USA ya no es potencia mundial deportiva
Por Michel Leidermann
Es posible que los atletas americanos se hayan hecho tan ricos y que sean tales prima donas, que ya no saben ser parte de un equipo en donde no son el centro principal de atención. El representar a su país ya no es tan importante para ellos.
Los días del equipo olímpico del hockey de EUA en 1980, con un grupo de jugadores sin-nombre que se unieron e inspiraron a toda una nación cuando le ganaron a la invencible Rusia, se fueron para siempre.
Nuestros equipos nacionales hoy día están compuestos por profesionales altamente pagados que se preocupan más del verde dólar que el rojo, blanco y azul de la bandera.    
El primer torneo Mundial Clásico del Béisbol dejó al equipo de los EUA pasando vergüenza sin siquiera alcanzar las semifinales del acontecimiento inaugural, perdiendo ante Canadá y  México.    
La Copa Mundial de Fútbol dejó a los fanáticos americanos sin mucho para celebrar en Alemania ya que los EUA no pudieron avanzar más allá de la ronda inicial.    
En el torneo de tenis de Wimbledon, Andre Agassi, Venus Williams, Andy Rodick y el resto de los astros americanos embalaron tempranamente sus valijas.   
No es ninguna sorpresa que los golfistas americanos de la Copa Ryder pierdan rutinariamente ante los europeos más hambrientos de triunfo, pero también más humildes. Los golfistas europeos la han conquistado en 4 los últimos 5 torneos anuales.  Hace algunos años los golfistas americanos exigieron ser pagados para competir en el equipo nacional.  
Y en el baloncesto, donde el equipo de profesionales de los EUA fue relegado a una medalla de bronce en las Olimpiadas de Atenas, Grecia, perdió más partidos que en el resto de las demás olimpíadas combinadas.    
El rojo, blanco y azul, las estrellas y las franjas de la bandera norteamericana han desaparecido de los podios ganadores.
Los únicos deportes donde aún los americanos son los mejores del mundo son el fútbol americano y NASCAR, y eso solamente porque nadie más en el mundo juega fútbol americano o corre con autos cerrados americanos de carrera.
Da miedo pensar qué sucedería si otros países practicaran estos deportes tal como algunos adoptaron el béisbol y el baloncesto americanos.
Ya casi se puede oír al comentarista gritando: ¡Y el ganador del Daytona 500, conduciendo el #71 Hyundai Sonata, es Tadahiro Tanaka!    
Pero hasta eso está cambiando. El piloto colombiano de Formula 1, Juan Carlos Montoya anunció que correrá en NASCAR  en el 2007 y la primera mujer, Danica Patrick del IRL estuvo también considerando competir en NASCAR, y entonces hasta en eso perderán los americanos.
Un cuarto de los beisboleros de las Grandes Ligas nacieron fuera de los EUA, principalmente en Latino América y Japón. Los basquetbolistas europeos, chinos y latinoamericanos están teniendo éxito en la NBA. Y los pateadores del fútbol americano están teniendo cada día más apellidos latinos y experiencia con soccer.
Parece que cada vez más niños del mundo sueñan con jugar golf, patear una pelota, o sentarse detrás del volante de un coche de carrera, pero todo eso por video...
La Asociación americana de la obesidad dice que casi un tercio de niños americanos tiene sobrepeso y que 15%  son obesos.
Bueno si los jóvenes de hoy siguen haciendo deportes de sofá y no en las canchas, los EUA continuarán perdiendo torneos.
¡Viva la tecnología y el dólar!
Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /