CURIOSIDADES OLÍMPICAS
LAS ATLETAS QUE TROPEZARON, SE AYUDARON, QUEDARON ÚLTIMAS Y LOS JUECES LAS CLASIFICARON A LA FINAL POR SU ESPÍRITU OLÍMPICO. LA SOLIDARIDAD SE HIZO PRESENTE EN LA PISTA DE ATLETISMO EN RÍO 2016
12173A.jpg

“¡Estos son los Juegos Olímpicos. Tenemos que terminar!” Esas fueron las palabras de aliento de la atleta neozelandesa Nikki Hamblin a la estadounidense Abbey D’Agostino, en la pista el martes 16 durante la carrera de 5.000 metros en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

En la segunda serie, Hamblin pisó el borde de la pista lo que le provocó la pérdida de equilibrio y la caída al suelo. D’Agostino, que venía detrás, no pudo esquivar a la neozelandesa y terminó también en el piso.

Pero la estadounidense terminó en peores condiciones por lo que a los pocos metros volvió a caer.

Tras la desgracia y el dolor de D’Agostino, Hamblin no dudó en ayudar y alentar a su rival.

“¡Levántate! Estos son los Juegos Olímpicos. ¡Tenemos que terminar!”, le dijo la neozelandesa a la estadounidense.

Tras las palabras de ánimo, ambas atletas se fundieron en un abrazo de consuelo y terminaron la carrera, aunque en las últimas posiciones.

La corredora estadounidense terminó la carrera como pudo visiblemente afectada por el dolor. D’Agostino debió ser retirada de la pista en silla de ruedas.

La emotiva escena conmovió a los jueces que decidieron recalificar a las atletas y tendrán la oportunidad de volver a correr el viernes 19 en la final en la cual no clasificaron. ?

 

Edición de esta semana
PLANES PARA ESTABLECER EL MUSEO DE LA HERENCIA LATINA EN LA CIUDAD DE HOPE
En la ciudad de Hope, la ciudad natal del ex presidente Bill Clinton, se están completando los planes para establecer un Museo de la Herencia Latina, una corporación sin fines de lucro.    / ver más /
La Diócesis Católica de Little Rock confirmó el jueves 27 que pagó $790.000 a cinco hombres que acusaron a un sacerdote de Arkansas que abusó sexualmente de ellos cuando eran ninos a principios de los años 70.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Trump ha convertido las amenazas y ultimátum en algo cotidiano, a menudo vía Twitter.   / ver más /