UN ACCIDENTE ATÓMICO PUDO BORRAR ARKANSAS DEL MAPA
UN FILM DOCUMENTAL DENUNCIA LA DEFICIENTE SEGURIDAD DEL ARSENAL NUCLEAR DE EE.UU. 
12602A.jpg

Casi el simple error de un encargado de mantenimiento pudo haber arrasado todo Arkansas. Fue una situación que estuvo demasiado cerca de ocurrir en la realidad por el escaso cuidado que rodeaba a las bombas atómicas más poderosas.

Un documental estrenado en la televisión pública PBS sobre este incidente, sirve como advertencia, ahora que Trump tiene en su mano, el botón nuclear para un arsenal con casi 2.000 dispositivos atómicos.

Todo sucedió la noche del 18 de septiembre de 1980 cuando un grupo de jóvenes soldados que rodaban los 20 años, custodiaban un silo del misil balístico intercontinental Titan II vecino al pueblo de Damascus (Arkansas). Después de un turno de 12 horas, uno de estos muchachos tuvo que realizar una operación de mantenimiento en el misil. Mientras cumplían con su tarea en la parte superior del misil, tan alto como un edificio de 8 pisos, una herramienta de tres kilos y medio se le escurrió entre los guantes. Al caer contra el suelo, rebotó y golpeó contra la parte baja del misil, provocando una fuga de combustible y desatando el caos.

“Crees que el manual te va a salvar”, dice uno de los responsables de custodiar ese silo en el documental “Command and Control”, basado en el libro homónimo de Eric Schlosser. Pero el manual no decía nada que sirviera para resolver la situación. No había ni plan A ni plan B para controlar una situación como esa. Nadie en la cadena de mando tenía la experiencia necesaria. Durante horas, ningún responsable se atrevía a tomar decisiones. Mientras, el combustible se iba derramando, vaciando el tanque interno del misil y multiplicando las opciones de que se derrumbase sobre sí mismo. Si eso sucedía, Arkansas quedaría arrasada por una bomba con tres veces más poder destructivo que todas las bombas usadas durante la Segunda Guerra Mundial por todos los bandos, incluidas las de Hiroshima y Nagasaki, según explica Schlosser.

Esos días, en Little Rock —a 80 kilómetros de Damascus—celebraba la convención demócrata de Arkansas, comandada por el vicepresidente del país, Walter Mondale, y el gobernador del Arkansas, Bill Clinton. Los demócratas fueron informados del incidente, pero con reservas: el militar al cargo respondió a Mondale con un “ni confirmo ni desmiento” cuando el vicepresidente le preguntaba por la presencia de una cabeza nuclear en el lugar del incidente. 

La película, en la que participan todos los protagonistas vivos de la historia, dispone este episodio como ejemplo del secretismo con el que el Pentágono trataba estos asuntos en la Guerra Fría.

La escalada armamentística provocó la fabricación masiva de bombas atómicas, lo que multiplicó exponencialmente la probabilidad de un incidente como este. “Con 50 o 200 de estas bombas se podía aniquilar a la URSS”, asegura Schlosser, “y a mediados de la década de 1960 teníamos 32.000”. El secretario de Defensa en aquel momento, Harold Brown, reconoce en la pelicula que con semejante arsenal tenían incidentes todos los días: “No nos preocupamos lo suficiente”, admite.

El subtítulo del libro de Schlosser habla de una “ilusión de seguridad” desmentida por la realidad: aunque los estadounidenses no eran conscientes, EE.UU.  vivió miles de accidentes como el de Damascus, en los que se veía comprometida la integridad del armamento atómico. Brown cuenta que mantenían activos los enormes y anticuados Titan II en el arsenal, como estrategia de negociación, para poder canjearlos por unos cuantos misiles soviéticos. En 1982, Reagan ordenó retirarlos.

Finalmente, el caos desatado en el silo por la falta de una respuesta adecuada, causó una formidable explosión que muchos creyeron que sería la de la cabeza nuclear. Los fluidos liberados provocaron que reventara el silo, matando a uno de los jóvenes soldados, y lanzando hacia el exterior la ojiva, que tardaría en ser recuperada. El Pentágono negó que hubiera riesgo de explosión, pero los propios responsables del diseño de la bomba, están seguros de que pudo explotar.

El Pentágono también dijo que el evento que provocó el accidente fue uno entre un millón; sin embargo, durante el rodaje en una réplica del Titan II, dejaron caer 12 veces la herramienta que se le escapó al operario y en 6 ocasiones golpeó el misil. 

Hace un año, la Fuerza Aérea reconoció a Associated Press que otro percance en un silo había causado daños cuantiosos en un misil atómico en 2014, negándose a facilitar más detalles. 

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /