“DÍA DE LOS INOCENTES”: ENTRE HISTORIA Y BROMAS CADA 28 DE DICIEMBRE 
12487A.jpg

En la actualidad, muchos aprovechan el día 28 de diciembre para hacer bromas y hacer caer a una que otra “inocente palomita que se deja engañar”, pero lo cierto es que el origen del Día de los Inocentes se remonta a tiempos bíblicos donde el Rey Herodes mandó realizar la matanza de inocentes (infantes) para no perder su poder.

Muchos niños murieron ese día y cuenta la Biblia que sus almas inocentes volaron al cielo, por eso la Iglesia Católica recuerda este día como el de los Santos Inocentes y a partir del siglo IV, se estableció una fiesta para venerar a estos niños, muertos como “mártires” en sustitución de Jesús que hubieran competido con Herodes como “Rey de los Judíos”.

Algunos indican que tal vez el hecho de que Herodes fue engañado es lo que dio origen a la tradición de realizar “inocentadas” o bromas a la gente ese día.

Sin embargo, la Edad Media se encargó de combinar este rito con otro más pagano conocido como la “Fiesta de los locos”, celebrado en los días comprendidos entre Navidad y Año Nuevo. Se dice que estas fiestas eran tan escandalosas, que la Iglesia, en su afán por calmar las excentricidades de sus participantes, decretó que se celebrara el día de los Santos Inocentes.

Se inició de esa forma la unión pagano-religiosa de estas fiestas, donde se juegan bromas de todo tipo a los más descuidados: desde avisos pegados en la espalda al saludar a alguien, hasta bromas insólitas que han terminado con los “inocentes” en un hospital, víctimas del susto.

Para el mundo anglosajón, sin embargo, esta fiesta se celebra el 1° de abril (Fool’s Day), fecha que probablemente se derivó de Francia a partir del siglo XVIII, pues al cambiar del calendario Juliano al calendario Gregoriano, muchos olvidadizos o conservadores, seguían ofreciendo regalos de Año Nuevo el 1° de abril, fecha cuando empezaba el año Juliano anteriormente.

Esta fusión de historia, religión y paganismo ha originado a su vez una serie de celebraciones en varias regiones del mundo que incluyen disfraces, música típica y la congregación de las comunidades para participar.

En MÉXICO, por ejemplo, los medios de comunicación hacen bromas o tergiversan su contenido de modo tal que la información parezca real, pero no es más que una libertad que se dan los medios para dar rienda suelta a su sentido del humor, oportunidad que solamente tienen una vez al año. Es tradición que los periódicos publiquen páginas enteras de noticias cómicas, con la advertencia de que es Día de los Inocentes, que van desde las que son una obvia mofa a cualquier suceso reciente, hasta las que parecen serias y engañan al lector desprevenido.

También es importante no prestar ningún objeto o dinero, pues el prestatario es libre de quedarse con ellos. Esta forma de festejo ha venido a menos en años recientes y ya no es usual que la gente pida prestado con la esperanza de que el prestador no recuerdo la fecha y se le pueda hacer burla con la muy popular frase: “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar”. 

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /