TRUMP OBLIGADO A POSTERGAR SU PROPUESTA DEL MURO FRONTERIZO CON DINERO PÚBLICO
FRENTE A LA DERROTA EL PRESIDENTE PREFIRIÓ RETRASAR EL PEDIDO AL CONGRESO HASTA SEPTIEMBRE
12956A.jpg

El presidente Donald Trump tuvo que retractarse de incluir la partida presupuestal para financiar el muro fronterizo con el fin de evitar la parálisis del gobierno federal antes de la medianoche del viernes 28 de abril. 

En un encuentro con periodistas, Trump dijo que estaba dispuesto a esperar hasta finales de año para garantizar la financiación de un muro en la frontera con México. Este cambio fue para abrir el camino para que ambos partidos lleguen a un acuerdo presupuestal que evite una parálisis del gobierno.

Trump había pedido al Congreso $1,500 millones para la primera fase del muro y una partida extra de $2,600 millones para el año fiscal que inicia en octubre. Las dos propuestas se habían encontrado con una oposición absoluta por parte de los demócratas y hasta de algunos republicanos representados a los estados fronterizos.

Sin embargo, ante la necesidad de que el viernes 28 se aprobara el proyecto de presupuesto, Trump decidió esperar, anotando una gran victoria para la oposición que había entregado un ultimátum al presidente. Con el muro incluido, no habría aprobación del presupuesto.

La líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, lo había dejado bien claro al catalogar la inclusión de la construcción del muro en el presupuesto como “inmoral”.  A su vez, Chuck Schumer, líder de la minoría en el Senado, había expresado su respaldo a una combinación presupuestal para financiar mayor tecnología fronteriza, así como el incremento en el número de agentes, mas no la construcción del muro.

Así queda claro que, sin el argumento del muro fronterizo, los legisladores serán capaces de aprobar el presupuesto, evitando así la parálisis del gobierno por falta de fondos, lo que hubiera sido un fracaso rotundo para Trump, justo cuando cumple exactamente 100 días en el poder.

Este fracaso se suma al de la reforma sanitaria, ya que no logró desmantelar el sistema de salud Obamacare y reemplazarlo con uno propio, tal y como había prometido, antes de cumplir los 100 días en el poder.

En el caso de no llegar a un acuerdo entre las partes, el Gobierno federal se vería obligado a cerrar, provocando una crisis política similar a la paralizó Washington durante 17 días de octubre de 2013. En aquel momento, sin embargo, el cierre fue la consecuencia del enfrentamiento entre el presidente Obama y la oposición republicana en el Congreso. Esta vez el escenario es aún más insólito: el Partido Republicano tiene mayoría en ambas cámaras legislativas y ocupa la Casa Blanca.

Un cierre del gobierno federal, tal como sucedió en 2013, obligaría a recortar servicios públicos y pedir a miles de funcionarios que dejen de acudir al trabajo hasta que se acuerde un nuevo presupuesto que permita cubrir sus salarios. El partido republicano acarreó entonces con la culpa del cierre y ahora no quieren que se repita el mismo escenario en vista a las elecciones parciales en noviembre 2018. 

 

Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /