LOS LATINOS SON LAS VÍCTIMAS SILENCIOSAS DE LA DISCRIMINACIÓN Y VIOLENCIA POLICIAL
EL MIEDO ANTE UNA RESPUESTA POLICIAL DESPROPORCIONADA ES PALPABLE EN LOS BARRIOS LATINOS
12047A.jpg

Los latinos en general no le tienen confianza a la policía. Saben de casos de discriminación con la policía. Esa desconfianza, así como la situación irregular migratoria de muchos de ellos, les disuade de denunciarla. 

Otra de las razones de que se conozcan menos los casos de violencia policial contra latinos que en contra de los negros es, según los expertos, la menor visibilidad de la comunidad latina en EE.UU. y la falta de una organización eficiente y generalizada. a movilización. 

Tras los negros, los latinos son la segunda minoría más afectada en EE.UU. por la discriminación y la violencia policial. Según el recuento de The Washington Post, de las 990 personas muertas a manos de la policía en 2015, 494 eran blancas, 258 negras y 172 latinas. Entre negros y latinos, suman casi tantas muertes como las de blancos, pese a que estas dos minorías no suponen más que el 30% de la población estadounidense, tal como recordó recientemente el presidente, Barack Obama.

La desproporción de la violencia policial es más patente aún cuando se desglosa cuántas de esas personas no iban armadas en el momento de su muerte por uno o varios agentes de la ley: De los 494 blancos abatidos, solo 32 estaban desarmados. Es decir, el 6% de los fallecidos. En el caso de los negros, la cifra se dispara al 14,7% y en los latinos llega al 10,4%.

Son pocos en Estados Unidos o fuera del país a los que no les suena el nombre de Michael Brown, el adolescente negro desarmado que fue matado a tiros por un policía blanco en Ferguson (Misuri), en agosto de 2014. Y todavía perduran las protestas por Philando Castile y Alton Sterling, los dos negros cuyas muertes a manos de la policía este mes fueron grabadas y difundidas rápidamente por las redes sociales. Pero muchos se quedan en blanco al escuchar nombres como el de Antonio Zambrano Montes de Pasco (Washington), Rubén García Villalpando de Euless (Texas) o de Ernesto Javier Canepa Díaz en Santa Ana (California). Los tres hombres, de origen mexicano y de entre 28 y 35 años, también murieron por disparos de policías el último año pese a que no iban armados.

Y no se trata solo de casos tan extremos. La discriminación se siente a menudo en incidentes diarios menores, hasta el punto de que más de un latino se lo piensa dos veces antes de pedir ayuda a la policía. A veces, cuando una persona necesita a la policía, hay ese temor de que ‘si llamo a la policía, quizás me pase algo peor’”.

Esto no es nuevo. Según un estudio de la Fundación W.K. Kellogg y la encuestadora Latino Decisions de 2014, el 68% de los latinos teme que la policía pueda hacer un uso excesivo de la fuerza contra ellos. Hasta el 18% de los consultados dijo tener un familiar o amigo víctima de la brutalidad policial.

Y el recelo supera el ámbito policial. El 52% de los latinos consultados en Junio pasado por el Pew Research Center, dijo haber sufrido algún tipo de discriminación o haber sido tratado de manera injusta por su raza o grupo étnico.

El temor a acudir a la policía es algo que comparten negros e latinos. Pero en el caso de los latinos, a menudo hay complicaciones adicionales en su relación con las autoridades más allá de un temor a una discriminación racial: una situación migratoria irregular —en EE.UU. hay unos 11 millones de indocumentados, en gran parte latinos— y, también, en ocasiones, un escaso conocimiento del inglés.

En el área metropolitana de Little Rock, el jefe de policía de North Little Rock, Mike Davis, y el de Little Rock, Kenton Buckner, han asegurado en varias ocasiones que sus departamentos están para proteger y servir a todos los residentes de sus comunidades, y que no tienen interés ni suficientes agentes para realizar tareas de inmigración. Además, ambos departamentos están buscando a mas policías bilingües para poder atender mejor las necesidades de la comunidad latina.?

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /