MACANAS ECONÓMICAS
Por Michel Leidermann

Algunos alaban la nueva ley tributaria como “creadora de empleo”. No puedo creer que la gente todavía se crea en los beneficios de ese sinsentido económico. Básicamente sostiene que, si a los ricos se les otorgan enormes exenciones impositivas, ellos gastarán dinero en nuevas inversiones que crearán nuevos empleos.

Macana 1: ¿Quién asegura que los trabajos se quedarán o volverán en América? Los hombres ricos podrían buscar mercados nuevos y mano de obra barata y hacer lo que hizo Donald Trump: invertir en proyectos en Arabia Saudita, China y Rusia, creando empleos para no estadounidenses. América pierde.

Macana 2: Incluso los defensores más entusiastas de esta ley admiten que aumentará el déficit; el único desacuerdo es cuánto. Ahora los chinos pueden comprar nuestros pagarés y nuestros nietos pueden pagar los intereses con impuestos más altos. América pierde.

Macana 3: no es así como funciona la economía. Nadie contrata personas sólo porque tiene dinero. Contratan porque necesitan trabajadores. Si le diéramos más descuentos a la clase media, el dinero ahorrado se gastaría acá y aumentaría el consumo aquí, y se necesitarían más trabajadores. A su vez, crearían más demanda y más empleo. Así es como crece una economía.

Macana 4: no funcionó en el pasado. El presidente Ronald Reagan redujo los impuestos a los ricos y el déficit aumentó. Bush redujo los impuestos a los ricos y hubo un desastre económico en su administración. Clinton gravó a los ricos y tuvimos un presupuesto equilibrado, brevemente.

 

ENFOQUE EQUIVOCADO

Los demócratas continúan desperdiciando energía buscando sacarle el jugo cada desaguisado de Donald Trump.

Difícilmente puede haber un insulto que no se haya destinado a Trump. Los medios y sus opositores, y hasta sus afiliados lo han tildado de tarado, imbécil, tonto, bufón ignorante, mentiroso, narcisista, idiota, payaso megalómano, y charlatán.

Los demócratas se arriesgan políticamente por atacar a Trump por nada, al atacarlo por todo. 

Los demócratas se han obsesionado con la arrogancia de Trump creyendo erróneamente de que pueden vencerlo atacando sus payasadas.

Las encuestas de salida mostraron que casi el 60% de los votantes en Noviembre pasado encontraron a Trump temperamentalmente inadecuado para la presidencia, pero que de todos modos una parte decisiva de ese 60% votó por él, tan hartos estaban de la política de costumbre y tan angustiados estaban con la patética opción (Hillary) que los demócratas les habían dado. Clinton intentó ganar la presidencia en el contexto de la incapacidad de Trump, pero ella necesitaba algo más para derrotarlo.

Después de 10 meses, la ceguedad de las embestidas demócratas contra Trump, sin ofrecer verdaderas alternativas para los distintos problemas que enfrenta el país, ha dejado al público estadounidense cansado y dejando a los demócratas autodefinidos únicamente en el contexto de su oposición a Trump, en lugar de ofrecer cualquier mensaje propio.

No es que no sea importante resistir a Trump y señalar vigorosamente sus barbaridades y afrentas. Es que debe haber un proceder de ponderación estratégica.

Los demócratas perdieron porque Clinton fue una inapetente candidata, pero a pesar de eso, ella realmente no perdió la votación popular sino solo los votos del colegio electoral intencionadamente no universalmente representativo. Su margen de voto popular sobre Trump excedió al de John F. Kennedy sobre Richard Nixon y Jimmy Carter sobre Gerald Ford.

Los demócratas deben elegir las batallas que pueden ganar. Deben definirse significativamente con nuevas propuestas y soluciones que realmente atraigan a los estadounidenses ya cansados de politiquería y no únicamente arremetiendo contra el hombre que consideran despreciable. 

 

Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /