SUEÑO AMERICANO COMIENZA CON LA EDUCACIÓN
Por Michel Leidermann

Decir que la mayor parte de los latinos que venimos a vivir a los EE.UU. lo hacemos en busca del Sueño Americano es un objetivo común. Los latinos somos el mayor grupo étnico que cree en ese sueño. El 77% de nosotros cree haber conseguido el sueño o estar en vías de alcanzarlo.

Pero, ¿en qué consiste dicho sueño americano? Fundamentalmente en la posibilidad de vivir una vida tranquila, conseguir una estabilidad que suele estar ligada a un buen trabajo, ser dueño de su propio hogar, y asegurarse que los hijos vayan a tener una vida mejor que la nuestra propia –una esperanza que expresa el 80 % de la comunidad-.

Para poder llegar a ese nivel de prosperidad, una vía que ofrece esas oportunidades es a través de la educación. Por eso resulta irónico pensar que - para una comunidad con ganas de progresar -, enfrentamos tantos problemas completando una educación de escuela secundaria (high school).

Hoy día el 31% de los latinos mayores de 18 años en los EE.UU. no posee un título de secundaria. No completar la secundaria implica una condena para nuestro futuro. Entre otras cosas, porque con sólo un título de secundaria nos estaríamos asegurando ingresos de hasta un 28% más que si no lo tuviésemos, y además porque sin ese título de secundaria nos cerramos las puertas a seguir estudiando en la universidad– una de las vías para ascender económicamente y socialmente.

Cuando se les consulta acerca de un solo factor que pudiera impactar en el futuro de los jóvenes, el 65% de los padres latinos responde que es la educación (un porcentaje enorme). Evidentemente, sabemos que estudiar es el camino a seguir, pero ¿existe algún tipo de traba que no nos permite materializar este deseo y nos convierte en los más vulnerables a dejar la escuela?  

Para cortar el ciclo de la falta de educación que lleva a más pobreza, el camino más simple es completar la escuela secundaria. Para aquellos adultos que abandonaron sus estudios secundarios existe la posibilidad de tomar un examen de reválida, conocido como GED, mediante el cual podrían obtener su título de secundaria. También está la posibilidad de obtener su título en México a través da las Plazas Comunitarias establecidas por el Consulado de México en diversas ciudades y organizaciones que sirven a la comunidad. La solución parece simple, pero para muchos no es sencillo volver a sentarse a estudiar sin tener apoyo académico o económico.

Si los latinos queremos prosperidad para nuestra comunidad –que solo traerá más prosperidad para la sociedad en general-, tenemos que empezar por atacar los problemas que nos afectan. Es por esto que combatir la falta de educación tiene que ser uno de nuestros primeros objetivos.

 

¿PATRIOTA?

Si Donald Trump tiene, como dice, un plan secreto para poder derrotar a ISIS, no es muy patriótico el no compartirlo con las Fuerzas Armadas y los servicios de inteligencia para derrotarlos y eliminarlos de una vez por todas, en lugar de dejar que estos terroristas islamistas sigan matando a miles de inocentes y destruyendo ciudades con reliquias históricas que se remontan a siglos. 

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /