GEMELAS QUE SE ENFRENTARON EN EL MUNDIAL DE FÚTBOL SUB-20: UNA CON MÉXICO, LA OTRA CON ESTADOS UNIDOS
12502A.jpg

Sabrina y Mónica Flores juegan fútbol juntas para la Universidad de Notre Dame en Indiana donde estudian medicina, pero en cuestión de selecciones su camiseta es diferente. Como muchas gemelas, Mónica y Sabrina Flores comparten buena parte de su vida, incluida su pasión por el fútbol.

Tienen 20 años, viven juntas, estudian, y tienen la doble nacionalidad mexicana-estadounidense. Pero lo que no comparten son los colores de su camiseta nacional: Mónica juega para la selección de México y Sabrina para el equipo de Estados Unidos.

“Es curioso que suceda esto, pero no importa, yo siempre voy a dar todo lo que tengo que dar sin que nada me importe”, dijo Mónica en una entrevista con la FIFA.

Las dos jóvenes, nacidas en Nueva Jersey (EE.UU.) de padre mexicano y madre estadounidense, se enfrentaron por primera vez en un torneo oficial en los cuartos de final de la Copa del Mundo Sub-20 en Papúa Nueva Guinea, el equipo mexicano se fue al frente en el marcador con un gol de María Sánchez al minuto 66. Pero las estadounidenses lograron el empate al 81’ con Ally Watt, y en un dramático final, Kelcie Hedge anotó el tanto del triunfo al minuto 93.

Tras el silbatazo final, las imágenes de televisión mostraron a una Mónica desconsolada por la derrota mientras Sabrina intentaba consolarla.

Además del Mundial Sub-20, Mónica Flores también ya había jugado con México el torneo clasificatorio para los Juegos 

Estados Unidos, una de las potencias mundiales, ha sido campeón de del fútbol femenino categoría Sub-20 en tres ocasiones (2002, 2008 y 2012).  De su infraestructura deportiva han surgido numerosas futbolistas, pero no solo para jugar por Estados Unidos, sino también por México.

Es el caso de María Sánchez, Kiana Palacios, Eva González y Annia Mejía, que tienen el doble pasaporte y juegan por el conjunto mexicano.

“Nuestros papás generalmente no sufren. Al contrario, se emocionan y nos apoyan parejo a las dos. Ellos lo que quieren es que tengamos un buen partido”, dijo Mónica.

Para Sabrina, no es un “gran asunto” el que jueguen por separado. “Creo que muchas personas han estado como ‘oh, sí, las hermanas Flores están jugando una contra otra. Esto es algo grande’”, dijo Sabrina en 2015 al portal de fútbol femenil The Equalizer. “Pero tratamos de mantenernos alejados de todo eso y aprovechar las oportunidades que tenemos”. 

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /