declaró que la ley de Carolina del Norte “debe ser derogada”.

El candidato republicano Donald Trump ha sorprendido a su partido al defender que los ciudadanos deben tener acceso al baño que quieran y que estas leyes “son malas para los negocios”. Su rival, Ted Cruz, dice que “no deberíamos tener a hombres adultos en los mismos baños que usan las niñas pequeñas” y que “aunque Donald Trump se vista de Hillary Clinton, sigue sin poder entrar en el baño de mujeres”.

“Es una herramienta política súper útil si sabes utilizar bien los prejuicios”, responde González al recordar que en el pasado los baños públicos ya fueron utilizados para separar a ciudadanos blancos y afroamericanos durante la época de la segregación. “El baño ha sido un espacio utilizado políticamente para jugar con esos valores de lo privado y lo público”.?

 

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /