LA PAREJA DE FUTBOLISTAS MEXICANAS QUE SE MUDÓ A ISLANDIA PARA VIVIR SU AMOR SIN “PREJUICIOS”
BIANCA SIERRA Y STEPHANY MAYOR FUERON REINCORPORADAS A LA SELECCIÓN DE MÉXICO
13261A.jpg

Bianca Sierra y Stephany Mayor son mexicanas. Pero viven en Islandia, donde ambas juegan fútbol profesional. Desde 2013, Mayor y Sierra son pareja. Tal vez la primera pareja homosexual que se conozca dentro del mundo del fútbol mexicano. Pero sobre todo, una pareja que hace parte de la selección femenina de fútbol de su país. 

Un encuentro amistoso contra la selección sueca en la ciudad de Falkenberg, a unos 500 kilómetros al sur de Estocolmo, marcó su regreso a la Tri después de una ausencia de varios meses.

Una ausencia en la que poco tuvo que ver el nivel futbolístico de las dos atletas.

Se trató más bien de una decisión personal que las llevó a alejarse de su país natal. El diario estadounidense The New York Times publicó un extenso reportaje sobre su relación y su mudanza a Islandia para poder jugar al fútbol en paz y vivir sin sentirse observadas. “Desde el principio sentimos que aquí valoraban nuestro trabajo, nos valoraban como futbolistas, sin prejuicios”, le dijo Sierra al diario estadounidense.

Ambas tienen 25 años, Stephany es defensora y Bianca, delantera. Aunque se conocieron en 2010, según el reportaje, el amor floreció cuando fueron convocadas a un torneo con la selección mexicana en China, en 2013.

“Nuestra relación siempre fue abierta con las demás compañeras. Cuando viajábamos siempre nos quedábamos juntas en el mismo cuarto. No pensábamos 

Leonardo Cuéllar, el técnico de la selección femenina. era la persona que había montado el programa del fútbol femenino en México y llevaba casi 13 años al frente de la selección nacional.

“En 2015, antes de un partido en Chipre, nos dice y nos explica las reglas del equipo. Y ahí dijo: ‘A mí no me importan si son novias o no, pero no las quiero ver ahí agarradas de la mano o haciendo desfiguros’”, relató Mayor. “Fue duro, porque si lo piensas, no creo que le digan a un hombre de la selección mexicana que no bese o agarre a su novia cuando va con el uniforme”, agregó.

Y el asunto quedó ahí. Hasta una foto publicada en junio de 2016 cuando Sierra publicó en su cuenta de Twitter una foto de ambas, frente a un río, con el siguiente pie de foto: “Mi mundo”. Fue la forma de contar públicamente que tenía una pareja. Y que era su compañera de la selección. “Hay muchos tabúes en México para hablar de tu sexualidad. Hay cosas que no se hablan, es algo yo creo cultural, no es fácil abrir tu relación”, dijo Mayor.

Pero había otro asunto que resolver: Sierra y Mayor no habían sido convocadas para la selección mexicana desde principios del año pasado. Cuéllar, el técnico, señaló que se trataba de algo “exclusivamente deportivo”. En abril de 2016, Cuéllar renunció tras 18 años al frente de la escuadra femenina. 

Su reemplazo, Roberto Medina, tuvo otra mirada sobre el asunto: convocó a Mayor y a Sierra para el amistoso frente a Suecia, marcando su regreso a las canchas para defender los colores del Tri. “En simple: la Federación Mexicana de Fútbol respeta”, dijo Karla Colin, vocera de la Federación. 

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /