VELOCIDAD: EL ELEMENTO CON QUE LA FÓRMULA 1 TRATARÁ DE SALVAR SU FUTURO
ESTÉTICAMENTE LOS MONOPLAZAS DE F1 SE VEN MUCHO MÁS ATRACTIVOS CON DIFERENTE DISEÑO AERODINÁMICO
12913A.jpg

La nueva era de la Fórmula 1 arrancó en Australia 2017 con el objetivo de volver a las raíces que hicieron a la categoría reina del automovilismo uno de los deportes más populares del mundo.

Prácticamente todo será nuevo, pero la esencia de lo que se verá este año data de unos 40 años e incluso se podría remontar al origen de la categoría a mediados del siglo pasado. Los monoplazas son más anchos, más grandes, con neumáticos más imponentes y diferente diseño aerodinámico.  El objetivo era simple: crear máquinas que pudieran desafiar los conceptos de la gravedad para girar más rápido, poner al límite a los pilotos física y técnicamente hasta admirar la perfecta sincronización entre los pies en los pedales y sus manos en el volante.

En otras palabras, volver a sentir y, sobre todo, transmitir la adrenalina por la velocidad.

“El auto es impresionante en el sentido de la velocidad con la que podemos tomar las curvas”, dijo el tres veces campeón mundial Lewis Hamilton, principal favorito al título al mando de su Mercedes. “Definitivamente es lo más rápido que he ido en un F1”, reconoció el piloto 

Los cambios más significativos se pueden apreciar en el ancho de los monoplazas que aumentan en 20 centímetros, regresando a dimensiones similares a las que tuvieron hace más de dos décadas. Como fue en el pasado, los años que los fanáticos recuerdan como la época de oro del de la F1 a finales de los años 70 y durante los 80.

Además de ser más anchos, los neumáticos son más duros, lo que permitirá que los pilotos atacar los tiempos de cada vuelta en la pista. También la carrocería aumenta, así como el área en el suelo que los equipos pueden trabajar para aumentar la adherencia de los vehículos.

El efecto que tienen todas estas modificaciones es un aumento considerable en la velocidad en las curvas, donde los pilotos podrán tener ganancias de hasta más de 30 kilómetros por hora en zonas por la que antes giraban a 200 Km/h.

Se estima que, con las nuevas normas, y a medida que las escuderías vayan evolucionando técnicamente, los autos girarán hasta cinco segundos más rápido por vuelta que lo que venían haciendo en los últimos años.

Si bien el objetivo de alcanzar la velocidad en estado puro parece haberse conseguido, hay un elemento que ha sido tema de discusión desde el nacimiento de la F1, que al parecer no mejorará: los adelantamientos, o mejor dicho la escases de ellos.

La introducción del DRS, el dispositivo diseñado en el alerón trasero que reduce la resistencia del aire y permite a los vehículos aumentar su velocidad unos 10 Km/h, facilitó que un auto superara a otro sin problemas en zonas predeterminadas, pero la mayoría de los amantes del automovilismo consideran que ese sistema es una forma artificial de promover los adelantamientos y que a la larga no contribuye a darle emoción a las carreras.

El ex expiloto austriaco Alexander Wurz, presidente de la Asociación de Pilotos de Grandes Premios, afirma “Pienso que lo más importante es la competencia, y no sólo entre compañeros de equipo. Que los monoplazas se puedan seguir más cerca los uno de los otros”. 

Wurz está convencido que un adelantamiento conseguido por la astucia y valentía de un piloto vale muchísimo más que los logrados en rectas con la ayuda del DRS. 

Esa será la gran incógnita que se desvelará esta temporada para verificar si la F1 tomó la decisión correcta. 

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /