En medio año las solicitudes de ciudadanía aumentaron 67%
1224A.jpg
Las solicitudes de naturalización y el interés de los inmigrantes en información sobre la ciudadanía crecieron espectacularmente en la primera mitad del presente año, una reacción que coincide en el tiempo con los momentos más álgidos de la discusión sobre la reforma migratoria.
De acuerdo con cifras proporcionadas por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), en los primeros 6 meses de este año se recibieron 538,219 peticiones de ciudadanía, un aumento del 67% con respecto al mismo período del año anterior.
El aumento comenzó en marzo, justo el mes en que empezaron las marchas masivas y en que el tema de la reforma migratoria se calentó en los pasillos del Congreso y en los medios de comunicación. La tendencia se ha mantenido desde entonces.
Además, también fue extraordinario el aumento en las descargas de solicitudes de ciudadanía en la página de Internet del USCIS. Hasta el mes de julio, un total de 1,183,913 solicitudes fueron descargadas, un 72% más que el mismo período del año pasado.
De igual manera, aumentaron en un 37% las solicitudes de ajuste para familiares de ciudadanos o residentes legales.
Dan Kane, portavoz del USCIS, no quiso analizar las razones del aumento indicando que “no somos los expertos”, mientras que activistas de organizaciones latinas señalaron que han visto un renovado interés de los inmigrantes por obtener un estatus más permanente, a raíz de la discusión sobre el tema migratorio.
“Un reto que siempre tenemos para incorporar a los inmigrantes al sistema de este país es que relacionen lo que pasa en política con su vida diaria”, señaló Clarisa Martínez, directora de política estatal del Concilio Nacional de La Raza (NCLR). “La discusión de la política migratoria ha tenido ese impacto y hace totalmente relevante en la vida de las personas, las decisiones que se están tomando”.
No es la primera vez que se observa este fenómeno “defensivo” de la comunidad, ante un período de fuertes discusiones sobre el tema migratorio.
A mediados y finales de los años 90 se dió una reacción similar en California, tras la Proposición 187 que eliminaba servicios de salud y educación a los inmigrantes indocumentados y que muchos vieron como un ataque contra los latinos en general.
En el caso de California, la ira de los latinos se volvió contra el gobernador Pete Wilson y el Partido Republicano, que fue castigado en las elecciones de medio término de 1996 perdiendo la mayoría que tenía en la Legislatura estatal.
El auge también se reflejó a nivel nacional tras la aprobación de una ley federal, en 1996, que restringió los derechos de las personas no ciudadanas y endureció considerablemente las condiciones legales para los inmigrantes.
“En los estudios que hemos realizado, sobre todo entre inmigrantes que son elegibles para hacerse ciudadanos y no lo han hecho, hallamos que más allá de las razones prácticas, como el costo, el miedo al examen de ciudadanía, tiende a haber una razón subjetiva: no ven la necesidad imperiosa”, explicó Efraín Escobedo de NALEO, la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos.
“Ese estudio en particular lo hicimos el año pasado. Si lo analizamos, ocurre que la HR4437 (el proyecto de ley aprobado en diciembre del 2005 por la Cámara de Representantes que criminaliza a los indocumentados, entre otras cosas) y de repente hay una urgencia”, agrega. “Ahora sí se ve la urgencia”.
Parte del aumento en las solicitudes se debe a que las organizaciones pro inmigrantes a nivel nacional se han activado por medio de campañas para continuar la movilización política que se vio en las calles durante los meses de marzo, abril y mayo y convertirla en una influencia más permanente en la política.
Durante las últimas semanas por ejemplo, organizaciones como NALEO, la Coalición Somos América, que engloba a diversos grupos locales pro inmigrantes y organizaciones nacionales, han estado preparando y en algunos casos aplicando estrategias al respecto.
Escobedo, de NALEO, indicó por ejemplo que los talleres que han venido realizando desde el 1 de julio han capturado el renovado interés de los inmigrantes, en particular los latinos, por la ciudadanía.
No obstante, hacerse ciudadano no basta. Aunque existe evidencia que indica que los ciudadanos naturalizados tienden a una participación electoral mayor que los latinos ciudadanos nacidos aquí, hay una brecha enorme entre la participación electoral latina y la de otros grupos de población. Es decir, podrían participar, pero no lo hacen.
El reto de las organizaciones es lograr que estos inmigrantes vean la importancia de participar a cada nivel, no sólo hacer ciudadanos, sino registrarse para votar y, llegado el día de las elecciones, hacerlo realmente.
Si algo emergió del movimiento pro inmigrante de este año, fue el convencimiento de diversas organizaciones de que para tener un impacto real, hay que unir fuerzas.
“Lo tradicional es que los esfuerzos fueran paralelos, que no se conectaran. Unos grupos hacían organización comunitaria, otros hacían campañas para cambiar las políticas públicas y otros empadronamiento”, dijo Martínez, de NCLR. “La nueva estrategia es que estos esfuerzos se combinen y que quede más claro que el avance de la reforma migratoria se conecta con hacerse ciudadano, con registrarse para votar y con el voto”.
Edición de esta semana
FAMILIA LATINA DE ACTORES EN ARKANSAS CENTRAL
El talento artístico entre los latinos as algo casi natural pero lamentablemente en Arkansas Central son pocos los casos en que se destacan por sus diferentes expresiones artísticas, en especial la actuación teatral.   / ver más /
El consulado de México en Little Rock invita al concierto en Little Rock de Paco Rentería, el talentoso guitarrista y compositor mexicano para celebrar tanto el 208º Aniversario de la Independencia de México, así como el Mes de la Herencia Hispana, el lunes, 24 de septiembre, en el Teatro CALS Ron Robinson (#100 River Market Ave.) de 7 a 8:30 p.m.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aquellos que hacen de la política un medio para ganarse la vida, a menudo asumen que, a otras personas, la política les importa tanto como a ellos. Pero no es así.   / ver más /