MATANZA EN MÁNCHESTER
Por Michel Leidermann

Que el Estado Islámico haya atacado a adolescentes y niños que acababan de asistir a un concierto de Ariana Grande, como víctimas de su última carnicería, muestra nuevamente que, para el yihadismo, los límites morales simplemente no existen y que es un enemigo para el que no cabe albergar comprensión ni justificación alguna.

La matanza cometida en Mánchester en la noche del lunes 22, resulta de una ideología asesina que, escudándose cobardemente en la religión, no tiene otro objetivo que el de terminar con las sociedades más libres del planeta. Sociedades que respetan los valores de convivencia, colaboración y reconocimiento individual, al que aspiran legítimamente cientos de miles de personas esclavizadas en las zonas de Medio Oriente, África y Asia, controladas por el radicalismo islámico.

Ante un enemigo de este calibre, las democracias deben actuar de la única manera posible: colaborando sin reservas entre ellas y garantizando la vigencia del sistema de libertades, enfrentando vigorosamente a quienes son capaces de asesinar a niños, quemar vivos a sus prisioneros o defenestrar a quienes consideran impuros.

Es fundamental ser conscientes de que se trata de un combate contra el yihadismo que atañe a todos y que del mismo modo que todos los ciudadanos son objetivos del yihadismo, su fe en la democracia y la libertad es el arma más eficaz para derrotarlo. 

 

REPUBLICANOS JUEGAN CON LA SALUD DE MILLONES

El proyecto de la Ley Americana de Atención Médica (AHA) aprobada recientemente por la Cámara de Representantes de mayoría republicana, con la que pretenden eliminar Obamacare, dejaría a millones sin seguro médico y causaría un considerable aumento en las pólizas para los más pobres y enfermos con enfermedades preexistentes.

La AHA es totalmente contraria a la Obamacare, a la que pretende reemplazar. Obamacare aumentó en más de 20 millones las personas que pudieron comprar seguro médico, pero el AHA las reducirá en 23 millones para el 2026, según el análisis de la Oficina del Presupuesto del Congreso (CBO).

En verdad, la prioridad de AHA, es un importante recorte de impuestos, y la reducción del déficit. La atención médica es lo de menos.

El CBO estimó que la nueva ley sería una reducción de $119,000 millones en 10 años. El ahorro se debe que habrá millones de personas sin cobertura médica, que hoy la reciben por Medicaid.

Las primas bajarán en general porque las pólizas ofrecerán menos beneficios y porque la gente generalmente más enferma -especialmente los de menos recursos y mayores de 50 años-  saldrán del sistema por no poder pagarlo.

La amenaza de inestabilidad en el mercado del seguro aumentaría al darle a cada Estado la flexibilidad para rechazar las protecciones al paciente que recibía del Obamacare. 

Irónicamente, varios legisladores ni sabían por lo que votaban ya que no leyeron las 200 páginas del proyecto.

La esperanza es que todavía falta mucho para que la medida aprobada en la Cámara Baja sea promulgada como ley ya que ahora el Senda presentará su propio proyecto de ley, pero que ya enfrenta el problema de unir posiciones dentro y fuera de su bancada.

Lo mejor que podría pasar es que los republicanos dejen de lado la idea de una nueva ley, que cada vez tiene menos respaldo y trabajen con los demócratas para corregir los problemas que tiene Obamacare. Pero eso requiere fuerte liderazgo y poner la salud de los estadounidenses por sobre los predicamentos del partido republicano y de Trump. 

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /