LOS VOTOS PARA CLINTON
Por Michel Leidermann

Vamos a hacer las cuentas y reflexionar sobre los resultados de las elecciones. 

Hillary Clinton ganó el voto popular nacional por 2.5 millones de votos, un margen saludable singularmente importante en California, donde ganó por la friolera 4.2 millones de votos.

Mientras tanto, perdió el Colegio Electoral porque fue apolillada en tres estados de Rust Belt, Pennsylvania, Michigan y Wisconsin, por un total de solo 83.000 votos. Eso es menos personas que las que asisten regularmente en esos estados para los partidos de fútbol americanos.

El fracaso de Clinton fue la segunda derrota Democrática en 16 años en el Colegio Electoral a pesar de la victoria en el voto popular.

Obviamente, los demócratas tienen un problema. No pueden convertir su ventaja de votación nacional en ganar la presidencia. 

Pero es un problema simple, meramente de distribución de la población. Si sólo 100.000 de esos votantes demócratas de California hubieran residido en esos tres estados decisivos del Rust Belt y hubieran sido repartidos estratégicamente entre ellos, digamos 55.000 en Pensilvania, 30.000 en Wisconsin y 15.000 en Michigan, entonces Clinton habría mantenido a California y ganado el colegio electoral por 278-260.

 

MÉXICO PARALIZADO ANTE TRUMP 

La victoria de Trump tiene a los mexicanos realmente preocupados. Y no es para menos

Aunque como presidente electo Trump ha suavizado varias de sus propuestas de campaña, no se sabe con certeza si piensa implementar al pie de la letra todas sus promesas en lo que se refiere a las deportaciones masivas, al muro en la frontera, a la presión que le impondrá al gobierno mexicano para pagar por su construcción, y a la renegociación de NAFTA

Todo indica, sin embargo, que en lo fundamental no piensa dar marcha atrás.

Con respecto a las deportaciones, después de prometer que deportaría a los 11 millones de indocumentados, ahora dice que piensa deportar en el primer año a unos tres millones de criminales. Pero no se sabe a quiénes calificará como tales. Existe también una gran inquietud de que revoque las acciones ejecutivas de Obama que protegen a los Dreamers y a sus familias.

En lo que se refiere al muro, ahora dice que en algunas partes de la frontera será sólo una cerca. Pero el vicepresidente Mike Pence reiteró que Trump cumplirá su promesa de levantar el muro y que estudia formas para forzar al gobierno de México a pagar por él.

Una de estas formas es a través del comercio. Durante su campaña, Trump insistió en que impondría tarifas más altas a las exportaciones mexicanas e incluso que impondría impuestos a las remesas que mandan los indocumentados a sus familias. Prometió también que castigaría a las empresas estadounidenses que se lleven trabajos a México.

Estas señales, por supuesto, no auguran nada bueno para México, desde antes del triunfo de Trump, se advertía un panorama difícil. Se anticipa que para 2017 habrá una inflación más elevada, cercana al 4%, mientras que el crecimiento será cuando mucho del 1.7%. 

Los economistas pronostican un tipo de cambio más volátil, una caída en la inversión extranjera y un estancamiento en las exportaciones que se traducirán en más pobreza y desempleo. Pero lo más grave de todo es que la administración de Peña no tiene un plan efectivo para enfrentar la debacle. 

El triunfo de Trump complica la situación por la inestabilidad que generan sus amenazas. 

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /