POLITIQUERÍA Y LA AYUDA PARA LOS DAMNIFICADOS
Por Michel Leidermann

Incluso los desastres están contaminados por la politiquería en Washington.

En octubre de 2012, el huracán Sandy devastó el noreste de Estados Unidos. Las casas fueron arrancadas de sus cimientos, los tejados salieron volando y se perdieron vidas y negocios. comunidades parecían haber sido golpeadas por bombas atómicas.

Después de la tormenta, el gobierno de Barack Obama propuso un proyecto de ley de emergencia de $60.400 millones para financiar los esfuerzos de recuperación, apoyado tanto por los demócratas como por los republicanos. Tradicionalmente, el Congreso deja de lado las posturas políticas cuando la catástrofe golpea. Esto no es simplemente porque es lo correcto, sino porque es de interés nacional. Las comunidades afectadas por el desastre son un golpe para la economía en general.

Se suponía que el paquete del alivio para esos afectados por Sandy sería aprobado rápidamente y abrumadoramente. Pero esa suposición fue descarrilada por la realidad del atasco de Washington. Pero la realidad fue que lo único más devastador que un desastre natural es la fuerza del partidismo obstruccionista.

Dirigidos por el senador por Texas, Ted Cruz, y por Arkansas, Tom Cotton, y a pesar de las súplicas bipartidistas de los funcionarios en las zonas devastadas por la tormenta, los ultraconservadores de la Cámara y del Senado trataron de matar el paquete de asistencia de emergencia.

Muchos congresistas, cuyos distritos habían sido devastados por el viento y el agua de Sandy, habían apoyado en el pasado el alivio a otros estados lejanos golpeados por los tornados y la sequía. Ahora, algunas de los mismos legisladores que aceptaron felizmente el alivio federal para sus distritos, se negaron a apoyar la asistencia para Nueva York/Nueva Jersey.

Sus objeciones iban desde criticar elementos del paquete como derrochadores e innecesarios, hasta afirmar una ideología de que el gobierno federal no debía rescatar a las comunidades locales.

Pero realmente uno se pregunta qué pasaría cuando las crisis afectan a sus propios estados, cuando las aguas subieran, se rompieran sus diques y sus hogares y empresas fueran destruidos. Pero no cambiaron de opinión. Tal vez su sentido de absolutismo moral los convenció de que alguna intervención divina los salvaría. 

El proyecto de ley finalmente pasó cuando el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y el líder de la minoría de la Cámara, Nancy Pelosi, trabajaron juntos para encontrar 218 votos. Sesenta y siete en la Cámara de Representantes votaron negativamente, entre ellos 20 tejanos que aún están en el Congreso.

Ahora, las tormentas han golpeado los distritos de muchas de esos mismos congresistas. En política, siempre hay un día de recuento, cuando las puntuaciones se establecen y los desaires se devuelven.

Tal vez esos obstruccionistas estaban correctos en el pasado al calcular que no necesitarían el apoyo de los demás legisladores para salvar a Texas, ahora inesperadamente impactado por Harvey. 

Un cálculo de la firma de pronósticos meteorológicos AccuWeather dice que el total de pérdidas ocasionadas por Harvey podría llegar a $160.000 millones, lo que sobrepasaría los $30.000 que costó la super tormenta Sandy en 2012 o los $118.000 millones que se estima se perdieron por el huracán Katrina en nueva Orleans en 2005.

La realidad de Harvey los pondrá a prueba de realmente representar a su Estado y consecuentemente los intereses del país, y votar rápidamente por la ayuda a los damnificados en Texas, o seguir siendo simplemente politiqueros y no patriotas y compasivos.

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /