DEPARTAMENTO DE POLICÍA DE LITTLE ROCK SE ACERCA A LA COMUNIDAD LATINA
EL SER HUMANO DETRÁS DEL UNIFORME QUE QUIERE AYUDAR Y ROMPER LAS BARRERAS DEL IDIOMA Y LA DESCONFIANZA
Por Michel Leidermann
12440A.jpg

Por Michel Leidermann

Con los cambios demográficos y también culturales que están ocurriendo en la ciudad de Little Rock, el Departamento de Policía (LRPD) está igualmente cambiando la diversidad étnica de su personal y buscando contratar a más oficiales que representen los diferentes sectores de la sociedad en la ciudad. Afortunadamente el deseo del ayuntamiento y del departamento de policía de Little Rock (LRPD) está cumpliéndose, lentamente, pero cumpliéndose, al fin y al cabo.

Con un total aproximado de 730 funcionarios, de los cuales 590 son oficiales de policía que están patrullando en las calles y el resto personal administrativo y técnico, El LRPD continúa buscando más reclutas de origen latino y que hablan el español. De hecho, de la última camada de cadetes graduados de la Academia Policial, varios son jóvenes latinos, hombres y mujeres, que ven en la profesión una carrera con futuro y sobre todo, una manera de ayudar y apoyar a la creciente comunidad latina de Little Rock. Y el LRPD tiene en la actualidad vacantes tanto para ser agentes como empleados civiles, que desearía poder llenar lo más pronto posible.

Un número creciente de crímenes están ocurriendo contra la comunidad latina, y una de las mayores barreras para mantener a la comunidad segura, puede ser la falta de confianza en que la policía está para proteger y ayudar a todos los habitantes de la ciudad, por igual.

Pero la realidad es que la comunidad latina no es necesariamente desconfiada de la policía porque creen que los individuos son malos. De hecho, la mayoría de los latinos que han entrado en contacto con los agentes, creen que la policía aquí es afable y honesta.

Lamentablemente entre los que han llegado al país por medios ilegales, hay niveles más altos de malentendidos y desconfianza. Asumen que la policía los deportará si piden ayuda como víctimas de un delito, o creen que presentar un informe sería una pérdida de tiempo porque la policía no hace nada para ayudar.

El LRPD cuenta actualmente con 13 oficiales de origen latino y/o bilingües que representan alrededor del 2% de todo el departamento. La ciudad tiene una población latina de más de 13.000 habitantes, lo que representa poco menos del 7% de su población total y desearía poder contar con un porcentaje similar de oficiales latinos y/o bilingües. Llenar la necesidad es un desafío, pero el LRPD continúa buscando oficiales calificados para enfatizar el hecho de que tienen agentes que pueden comunicarse con ellos.

EL LATINO quiso dar a conocer a la comunidad latina, algunos de los oficiales con ancestro latino y/o bilingües, que ya están patrullando e investigando en las calles de la ciudad y con los que la comunidad puede sentirse más cómoda y comunicarse mejor con ellos, confiando en que estos policías van a ayudarles con verdadero interés y honestidad, conociendo más de cerca la idiosincrasia y los problemas particulares de nuestra comunidad. 

Todos los entrevistados expresaron sin dudarlo, su satisfacción con el oficio, su gusto por relacionarse con la gente, y sobre todo, su deseo de ayudar a una comunidad que se ha visto victimizada por delincuentes y postergada por las autoridades. 

 

12440B.jpg
Lisa Nava-Hall

Lisa Nava-Hall, agente y oficial de capacitación en el terreno (FTO). Lisa es hija de chihuahuenses, originalmente es de California y lleva 10 años en el LRPD. Habla perfectamente el español. Cuando le preguntamos porque quiso ser un policía, nos dice que su padre era policía en Los Ángeles y ella veía la satisfacción y lo contento que él estaba con su trabajo. Eso la inspiró y ella también se alegra cuando puede ayudar a alguien que la necesita. 

Ahora ser policía es una tradición familiar: su marido es policía hace 22 años, y su hijo y nuera son policías novatos también. Cuando llegó a Arkansas en 1997, ella era la única policía bilingüe, pero el LRPD ya sentía la necesidad de reclutar a más oficiales latinos para servir mejor a esa creciente población. En cuanto al crimen que sufren los latinos, comenta que muchos son victimizados porque los delincuentes asumen que no los van a reportar a la policía, a veces porque no hablan inglés y otras porque temen que van a ser denunciados a la migra. Lisa dice que es importante que los latinos, sean nativos, residentes o inmigrantes, sepan que todos ellos tienen el derecho a sentirse seguros y de llamar para pedir ayuda. Cuenta que cuando se encuentra traduciendo en un incidente, varios latinos se le acercan para contarle lo que les pasó hace unos días, semanas o meses, pero que no lo denunciaron a tiempo. Todos quieren ser escuchados y que la policía les preste atención por ello no deben temer porque el LRPD los quiere servir, proteger y ayudar en todo lo posible.

 

12440C.jpg
Lora Nicole Montano

Lora Nicole Montano, agente. Nacida en Denver, Colorado, su padre es de Chihuahua y su mamá de Nuevo México. Es policía del LRPD desde junio del 2015. Habla español, pero no fluido porque sus padres querían que hablara inglés muy bien y no hablaban en español con ella. Su padre era policía y desde muy pequeñita Lora quiso seguir su ejemplo en esa carrera. Mientras estaba sirviendo 7 años en el ejército, 2 años en Afganistán, conoció al que hoy es su esposo (y también policía) y cuando regresaron de la guerra a Little Rock, ambos decidieron aplicar para la academia policial. La idea detrás de ello, es que Lora sintió la necesidad de ayudar a la gente, en tratar de hacer una diferencia para mejorar sus vidas. Ella está asignada a la zona del suroeste de la ciudad donde ve que los latinos tienen más escasez de ayuda para mantener el sentido de seguridad en las calles y en sus casas. Lora busca convencerlos que la policía está para apoyarlos y quiere lograr que sean más abiertos a llamar y reportar los crímenes que sufren. Piensa que la barrera del idioma es quizás el problema mayor. Asegura que sin importar de donde son ni que idioma hablan, todos los vecinos de Little Rock recibirán igual ayuda de la policía, si la solicitan. Afirma que está contenta con el trabajo que eligió y realiza como policía.

 

12440D.jpg
Holly Wiggs

Holly Wiggs, agente desde febrero de 2016. Su papá es puertorriqueño y actualmente bombero en North Little Rock, y su mamá es americana por lo que habla poco español, pero entiende bastante. Nacida en Little Rock se graduó de la secundaria Sylvan Springs y luego del Pulaski Tech College con un grado asociado en ciencias y estudios generales. Está asignada a la comisaria de Kanis Rd. en west Little Rock que vigila varios edificios de apartamentos con residentes latinos en esa zona. Dice que mientras crecía tuvo varias experiencias positivas con el accionar de la policía lo que la decidió a seguir esa profesión. Apunta que le gusta ayudar a la gente y a la comunidad y quiere establecer que la gente tenga confianza en la policía, especialmente en una mujer agente. Afirma que la labor del LRPD es muy diferente al de las policías en otros países. Asegura que LRPD está para ayudar y no para deportar y que desea que la comunidad tenga confianza en hablar con ellos sobre los problemas que enfrenta. Cita los casos de violencia doméstica, bastante frecuentes, pero que los latinos mantienen dentro de la comunidad y no reportan a las autoridades. Para establecer esa confianza, el LRPD se presenta en eventos comunitarios y da charlas en escuelas explicando a los niños la misión del departamento: proteger la vida y la propiedad, preservar el orden, y hacer cumplir la ley.

 

12440E.jpg
Harold Scratch

Harold Scratch, sargento. Nacido en Chicago, Illinois, su padre es originario de Ohio y su madre de Rio Piedras en Puerto Rico. Dice que entiende el español pero que prefiere responder en inglés. Es agente del LRPD desde enero de 1994. Después de servir en el ejército, se casó, tuvo un hijo y se trasladó a Arkansas. Aplicó a varias agencias policiales y la de Little Rock lo aceptó. Comentado sobre la contratación de agentes bilingües, dice que el curso del LRPD está mejorando, sobre todo como resultado de la Academia Policial para Ciudadanos Latinos realizada este año y de donde salieron 4 nuevos reclutas. Dice que el año pasado 37 candidatos latinos llenaron las solicitudes, pero solo 5 pasaron los exámenes e ingresaron a la academia de cadetes. “Gracias a Dios la situación está mejorando” comenta. Asegura que el LRPD está esforzándose en contratar a más policías bilingües, por lo que él y sus colegas, recorren la comunidad, iglesias, eventos comunitarios, y platican con líderes, para promover la idea de que los latinos sean más activos en la comunidad y participen en las actividades que les sirven, e insistir sobre la confianza que deben tener con la policía acá, en Little Rock, en gran contraste con lo que pasa muchas veces en sus países de origen. Todas las víctimas de crímenes son tratados como tales y se les brinda toda la ayuda que puedan, asegura.

 

12440F.jpg
Rey Moreno

Rey Moreno, agente y oficial de capacitación en el terreno (FTO), está asignado a la zona suroeste de Little Rock. Ingresó a la LRPD cuando tenía 19 años. Sus bisabuelos emigraron de México a California y luego él llegó a Arkansas en 1975 graduándose de la secundaria en North Little Rock. Aunque habla “poquito” español lo entiende bastante bien porque mientras crecía no encontró muchos latinos con quienes juntarse y practicarlo, a pesar de que sus papás lo hablaban en casa. Cuenta que desde muy pequeño (7 años) quería ser policía pues en California miraba la serie televisa policial Adam-12 y luego conoció a sus dos actores (Jim Reed y Pete Malloy) mientras filmaban un episodio. El trabajo ha cambiado mucho hasta, sobre todo por el alto volumen de formularios que deben llenarse en cada caso. Pero asegura que le gusta mucho su trabajo, que le gusta estar en contacto con la gente y mantenerse muy activo. Cuenta que en 1988 se regresó junto con su novia a California para trabajar como policía, pero después de los disturbios del camionero Rodney King en 1991 cuando estuvo de servicio por cuatro días seguidos, decidieron regresarse a Arkansas en 1994, cuando reingresó al LRPD. Afirma que los inmigrantes quieren sentirse respetados por la policía, lo que no sucede en otros países, pero que en Little Rock deben confiar en las autoridades para evitar ser víctimas frecuentes y para la policía combatir a los delincuentes que se aprovechan de ellos sabiendo que pocos latinos depositan su dinero en bancos.

 

12440G.jpg
Jonathan González

Jonathan González, agente, nació en California, pero creció en Little Rock, es policía desde diciembre del 2015, siguiendo los pasos de su mamá y padrastro que también son policías. Dice que ser policía le resulta casi natural ya que es la profesión de su familia. Entiende bastante el español, aunque no lo habla muy bien. Después de servir en el ejercito de los EE.UU. en Afganistán y regresar a Arkansas, entro a la academia policial y ya estando en ella pidió que se le asignara a la zona del suroeste de la ciudad donde viven parte de sus amigos y compañeros latinos de la escuela secundaria de North Little Rock. En ese barrio es donde él piensa puede ser de más ayuda pues conoce la idiosincrasia de la comunidad y puede hacer mucho bien. Quiere convencer a otros latinos a que sean policías pues es una carrera difícil, pero muy gratificante, especialmente cuando puede ayudar a un niño, o mujer u hombre en dificultades. Dice que con los nuevos chalecos antibalas que el LRPD les está suministrando, se siente más confiado ya que pueden detener balas de armas de mayor calibre que muchos criminales están usando ahora. Aunque la seguridad personal de los agentes es a veces compleja, sobre todo por los recientes incidentes de ataques a los agentes en varias ciudades del país, Jonathan quería ser policía y le encanta haberlo cumplido.

 

12440H.jpg
Jonathan Tolentino

Jonathan Tolentino, agente desde febrero del 2016 y está asignado a la zona suroeste de Little Rock. Nacido en Los Ángeles de padre mexicano y madre salvadoreña, habla muy bien el español. Sus papás se mudaron a Arkansas en 1993 y él completó su secundaria acá. Dice que quiso ser policía desde pequeño cuando sus papás no lo dejaban salir a jugar a la calle para no encontrarse con gente mala y su deseo ahora es ayudar a la comunidad y no para deportarlos como muchos piensan. Además, asegura, la policía acá no es corrupta así que urge a los latinos que llamen sin miedo. Aunque con el crecimiento de la población los crímenes también han aumentado, especialmente de morenos contra latinos, Tolentino dice que hasta la fecha sólo le ha tocado participar en un robo con pistola de un moreno a una latina. Sus colegas en LRPD lo han recibido muy bien especialmente por poder ayudar con el español. Sobre el deseo de la población de ver a más policías en las calles, dice que reciben bastantes llamadas que no corresponden a la policía y eso los distrae porque deben ir a investigar esas llamadas. Por ejemplo, dice que en las mañanas él recorre las paradas de los autobuses escolares para asegurarse que los niños estén bien, y luego tiene que ir y atender una llamada que no es asunto policial. Como muchos crímenes contra latinos se dan en los parques de trailas, el aconseja a que se instalen cámaras de video que no son caras, y que sirven para identificar a los criminales.

Edición de esta semana
FAMILIA LATINA DE ACTORES EN ARKANSAS CENTRAL
El talento artístico entre los latinos as algo casi natural pero lamentablemente en Arkansas Central son pocos los casos en que se destacan por sus diferentes expresiones artísticas, en especial la actuación teatral.   / ver más /
El consulado de México en Little Rock invita al concierto en Little Rock de Paco Rentería, el talentoso guitarrista y compositor mexicano para celebrar tanto el 208º Aniversario de la Independencia de México, así como el Mes de la Herencia Hispana, el lunes, 24 de septiembre, en el Teatro CALS Ron Robinson (#100 River Market Ave.) de 7 a 8:30 p.m.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aquellos que hacen de la política un medio para ganarse la vida, a menudo asumen que, a otras personas, la política les importa tanto como a ellos. Pero no es así.   / ver más /