¿QUIÉN ES LA VERDADERA HILLARY CLINTON?
MUY PROBABLEMENTE SERÁ LA PRIMERA PRESIDENTA DE LOS ESTADOS UNIDOS, UN NUEVO HITO EN LA POLÍTICA DESPUÉS DE LA ELECCIÓN DE AFROAMERICANO BARAK OBAMA 
12064A.jpg

Hillary Clinton, primera dama de Estados Unidos, senadora por Nueva York, secretaria de Estado, y candidata presidencial por el Partido Demócrata, son los cuatro títulos que suelen usarse para resumir la vida y trayectoria de Hillary Diane Rodham Clinton, nacida el 26 de octubre de 1947 en el seno de una familia de clase media de Chicago.

Aunque acumula una trayectoria de más de 40 años en el Partido Demócrata, Clinton no siempre militó en sus filas. Durante su juventud, llegó a estar afiliada con los conservadores e, incluso, llegó a participar activamente en la campaña electoral del aspirante presidencial por el Partido Republicano Barry Goldwater en 1964 y fue líder del seccional local de las Juventudes Republicanas en su época de estudiante universitaria en el Wellesley College.

Esa cercanía al Partido Republicano le venía de familia, pues creció en un hogar conservador. Su padre era un veterano de la 2ª Guerra Mundial que siempre había sido republicano.

En la Universidad, Clinton se fue acercando progresivamente al movimiento por los derechos civiles y a los activistas contra la guerra de Vietnam.

Eran tiempos de cambio y 1968 fue un año clave. Al igual que gran parte del país, Clinton fue sacudida por la noticia del asesinato de Martin Luther King Jr.

Ese año, acudió a la Convención Nacional Republicana en Miami para apoyar la candidatura del gobernador de Nueva York, Nelson Rockefeller, quien fue derrotado por Richard Nixon. Entonces, Clinton abandonó a los republicanos para siempre.

En su libro de memorias “Living History”, Clinton cuenta que cuando era adolescente quiso ser astronauta. “El presidente Kennedy acababa de iniciar su campaña para llegar a la luna, era 1961, y yo tenía como 14 años… así que escribí esta carta a la NASA, les pregunté cuáles eran los requisitos para ser astronauta y les conté algunas cosas acerca de mí”, relató en el libro. “Ellos me respondieron diciendo que no estaban aceptando chicas como astronautas, lo que realmente me causó furia”, agregó.

Hillary se casó en 1975 con Bill Clinton, quien en 1993 llegaría a ser presidente de Estados Unidos. Eso sí, sólo después de que él se lo propusiera por tercera vez (la primera había sido en 1973). La pareja se había conocido en la Universidad de Yale, donde ambos estudiaban derecho.

En una reseña de la boda publicada entonces en el Arkansas Gazette se señalaba que ella seguiría usando su nombre de soltera: Hillary Rodham. ¿La razón? Ella quería mantener su vida profesional separada de la de su marido. «Yo necesitaba tener mi propia identidad», dijo posteriormente.

Su decisión, sin embargo, fue usada políticamente en contra de su marido cuando se postuló por primera vez al cargo de gobernador de Arkansas. A comienzos de la década de 1980, ella decidió empezar a usar el apellido Clinton para evitar que ese asunto siguiera dañando la imagen de su matrimonio y de su marido entre los votantes. A partir de entonces comenzó a llamarse Hillary Rodham Clinton.

Su apellido de soltera empezaría a desvanecerse en el año 2000, cuando se postuló como candidata al Senado por Nueva York. En esa campaña aparecía simplemente como Hillary. En octubre de 2001 se registró el dominio web hillaryclinton.com. El Rodham había pasado a la historia.

Pese a que fue conocida en el mundo entero por haber sido primera dama de Estados Unidos, Hillary tuvo durante muchos años una carrera profesional exitosa como abogado, que empezó antes de casarse con Bill Clinton y que siguió desarrollando durante muchos años después.

Como abogado, destacó en trabajos académicos y llegó a publicar artículos acerca de los derechos de los niños y de las políticas públicas sobre la infancia en prestigiosas revistas como la Harvard Educational Review y The Yale Law Journal.

Con su trabajó como abogada obtuvo importantes ingresos económicos que durante años superaban los de su marido como gobernador de Arkansas.

Uno de los capítulos más destacados de esa carrera legal fue su participación en el equipo de abogados que investigó al entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, de cara a su juicio político en el Congreso. Ese equipo legal tenía como misión encontrar evidencia sobre la participación de Nixon en el entramado de espionaje y corrupción del escándalo de Watergate. Nixon renunció a su cargo antes de ser sometido al juicio político.

En un mitin realizado en enero pasado en Iowa, Clinton se refirió al seguro de salud obligatorio puesto en marcha por Barack Obama, y dijo a los asistentes: “Se llamaba Hillarycare antes de ser llamado Obamacare”. Con esa frase, la aspirante presidencial reivindicaba una de sus iniciativas políticas más arriesgadas y, al mismo tiempo, uno de sus mayores fracasos.

Cuando Bill Clinton llegó a la Casa Blanca en 1993 encargó a su esposa crear e impulsar un plan de reforma del sistema de salud. Hillary encabezó entonces una iniciativa, considerada por los expertos como mucho más ambiciosa que el actual seguro de salud Obamacare.

Pero la ex secretaria de Estado no logró ni siquiera que fuera sometido a votación en el Congreso. 

Ahora Clinton se convertirá en la primera candidata mujer de uno de los dos grandes partidos estadounidenses, y muy probablemente en la primera presidenta de los Estados Unidos.?

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /