MUJER CONTINÚA PRESA POR 4 AÑOS LUEGO DE SER VIOLADA POR POLICÍAS MEXICANOS
LA PROCURADURÍA GENERAL DE SINALOA INFORMÓ QUE ELLA “CONFESÓ HABER PAGADO 85 MIL PESOS A UNA CÉLULA DELICTIVA PARA ASESINAR A SU ESPOSO”
11896A.jpg

“Un día fui detenida y torturada por policías mexicanos. Me torturaron físicamente, psicológicamente y sexualmente. Luego me acusaron de un crimen que yo no cometí… Esas mismas autoridades están ahora impidiendo mi libertad, me están negando la justicia. Por eso necesito su ayuda: las autoridades deben saber que el mundo los está viendo”, este es un fragmento de la carta de Yesenia Armenta Graciano que Amnistía Internacional (AI) publicó en el 2015.

Yesenia lleva casi cuatro años en prisión en Sinaloa; se le acusa de haber asesinado a su esposo Alfredo Cuén Ojeda; sin embargo, la única prueba que tienen en su contra es un documento que ella firmó vendada de los ojos, luego de haber sido violada, asfixiada y colgada de los pies por policías locales durante 15 horas.

El 10 de julio del 2012 inició la pesadilla. A las 7:30 am, Yesenia y su hermana se dirigían al Aeropuerto Internacional de Culiacán para dejar a Patricia Cuén, su cuñada; cuando se les atravesó un vehículo del que descendieron dos hombres vestidos de civiles. Posteriormente, tanto a Yesenia como a su hermana, las pasaron a otros dos vehículos; en éste, le vendaron los ojos y esposaron,  y luego de un “paseo” llegaron a un lugar donde la torturaron, así lo narró la acusada al Frente Cívico Sinaloense en agosto del 2012.

Armenta señaló en la confesión publicada que “varias veces y con los ojos vendados le pusieron una bolsa de plástico en la cabeza, dificultándole la respiración y le golpeaban las piernas cuando se doblegaba. Me pegaban patadas, me decían: ‘párate derecha’ yo rezaba mucho a Dios y alguien me gritaba: ‘no le reces a Dios, rézale a Satanás, él es tu aliado’… 

Después de la asfixia… procedió una agresión más: pedirle se despojara la ropa… Desnuda, la tiraron al suelo, la envolvieron en una cobija… Inmovilizada y con los ojos vendados, le colocaron una especie de esponja o trapo en la cara y empezaron a echarle de manera sistemática chorros de agua: ‘sentí que vomitaba agua, que el agua me salía por los oídos y por la nariz…”.

“…Después le amarraron los pies y desnuda la colgaron…  Comenta que le dijeron que la iban a violar… Escuchaba el sonido de una motosierra, con la cual podían cortar su cabeza. Cuando la cuelgan sintió que muchas manos le empezaron a tocar su cuerpo y fue agredida sexualmente por ambos lados. “Jamás pensé salir viva de ese lugar”.

“Horas después de tortura, con los ojos vendados la hacen firmar una declaración, cuyo contenido no supo qué era”, concluye el artículo titulado “No le reces a Dios, rézale a Satanás”.

El 25 de julio del mismo año, Yesenia fue trasladada al penal de Culiacán y asegura que los médicos de la procuraduría estatal no documentaron sus lesiones mientras estaba detenida.

De acuerdo a una nota del diario Noroeste (12 de julio del 2012), la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa informó que Yesenia “confesó haber pagado 85 mil pesos a una célula delictiva para asesinar a su esposo, un exfuncionario de la Universidad Autónoma de Sinaloa” y agrega que la pareja estaba en trámites de divorcio  y que ella buscaba cobrar el seguro de vida de su esposo. 

 

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /