TRUMPETEANDO
Por Michel Leidermann

Trump anunció que en pocos días exigiría al Congreso promulgar un seguro de salud integral para todos, pobres o ricos, que proporcionaría una atención mejor y más barata de lo que jamás se ha conseguido en el país. 

¿Es Trump un hacedor de milagros o un iluso?

Pero Trump es simplemente otro nuevo político, uno que hace promesas que no espera cumplir. Pero la mayoría de admiradores y enemigos del multimillonario, fetiche de la televisión, no cuentan a Trump como sólo otro político. Incluso en su nivel más bajo, los políticos son pragmáticos que no prometen transformar instantáneamente las relaciones globales, acabar con el terrorismo de Oriente Medio, hacer que el gobierno sea eficiente, hacer que la economía germine para que todos tengan un buen trabajo, construir un muro sin costo para los contribuyentes, o cumplir el sueño de dar cuidados médicos como un derecho de todo estadounidense.

En una entrevista con el Washington Post, Trump reiteró su política del seguro de salud universal, aunque esta vez no sería un sistema de un solo pagador como Medicare pero, como en Obamacare, una expansión del mercado de seguros privados. Durante la campaña, dijo que Obamacare sería derogado, y que su reemplazo aseguraría el “acceso” y también la atención, a los seguros sin fronteras estatales, pero nunca mencionó como la gente pagaría por ello.

Trump dijo que su plan haría que la persona más pobre pueda pagar por él y que las pólizas proporcionarán una cobertura más amplia con primas, deducibles y copagos mucho más bajos, la principal queja sobre Obamacare.

“Vamos a tener un seguro para todos”, dijo. “Hubo una filosofía en algunos círculos que si no puedes pagar por ello, no lo tendrías, pero eso no va a pasar con nosotros”. Bajo Trumpcare, la gente “puede esperar tener un gran cuidado de salud en una forma muy simplificada, mucho menos costoso y mucho mejor”.

Obamacare ha asegurado a 20 millones de estadounidenses adicionales, dejando sin seguro a sólo el 9% de los ciudadanos. Trumpcare recogería ese 9%, una imposibilidad matemática y fiscal a menos que haga una de dos cosas: o bien el gobierno subsidie la cobertura de seguros privados con miles de billones de dólares, o imponga por ley límites de precios a médicos, hospitales, medicamentos y aseguradoras lo que los obligaría a reducir servicios y personal. 

Trump ha insistido, al igual que congresistas republicanos, que Obamacare no será derogada sino hasta que un buen reemplazo esté en su lugar y que cubra a esos 20 millones.

Pero Trump no tiene ni idea de cómo funciona el gobierno. Trump nunca tuvo participación directa en el gobierno en ningún nivel, lo cual fue parte de la preferencia de sus seguidores que buscaban “algo nuevo”. Estamos a punto de ver esa inexperiencia y tendremos suerte, si no es calamitosa.

Pero con Trump, no hay que tomar todo lo que dice literalmente. Cosas que no son verdaderas o simplemente absurdas no son mentiras según el, sino sólo puntos de conversación, ofertas de apertura ideológica, retórica recreacional; o simplemente bromas que le parecen serias a personas que no están en su longitud de onda.

Por el momento, oremos por el hombre milagroso, y nuestro país... 

 

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /