INGENIERO VENEZOLANO DIRIGE PRESTIGIOSA “MIT” CONSIDERADA LA MEJOR UNIVERSIDAD DEL MUNDO
SU PROGRESO LO ATRIBUYE A LA DISCIPLINA Y APLICACIÓN QUE SON MÁS IMPORTANTES QUE LA INTELIGENCIA Y TE PUEDEN HACER LLEGAR LEJOS
12249A.jpg

Para el ingeniero venezolano Rafael Reif, de 66 años, la disciplina es mucho más importante que la inteligencia y ayuda a llegar lejos en la vida, como en su caso a la presidencia del afamado Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), considerada la mejor universidad del mundo.

“Nunca fui el mejor de la clase o el más inteligente”, recordó Reif en una entrevista sobre sus tiempos de estudiante en la Universidad de Carabobo (Venezuela), donde obtuvo la licenciatura de ingeniero eléctrico en 1973. Sin embargo, junto a sus compañeros de estudio se destacaba por el deseo de “crear, construir e innovar” en una universidad pública donde escaseaban los recursos.

Reif, quien un año después de graduado se trasladó a EE.UU.  para doctorarse en ingeniería en la Universidad Stanford. La intención era regresar a Venezuela para enseñar, investigar y vivir en un ambiente académico, pero la vida le tenía reservadas varias sorpresas.

 “Extrañaba mucho a mi familia y quería regresar, pero cuando prácticamente había empacado mis cosas me ofrecieron un trabajo como profesor visitante en el Departamento de Ingeniería Eléctrica”, contó. Pensó que sería solamente por uno o dos años, pero cuando preparó nuevamente su regreso a Venezuela apareció el MIT con una oferta y se incorporó a su equipo docente en enero de 1980 como profesor asistente.

El joven ingeniero nacido en Maracaibo, hijo de padres judíos, que hablada yidish (idioma de las comunidades judías europeas asquenazíes basado en el alemán con influencias del hebreo) y español en casa, aplazó indefinidamente el retorno a casa e inició una carrera que lo llevaría patentar 15 invenciones, escribir 5 libros y a ser rector del MIT. Desde el 2012 preside esta universidad fundada en 1861 y con 130,000 graduados, entre ellos 85 premios Nobel en todas las áreas.

La tecnología permite tomar un curso del MIT en línea con los mejores profesores, muchas veces con otros 50,000 estudiantes de todo el mundo.

Antes de llegar a la presidencia, Reif realizó un trabajo pionero en el MIT con plataformas de cursos en línea que ofrecen a estudiantes de todo el mundo el acceso a todos los cursos que se dictan en la universidad. Esto permite, por ejemplo, que un estudiante de maestría curse un semestre a distancia sin pagar un dólar, y dependiendo del resultado y de un examen sea admitido en el campus de Cambridge para completar el curso y recibir el diploma, aunque la segunda parte tiene un precio.

La matrícula anual del MIT cuesta aproximadamente $45,000, pero según Reif, solamente el 11 % del alumnado la paga en su totalidad.

Para Reif, la oportunidad que le dio el mundo académico fue “casi un milagro”, o casi “un billete de lotería”, porque normalmente las universidades estadounidenses consideradas de elite no reconocen a los graduados de instituciones desconocidas. En su caso, pese a “no ser el más inteligente del colegio”, su progreso lo atribuye a la disciplina y aplicación “que son más importantes que la inteligencia y te pueden hacer llegar lejos”, expresó.?

 

Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /