¿Y AHORA QUÉ? 
¿HABRÍA DERROTADO BERNIE SANDERS A DONALD TRUMP EN LAS ELECCIONES EN EE.UU.?
12406A.jpg

Si ha habido algún perdedor absoluto y universal en este tormentoso año político de 2016, han sido las encuestas de opinión. Los encuestadores sufren un problema de credibilidad.

Y, sin embargo, entre un segmento del electorado estadounidense hay una encuesta en particular que sigue quitándoles el sueño. Es la que indicaba, a mediados de 2016, que el senador por Vermont, Bernie Sanders, quien en ese entonces peleaba con Hillary Clinton la nominación demócrata a la candidatura presidencial, se impondría con relativa facilidad a Donald Trump en las elecciones generales.

El promedio de encuestas del sitio Real Clear Politics mostraba que entre el 6 de mayo y el 5 de junio de 2016, Sanders aventajaba a Trump en una confrontación hipotética 49% a 39%. Tal vez esa encuesta estaba tan equivocada como las que aseguraban que Hillary llegaría con facilidad a la Casa Blanca.

Pero entre muchos demócratas, en particular los simpatizantes del ala más izquierdista del partido, persiste la angustiosa duda en torno a si el veterano político, socialista declarado, habría podido triunfar en donde Clinton fracasó. El argumento a favor de la candidatura de Sanders no era trivial.

En algunos sentidos, el político de 75 años con su discurso antielitista habría podido aprovechar hacia la izquierda la ola de descontento popular que terminó llevando a un derechista a la Casa Blanca.

Uno de los grandes elementos del triunfo de Trump consistió en su capacidad de retratar a Hillary Clinton como la representante perfecta de las elites políticas tradicionales, a quienes el presidente electo describió como “corruptas” y antiestadounidenses. Los Clinton acumularon una sustancial fortuna personal después de que Bill dejara la presidencia, se vieron envueltos en escándalo tras escándalo y terminaron siendo vistos como representantes de una clase política que vivía de espaldas a los intereses del estadounidense promedio.

Bernie Sanders no puede ser más distinto. Se autodeclara socialista en un país en donde muchos ven esa tendencia política como una aberración. Y con su apariencia austera y fama de frugalidad, atraía a los que se sentían molestos con los excesos cuasi-imperiales que otros atribuían a los Clinton. Era el hombre que representaba para muchos, especialmente para los jóvenes universitarios, una alternativa refrescante por venir de alguien quien conseguía proyectar una imagen de autenticidad, de estar más allá de las vanidades de la política tradicional.

Sanders contaba con un discurso político especialmente atractivo para el momento. La polémica por la creciente desigualdad económica en la sociedad estadounidense era terreno fértil para un candidato que prometía acciones gubernamentales contra los excesos de Wall Street y en defensa del trabajador.

Lo que lleva a la angustia de los demócratas: que en las primarias escogieron al candidato equivocado, ignorando al que tenía la personalidad y las políticas apropiadas para un electorado enardecido que terminó escogiendo una opción tan radical como la de Trump.

Para sus críticos, Bernie Sanders fue un fenómeno de opinión confinado a públicos de universitarios blancos, que nunca despertó tanto entusiasmo entre latinos o negros.

Es una pregunta que nunca se resolverá de manera concluyente. 

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /