LA AMÉRICA BLANCA ESTÁ ASUSTADA
Por Michel Leidermann

El presidente Donald Trump ha retorcido agitado los prejuicios para crear una ficción en su mensaje populista dirigido a su base de seguidores blancos conservadores. Ha presentado a México como el gran ogro, ha acusado a los migrantes mexicanos de ser criminales y ha prometido un muro en la frontera para frenar su entrada. 

Pero su referencia a una inmigración desenfrenada y peligrosa está basada en un mito. La actual cifra de indocumentados (11,3 millones) es inferior a la de períodos anteriores y desde hace cinco años es mayor el número de mexicanos que regresan a su país, que los que cruzan a Estados Unidos. Es más, según el Pew Research Center, Asia (chinos coreanos, hindúes, etc.) ya ha reemplazado a Latinoamérica como principal fuente de migrantes a los Estados Unidos.

Además, analistas aseguran que poco más del 40% de los indocumentados no cruzaron la frontera clandestinamente, sino que llegaron con distintos tipos de visas (turistas, estudiantes, trabajadores, profesionales) y se quedaron acá despues de expirar el plazo permitido.

Esos son los hechos. Pero Trump no los usa en sus declaraciones y tweets dirigidos principalmente a su base masivamente blanca, sobre todo trabajadores que han visto deteriorar su situación económica. Para ellos, prefiere usar un componente populista más sutil: el miedo. 

A su favor ha jugado la profunda transformación que ha vivido el país. La población más envejecida y rural ha visto cambiar su mundo y su descontento ha sido gran abastecedor de votos para Trump. 

En el último medio siglo han llegado a Estados Unidos 59 millones de migrantes. Ahora mismo, el 14% de la población nació fuera. El triple que en 1965. Y por primera vez en la historia, los blancos no hispanos han dejado de ser mayoría entre los menores de 10 años. El fenómeno parece imparable. California, Texas, Nevada, Hawái y Nuevo México ya son estados de mayorías multiétnicas. Y todo el país lo será irremediablemente para 2050.

Esta diversidad es muy superior en las ciudades que en las zonas rurales. Y es ahí, en las áreas fuera de las grandes urbes, con un entorno anticuado, donde ha crecido la resistencia blanca. 

Muchos estadounidenses mayores crecieron y se educaron en un país con menor diversidad étnica y donde la principal minoría era negra y estaba segregada de los blancos. Han visto cambiar su mundo y se han empobrecido y a ellos apela Trump con sus llamadas a devolver la grandeza de América. Al mismo tiempo Trump lo ha aprovechado para crear el mito de la calamidad mexicana.

El voto de la población blanca rural se ha vuelto un arma electoral mortífera. Por ejemplo, el pequeño estado de Pensilvania, viró los pasados comicios en su ámbito rural, dándole a Trump un margen de 287.000 votos sobre Hillary Clinton, mucho más que la ventaja obtenida por la demócrata en las ciudades (243.000 votos) del estado. 

Un beneficio que Trump no está dispuesto a perder a ningún precio y usando el populismo político para agradar y entusiasmar a su base electoral bajo la apariencia de defender sus intereses.

Pero la realidad comienza a impactar a todos, incluso a sus seguidores, y es “probable” que Trump no termine su mandato o al menos no sea reelegido en 2020, y entonces se vuelvan a valorar las verdades y el diálogo multipartidista. 

 

Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /