¿HACIA ADONDE VA LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN LOS ESTADOS UNIDOS?
Por Michel Leidermann
13353A.jpg

Por Michel Leidermann   

Con las incertidumbres políticas actuales, es un negocio arriesgado proyectar lo que vendrá para los campus universitarios del país. De interés especial para la comunidad latina es el movimiento para proteger a los estudiantes indocumentados (DACA).

Este es un momento de gran potencial para los lideres de la educación superior para involucrar a un público diverso, colaborar con otras instituciones y la industria privada, y efectuar un cambio operacional sustancial para acoger a más estudiantes y reducir o contener los costos. La innovación será vital para avanzar exitosamente hacia el futuro.

A continuación, algunos de los problemas y tendencias más graves que actualmente afectan a colleges y universidades.

 

Baja de matriculas 

La matriculación en colleges y universidades continuó disminuyendo de acuerdo con el Centro Nacional de Estudios para Estudiantes. No todas las instituciones se han visto afectadas por igual: las instituciones públicas de cuatro años y las instituciones privadas de élite siguen creciendo, mientras que las pequeñas universidades encuentran preocupación, intensificando la brecha entre los que tienen y los que no tienen.

Si bien las tendencias demográficas varían según la región, en general la población estudiantil se está volviendo más diversa, impulsada por el aumento del número de estudiantes latinos y asiáticos. 

Muchas universidades también han confiado en los estudiantes internacionales para diversificar sus campus y cubrir el agujero por las reducidas matriculas, pero las preocupaciones por las órdenes ejecutivas sobre inmigración de la administración Trump, pueden desalentar las matriculas internacionales.

El proyecto de ofrecer la universidad gratuita que es patrocinado por algunos legisladores probablemente muera a nivel federal, pero eso no significa que las preocupaciones por los costos se reduzcan. 

La presión bipartidista continuará forzando a los colleges y a las universidades a contener los aumentos en las matrículas y justificar el aumento de subsidios y de becas, así como obligar a ciertas instituciones a aumentar el precio de la matrícula lo que afectará principalmente a estudiantes de bajos ingresos. 

Estados y ciudades también estudian la oportunidad de adoptar la enseñanza superior gratuita. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, fue el primero en 2017 y es probable que otros lo sigan.

Los expertos en educación, así como algunos políticos, han liderado los esfuerzos por impedir el alto costo de la universidad y el acceso inferior de los estudiantes con bajos ingresos.

Colleges y universidades están respondiendo. Treinta universidades se han unido a un esfuerzo financiado por Bloomberg Philanthropies llamado American Talent Initiative, mientras que más de 90 instituciones participan en la Coalición por el Acceso, la Asequibilidad y el Éxito. Ambos esfuerzos tienen como objetivo reducir las barreras y aumentar el número de estudiantes de bajos ingresos que se matriculan en ciertos colleges. 

Los campus universitarios también están abriendo bancos de alimentos, programas de refugio y fondos de ayuda de emergencia para estudiantes que enfrentan necesidades a corto plazo de comida o vivienda.

¿Cuál es el valor de la educación superior?

Un creciente coro de líderes empresariales y cívicos está cuestionando el valor de la universidad. La última elección presidencial denotó una gran brecha en la oportunidad y la percepción entre aquellos con un título universitario, lo que llevó a titulares mediáticos sobre la “humillación de la educación superior” y los graduados universitarios que están “fuera de contacto”.

Las universidades están renovando sus esfuerzos para demostrar valor, no sólo en el empleo y los beneficios de ingresos económicos para los graduados, sino también en su papel como motor económico para los recursos regionales. 

Un número creciente de campus, grandes y pequeños, se han embarcado en nuevos esfuerzos para comprometerse con sus comunidades locales. 

Por ejemplo, ciertas instituciones de investigación como la Universidad de Pensilvania y Carnegie Mellon University (Pittsburgh), tienen grandes y sostenidas iniciativas de innovación para estimular el desarrollo de nuevos negocios y comercializar descubrimientos de profesores y estudiantes.

 

Un enfoque en las carreras y los empleos

Aunque relacionada con la discusión sobre el valor de un título universitario, la creciente preocupación por el empleo y la colocación laboral es tan poderosa que merece su propio comentario. Los estudiantes y los padres, cada vez más, esperan que su college o universidad sea un socio para ayudarles a trazar el camino de una carrera exitosa.

El estudio Gallup-Purdue de 2016 encontró una brecha entre las expectativas de los estudiantes y el desempeño de la universidad en la colocación de los graduados en empleos, con sólo unos pocos graduados diciendo que la oficina servicios de carreras en el campus les fue de ayuda.

Colleges y universidades de todos los tipos y tamaños desde instituciones intensivas en investigación hasta pequeñas universidades de artes liberales, están redefiniendo su papel en la planificación de la carrera estudiantil. 

Ejemplos de nuevos programas incluyen la asistencia de los estudiantes de primer año a la oficina de servicios de carreras desde el primer día, las iniciativas de mentores de carrera por exalumnos y los esfuerzos específicos para proporcionar apoyo de carrera a los estudiantes universitarios de bajos ingresos y de primera generación.

 

Descenso del apoyo estatal.

Aunque no es una tendencia nueva, el impacto de los fondos estatales para la educación superior ha generado un nuevo nivel de preocupación y ha provocado discusiones públicas y numerosas opiniones sobre el tema.

En diciembre, el Miller Center de la Universidad de Virginia emitió recomendaciones sobre cómo sustentar la educación superior pública. Reunió a un equipo de administradores universitarios, ejecutivos de negocios y ex funcionarios públicos para estudiar la falta de apoyo financiero público. Su lista de conclusiones incluyó establecer bloques de subvenciones federales diseñadas para presionar a los Estados para que financien a los colleges y universidades públicas de manera adecuada, así como incentivos de financiamiento vinculados a las tasas de graduación y no al aumento de matriculados (ese es el caso de Arkansas impulsado por el gobernador Asa Hutchinson).

 

Conflictos en el ambiente del campus.

La creación de un ambiente acogedor para las mujeres y las minorías es un tema de larga data en los campus universitarios, pero las cosas llegaron a un punto de ebullición después de las elecciones presidenciales de 2016. Los grupos nacionalistas blancos han aprovechado la oportunidad para difundir mensajes de odio en las universidades de todo el país. La retórica de Trump, acerca de la inmigración y los musulmanes ha dejado a muchos estudiantes sintiéndose vulnerables, elevando la presión hacia los campus se declaren “santuarios” para estudiantes indocumentados.

La política de inmigración bajo la administración Trump es incierta, al igual que la posición de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación y, en particular, la aplicación del Título IX.

El Título IX de la Ley de Enmiendas a la Educación de 1972, es una ley federal que establece: “Ninguna persona en los Estados Unidos será excluida de la participación en, será negada los beneficios de, o será objeto de discriminación bajo cualquier programa de educación o actividad que recibe ayuda financiera federal”.

Independientemente de la política federal, es probable que continúe el activismo en torno al Título IX, y el comportamiento y acoso sexual inapropiados, y se espera que los campus se enfoquen en programas, políticas y sistemas de apoyo para combatir el asalto sexual y el acoso a mujeres y minorías, incluido cada vez más, superar los obstáculos de un pasado racista con planes integrales enfocados en la diversidad y la inclusión.

 

13353B.jpg

 

La defensa de la libertad académica y la libertad de expresión.

La Universidad de Chicago trajo nuevamente el centro de atención este otoño sobre la libertad de expresión con la carta de bienvenida que su decano de la universidad envió a los estudiantes entrantes. ¿Exactamente que constituye la libertad de expresión en una universidad, y es que entra en conflicto con las advertencias y los intentos de crear espacios seguros para los grupos vulnerables, como los miembros de minorías raciales o los sobrevivientes de agresión sexual? 

Aunque todas las universidades defienden la libertad de expresión y desempeñan un papel importante en la educación de los estudiantes, los límites precisos varían de un campus a otro.

 

Entonces ¿que hay que hacer?

Las tensiones están aumentando y también los desafíos. Esconder la cabeza en la arena no es una estrategia eficaz, y acá van algunas guías para las instituciones de educación superior que están navegando por el incierto terreno actual.

• Autocrítica. Los colleges y las universidades pueden evaluar y reconocer áreas que necesitan mejorar y confrontarlas con planes de acción constructivos. El liderazgo proactivo comienza con la autoevaluación y los planes de cambio.

• Asegurar que la universidad valga la pena. La opinión pública muestra cuán profundo es el escepticismo sobre el costo y el valor de la universidad, y la educación superior debe encontrar formas sustanciales tanto para reducir los costos de los estudiantes como aumentar el retorno de su inversión en los estudios. La ayuda de servicios de carrera, la mejor información sobre la colocación de empleo, las oportunidades para las pasantías y los aumentos en la ayuda con becas, todas tienen que estar en el plan de cada institución.

• Reducir la brecha con nuevos métodos de comunicación y nuevas perspectivas. Eso implicará un diálogo bidireccional auténtico y nuevas formas de describir y demostrar valor en el mundo de hoy, no sólo el típico discurso universitario.

• Encontrar nuevos colaboradores y asociaciones innovadoras. Los próximos años no serán como antes. Nuevas alianzas y oportunidades, más innovación, pueden ayudar a despertar nuevas conformidades y avanzar objetivos mutuos.

• Partir primero. Los colleges y universidades que mejor capeen las tormentas son los que mejor prevén y enfrentan los problemas temprano y honestamente. 

 

LISTA DE COLLEGES Y UNIVERSIDADES EN ARKANSAS 2017

Sirviendo a 104.071 estudiantes de tiempo completo, los 49 colegios y universidades de Arkansas ofrecen opciones para todos los tipos de estudiantes.

 

Arkansas Baptist College, Little Rock

Arkansas Northeastern College, Blytheville

Arkansas State University Beebe, Beebe

Arkansas State University Main Campus, Jonesboro

Arkansas State University Mountain Home, Mountain Home

Arkansas State University Newport, Newport

Arkansas Tech University, Russellville

Black River Technical College, Pocahontas

Bryan University, Rogers

Central Baptist College, Conway

College of the Ouachitas, Malvern

Cossatot Community College ofvthe University of Arkansas, De Queen

Crowley’s Ridge College, Paragould

East Arkansas Community College, Forrest City

Ecclesia College, Springdale

Harding University, Searcy

Henderson State University, Arkadelphia

Hendrix College, Conway

John Brown University, Siloam Springs

Lyon College, Batesville

Mid South Community College, West Memphis

National Park Community College, Hot Springs

North Arkansas College, Harrison

NorthWest Arkansas Community College, Bentonville

Ouachita Baptist University, Arkadelphia

Ozarka College, Melbourne

Philander Smith College, Little Rock

Phillips Community College of the University of Arkansas, Helena

Pulaski Technical College, University of Arkansas, North Little Rock

Remington College Little Rock Campus, Little Rock

Rich Mountain Community College, Mena

South Arkansas Community College, El Dorado

Southeast Arkansas College, Pine Bluff

Southern Arkansas University Main Campus, Magnolia

Southern Arkansas University Tech, Camden

University of Arkansas at Fayetteville, Fayetteville

University of Arkansas at Little Rock, Little Rock

University of Arkansas at Monticello, Monticello

University of Arkansas at Pine Bluff, Pine Bluff

University of Arkansas Community College Batesville, Batesville

University of Arkansas Community College Hope, Hope

University of Arkansas Community College Morrilton, Morrilton

University of Arkansas Fort Smith, Fort Smith

University of Central Arkansas, Conway

University of Phoenix Little Rock Campus, Little Rock

University of Phoenix Northwest Arkansas Campus, Rogers

University of the Ozarks, Clarksville

Williams Baptist College, Walnut Ridge

Edición de esta semana
FAMILIA LATINA DE ACTORES EN ARKANSAS CENTRAL
El talento artístico entre los latinos as algo casi natural pero lamentablemente en Arkansas Central son pocos los casos en que se destacan por sus diferentes expresiones artísticas, en especial la actuación teatral.   / ver más /
El consulado de México en Little Rock invita al concierto en Little Rock de Paco Rentería, el talentoso guitarrista y compositor mexicano para celebrar tanto el 208º Aniversario de la Independencia de México, así como el Mes de la Herencia Hispana, el lunes, 24 de septiembre, en el Teatro CALS Ron Robinson (#100 River Market Ave.) de 7 a 8:30 p.m.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aquellos que hacen de la política un medio para ganarse la vida, a menudo asumen que, a otras personas, la política les importa tanto como a ellos. Pero no es así.   / ver más /