CONVERSACIÓN CON EL JEFE DE POLICÍA SOBRE INMIGRACIÓN Y TRÁNSITO
EL SUFRIMIENTO DE LOS INMIGRANTES
Por Michel Leidermann
12867A.jpg

El jefe de policía de Little Rock, Kenton Buckner, junto con los oficiales Jacob Tobler y Oscar Gómez, hablaron sobre inmigración en la Iglesia Mosaico el sábado 1 de abril en una en una junta dirigida a la comunidad latina. Entre los participantes estaban el Cónsul de México, Rodolfo Quilantán y el Cónsul Adscrito. José Aguilar. Los policías reiteraron que su responsabilidad era proteger a los pobladores y no realizar labores de la Migra, a no set en caso de delincuentes buscados por la justicia. 

El jefe Buckner hizo especial énfasis en la necesidad de que la comunidad confíe en la policía y comparta con ellos toda la información que permita la investigación de un crimen y la captura de los culpables. Sin esta colaboración es muy difícil que la policía pueda cumplir eficazmente con su trabajo. Otro asunto que pocos cumplen, es que después de hacer una denuncia, que también puede ser anónima en ciertos casaos, la victima debe hacer el seguimiento ante los jueces como testigos, o el delito no puede ser castigado, esto vale tanto para robos, crímenes con armas como para la violencia domestica lo que podría llevar a obtener protección y una Visa U de residencia legal. 

 

EL SUFRIMIENTO DE LOS INMIGRANTES

Desde la elección de Donald Trump, los inmigrantes indocumentados y los grupos que trabajan con ellos en Arkansas, están lidiando con una ola de miedo.

Por David Koon, reportero del semanario de Arkansas Times. Editado y traducido por Michel Leidermann, director de El Latino. Fotografías por Brian Chilson.

El artículo escrito por David Koon y publicado el jueves 30 de marzo en el Arkansas Times, buscaba crear la conciencia en la población general de Arkansas sobre la situación de los inmigrantes en el Estado, el sobresalto y las inseguridades que los impactan directamente.

Para lograr esto, Koon entrevistó a personas de varias condiciones, pero todas ellas involucradas con la comunidad latina. Las preocupaciones no son únicas de los indocumentados, sino también de sus familias y amigos legalmente en los Estado Unidos.

Según el Pew Research Center, hay alrededor de 70.000 inmigrantes indocumentados que viven en Arkansas, aunque el número verdadero es difícil de precisar. Arkansas ocupa el primer lugar en el porcentaje de inmigrantes que viven en el Estado sin papeles, con alrededor del 45% de la población inmigrante. Alrededor del 70% de los inmigrantes indocumentados en Arkansas, son latinos.

Desde la elección de Donald Trump, grupos de extensión comunitaria han visto una ola sin precedentes de ansiedad y miedo absoluto entre los inmigrantes en Arkansas, tanto documentados como indocumentados. Por ejemplo, el temor de ver a las familias separadas por algo tan simple como una parada de tráfico por exceso de velocidad o una luz trasera rota, ha causado que muchos indocumentados eviten salir de sus casas excepto por trabajo o emergencias, eligiendo enviar a sus hijos nacidos en Estados Unidos para realizar mandados y comprar comestibles.

Aquí están sus testimonios:

 

 

MIRIAM BAHENA

Estudiante DACA, De Queen

Miriam Bahena nacida en México, fue llevada a De Queen por sus padres cuando tenía 3 meses de edad. Ella creció allí, prometió lealtad a la bandera estadounidense en la escuela primaria, se graduó de la escuela secundaria, y ahora trabaja allí en una consulta dental.

Ahora, de 21 años, Bahena está protegida de la posible deportación por el programa de Acción Diferida o DACA, de la administración Obama, que restringió la detención y expulsión de personas indocumentadas traídas al país como niños. El programa le ha permitido obtener un permiso de trabajo y ha dejado pensar en la posibilidad de regresar a un país (México) que no recuerda.

12867B.jpg
MIRIAM BAHENA

Sin embargo, muchos de sus amigos y familiares no tienen las mismas protecciones. Después de la elección, incluso se habló seriamente de que Trump eliminaría DACA. Eso no ha sucedido, aunque el futuro del programa no está claro. Los rumores de retenes y controles de la Migra (ICE), se escuchan diariamente en De Queen, y cuando sus padres tienen que dejar la casa para ir a trabajar, ella se preocupa de si regresarán, pero todavía tiene esperanza por el país que ama. 

Mantener esa esperanza viva no siempre ha sido fácil. Cuando estaba en la escuela secundaria, estudió duro para mantener sus calificaciones, sirvió en el consejo estudiantil, intentó todo lo que pudo para tener la mejor hoja de vida posible para cuando llegara a la universidad.

“Yo era ingenua, supongo, no estaba pensando que hay requerimientos que tienes que cumplir: tienes que ser un residente o un ciudadano para recibir becas. Eso es cuando empecé a darme cuenta, que no importaba si tenía un promedio 4.0 o si participaba en otras actividades extracurriculares. No podré aprovechar ninguno de los beneficios porque no soy un ciudadana o residente”.

Pero aun así ella continuó. Aplicó para DACA, trabajó turnos nocturnos de 12 horas en la pollera, se empapó con la sangre, durmió unas cuantas horas preciosas para luego asistir a clases en el colegio comunitario, aunque, debido a su estatus migratorio su matrícula costó tres veces más que la de sus compañeros de la escuela secundaria, nacidos en Estados Unidos. Ella quiere ser una higienista dental algún día. 

Gracias al permiso de trabajo proporcionado por DACA, ahora es una asistente dental, tratará de renovar su DACA por segunda vez, pagará $500 de cuota y seguirá luchando por un futuro mejor. 

También trabaja como voluntaria con la Coalición de Comunidades Unidas de Arkansas (AUCC), ayudando a organizar seminarios sobre el estatus y la ley migratoria, para tratar de tachar algo del miedo que flota sobre los latinos como una niebla fantasmal, detectable sólo por las personas sin papeles.

 

KATHLEEN MCDONALD

abogado, Little Rock

Kathleen McDonald, ex fiscal del condado de Pulaski, cofundó la oficina jurídica Beacon de Little Rock, que en los últimos años se ha entregado casi por completo a la inmigración. Advirtió que América ha tenido por largo tiempo una relación de amor-odio con los inmigrantes y con la elección de Trump, la parte de “odio” de esa relación, parece estar retomando auge.

“Me vuelve loca, porque es de lo que se trata nuestro país: gente trabajadora que viene y origina una buena vida para sí mismos”, dijo. “Si trabajas duro y haces lo correcto, y eres una buena persona, deberías poder cumplir tu sueño americano, pero les estamos diciendo: ‘No, no, ya no puedes tener eso, nunca más”.

12867C.jpg
KATHLEEN MCDONALD

McDonald señala sin reservas al código de inmigración estadounidense de “ridículo”, un mosaico de reglas y regulaciones tan complicado o más, que el código de impuestos de los Estados Unidos. “En un formulario de inmigración, tienes que usar tinta azul, pero con otro, tienes que usar tinta negra”, notó. “Tienes que seguir las reglas y eso está bien y lo entiendo, pero han hecho ciertas partes absurdas, el color de la tinta no debería ser el factor decisivo”.

McDonald dijo que hay muchos conceptos erróneos acerca de la ley de inmigración, algunos de ellos mantenidos vivos por políticos y ciudadanos a los que en realidad no les importa la verdad, prefiriendo ver a todos los inmigrantes simplemente como manilargos de empleo. Un buen ejemplo es el argumento repetido, de que los inmigrantes indocumentados deberían haber “llegado a América de la manera correcta”. El problema con eso, detalló McDonald, es que la petición de visas es tan grande que, dependiendo del país de origen de una persona, podría tardar 23 años en obtener su aprobación. Para aquellos que entraron ilegalmente, ya sea cruzando la frontera sin autorización o quedándose más allá de su visa, hay problemas adicionales. “Cualquiera que haya estado aquí ilegalmente va a enfrentar algún tipo de barrera, más que probable”, dijo McDonald. 

McDonald dijo que una de sus mayores preocupaciones desde la elección de Trump, es que los indocumentados tienen más miedo de llamar a la policía si están siendo victimizados. Pero, en los departamentos de policía de Little Rock y North Little Rock y otras ciudades también, los jefes de policía han dicho específicamente: “No estamos tratando de hacer cumplir las leyes de inmigración. Sólo queremos hacer cumplir las leyes de Arkansas. No vamos a estar llamando al ICE cada vez que alguien sea detenido”. El hecho de que hayan dicho eso, creo, es extremadamente importante asegura McDonald.

McDonald cree que no hay mucho espíritu entre aquellos que apoyan los objetivos de Trump, que el tipo de inmersión profunda que tomaría arreglar las cosas. Es mucho más fácil gritar “Construyan el muro” que reformar el enmarañado código de inmigración del país.

 

KELSEY LAM

El Zócalo, Little Rock

Kelsey Lam, cofundadora y directora de El Zócalo, un centro sin fines de lucro en Little Rock, dijo que el temor al arresto y la deportación siempre ha sido un problema para la población inmigrante, pero ha aumentado desde la toma de posesión de Trump. Incluso entre los titulares de tarjetas verdes y aquellos en proceso de búsqueda de residencia legal, la ansiedad está ahí, descubrió.

“Por supuesto, algunas personas tienen miedo de ser deportados o detenidos, pero otras tienen más miedo que antes de ser víctimas de crímenes de odio que afectan sus vidas. Todo esto es muy triste, hay una especie de miedo en los ojos de la gente que es muy enfermizo y difícil”.

12867D.jpg
KELSEY LAM

Lam dijo que El Zócalo ha estado ofreciendo orientación e información sobre qué hacer si los inmigrantes son detenidos por la policía, y ayudar a las familias a hacer un “plan de preparación personal” con instrucciones y números de teléfono en caso de que un miembro de la familia es detenido y deportado. 

El centro, ahora en su quinto año, ha visto un repunte en las solicitudes de asistencia de los inmigrantes, dijo, pero la asistencia a los programas que buscan empoderar y elevar a sus asiduos, ha caído. Lam lo atribuye al miedo.

“Pero la gente todavía tiene la esperanza de que las cosas no sean tan malas como algunos dicen, y que todavía habrá un futuro para ellos aquí” asegura.

 

 

MARIA TOUCHSTONE

Seis Puentes, North Little Rock

Maria Touchstone, directora del Centro de Educación y Recursos Seis Puentes de North Little Rock, que brinda apoyo y oportunidades educativas para los inmigrantes, ha visto esa extraña mezcla de esperanza para el futuro y miedo por el presente. La coordinadora de ESL del Distrito Escolar de North Little Rock, entiende el sentir de los inmigrantes. Nacida en una pobreza extrema en México, sus padres la trajeron a ella y a sus hermanos a los Estados Unidos en 1969 cuando tenía 6 años. En esos días, cruzar ilegalmente la frontera de México a los Estados Unidos, era tan simple como pagar una cuota y firmar algunos formularios.

12867E.jpg
MARIA TOUCHSTONE

Seis Puentes, dice Touchstone, puede ser el único centro independiente de educación para inmigrantes en Arkansas. Los profesores voluntarios enseñan en sus clases de ESL los martes y jueves por la noche, las que suelen estar llenas. “Esto es un refugio”, expuso. “Se trata de aprender y cambiar sus vidas, saben que yo soy como una porrista para ellos, soy una inmigrante de la pobreza en México, sin un camino fácil, solo trabajo duro y dedicación, y eso es lo ellos también buscan”.

“Debido al temor y a la incertidumbre, nuestras clases son más intensamente atendidas ahora”, dijo. “Pensarían que estarían asustados y no vendrían, pero vienen acá porque esto es real, creo que entienden que el dominio del inglés va a ser parte de la solución, si es podemos estar de acuerdo y encontrar una solución para esta fase de nuestro país “.

Tarde o temprano, dijo Touchstone, el país tendrá que encontrar una solución viable para los millones de inmigrantes indocumentados que llaman a Estados Unidos su hogar. Los inmigrantes son y han sido parte del entretejido de este país desde su fundación, dijo, y cree que los Estados Unidos encontrará un camino de vuelta a ser más acogedor para ellos.

 

 

JOSÉ AGUILAR SALAZAR

Cónsul adscrito de México, Little Rock

José Aguilar Salazar, cónsul adscrito en Little Rock, dijo que el consulado mexicano ha visto un aumento casi triple en las solicitudes de servicios desde el día de las elecciones. El gobierno mexicano ha establecido centros de asesoría en los 50 consulados en los Estados Unidos, lo que incluye el consulado en Little Rock, lo que ha dado a los nacionales mexicanos acceso a programas y educación sobre la ley de inmigración, así como a abogados de inmigración pagados para ayudarles a actualizar y presentar trámites relacionados con el estatus migratorio.

12867F.jpg
JOSÉ AGUILAR SALAZAR

“La principal preocupación de la gente es su situación aquí, la posibilidad de ser deportados”, dijo Aguilar. “Principalmente están preocupados por separar sus familias, cuando una persona es deportada automáticamente pueden dejar de ser el principal apoyo de la familia, emocionalmente y financieramente hablando.” Para ayudar a aliviar la tensión, el consulado está constantemente proporcionando al público información sobre las operaciones de ICE en la zona cubierta por el consulado de Little Rock, que incluye el este de Oklahoma, Arkansas y el oeste de Tennessee. Esto incluye enviar a funcionarios para verificar o refutar personalmente cuando escuchan un rumor sobre una redada o un puesto de control de ICE. Estos rumores, comentó Aguilar, se han extendido en los últimos meses. Hasta ahora, dijo, no se ha visto ninguna indicación de que ICE está realizando incursiones aleatorias o paradas de tráfico en el área. Los funcionarios consulares también han mantenido reuniones con los departamentos de policía de todo Arkansas, para determinar si esos departamentos tienen interés en hacer cumplir agresivamente las leyes de inmigración.

Las autoridades de ICE están detrás de aquellas personas con antecedentes penales y también personas contra las cuales hay cargos criminales. Esa es la nueva instrucción de la administración Trump y van a cumplirlo. Pero no están revisando papeles en las calles, ni realizando redadas. Eso es muy bueno saberlo. De esta manera, la gente puede estar tranquila de que no golpearán en sus puertas”.

Aguilar cree que el trabajo de los inmigrantes forma la columna vertebral de muchas industrias en Arkansas, incluyendo la industria agrícola y de la construcción, y por ello una represión masiva contra los inmigrantes puede ser contraproducente y dañar la economía del Estado.

 

 

HUMBERTO MARQUEZ

Coalición de Comunidades Unidas de Arkansas, Fort Smith

Desde su base en Fort Smith, Humberto Márquez, organizador de la AUCC, trabaja extensamente con inmigrantes indocumentados y conoce sus temores. Traído a los Estados Unidos por sus padres en 2000, cuando tenía 5 años, Márquez solicitó DACA en 2012, y se unió a la AUCC como defensor y organizador en 2014. Como alguien con mucha gente indocumentada en su círculo de amigos y familiares, Márquez descubrió que la retórica que utilizó Trump en la campaña electoral, fue un intento aterrador de describir a todos los inmigrantes como criminales. Aunque ha habido un cierto alivio que la administración Trump parece estar adoptando un enfoque más tolerante con DACA por ahora, aunque DACA no resguarda a otros de sus familiares indocumentados.

12867G.jpg
HUMBERTO MARQUEZ

Márquez dijo que los rumores sobre las medidas de represión de la ICE, los controles de carreteras y las redadas en empresas, están muy extendidos en el oeste de Arkansas. Sus mensajes de Facebook están llenos de preguntas desesperadas por información, la mayoría de ellas basadas en algo que se escuchó de un amigo de un amigo. Márquez pasa gran parte de su tiempo en estos días verificando los rumores con los departamentos de policía, tratando de disipar esas preocupaciones.

“Mucha gente no está manejando, no están llevando a sus hijos a la escuela, no salen en absoluto los fines de semana, en caso de que haya un puesto de control o algo así”, detalló. “Estamos tratando de hacer saber a la comunidad que pueden confiar en sus policías. También estamos tratando de explicar a los policías, que los crímenes aumentarán si nuestra población indocumentada tiene miedo de la policía”.

Como alguien que ama este país y se considera un americano, Márquez dijo que es “frustrante y deshumanizador” ver a la gente limitada de esa manera, cuando todo lo que quieren hacer es trabajar y proveer para sus familias. Creciendo, dijo, tenía mucha esperanza en la visión de los Estados Unidos como un lugar acogedor e incluyente. Desde que Trump fue elegido, su perspectiva, ha cambiado.

“Darse cuenta de que el gobierno de Trump era una posibilidad, es una manera de decir que el sistema está realmente roto, el racismo sistémico existe, y que va a tomar algo más que organizar a la comunidad, para liberarnos del racismo y la opresión” concretó. 

 

Edición de esta semana
FENOMENAL INTERÉS POR LA TARJETA MUNICIPAL DE IDENTIDAD DE LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
El sábado 21 de abril de 10 AM hasta el mediodía, en el Centro Comunitario del Suroeste, se realizó un foro público, en el cual se informó sobre la nueva Tarjeta Municipal de Identidad de la ciudad de Little Rock.   / ver más /
Por Michel Leidermann Si bien la Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862, no fue una batalla decisiva en los planes de Napoleón III de invadir México, y a continuación todo el resto de Latinoamérica, el triunfo de las fuerzas mexicanas al mando del general Ignacio Zaragoza el 5 de mayo de 1862, fue un estímulo importante que fortaleció la moral de los combatientes y sirvió para consolidar la unidad nacional mexicana.   / ver más /
CONDORITO   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
“El dinero hace que el mundo gire ... un marco, un yen, un dólar o una libra ... ese tintineo... hace que el mundo gire “.   / ver más /