¿Y si ganan los demócratas?
Por Michel Leidermann
Aunque las elecciones legislativas de noviembre son consideradas  por muchos como relativas únicamente a la  política nacional interna, los resultados  podrían tener un gran impacto en la política exterior del país.
Estarán en juego las 435 bancas en la Cámara de Representantes, 33 de los 100 asientos del Senado, y 36 de las 50 gubernaturas estatales. Los demócratas necesitan ganar 15 bancas en la Cámara de Representantes y 6 en el Senado para ganar control de ambas cámaras en el Congreso Nacional. Las encuestas muestran que los demócratas están por ahora entre 13 y 21 puntos porcentuales por encima de los republicanos en las preferencias.
El creciente rechazo público a la guerra de Irak, el escándalo sobre los mensajes electrónicos del ex congresista republicano Mark Foley a mensajeros del Congreso, y el enojo de los votantes latinos por la disposición anti inmigrante de una parte considerable del Partido Republicano, está alejando a muchos votantes de ese partido. Y después de años de control republicano en ambas cámaras del Congreso, los votantes parecen preferir un cambio.
¿Qué va cambiar si los demócratas controlan la Cámara de Representantes?
Con los demócratas en el poder de la Cámara de Baja, ya no habrá una aprobación impensada como ha ocurrido hasta ahora, de los fondos para la guerra en Irak. Podrán ser restringidos pero no totalmente, porque el control del Senado puede quedar en manos republicanas.
¿Sobre inmigración?: con más demócratas en la Cámara de Representantes, por primera vez en muchos años habrá una oportunidad de aprobar una ley de inmigración con un programa de legalización para inmigrantes. También  es posible que los fondos para la ley del muro fronterizo de 700 millas recientemente aprobado por la mayoría republicana y promulgado por Bush, se esfumarán.
El Congreso controlado por republicanos sólo aprobó $1,200 millones del costo total estimado de $7,000 millones para el muro y con los demócratas en control, el dinero para el muro estará aún más limitado.
Por otra parte será más difícil que se aprueben los tratados de libre comercio pendientes con Perú, Colombia, Ecuador y otros países. El Partido Demócrata es básicamente proteccionista y muy cerrado en cuanto a abrirse hacia el  comercio exterior.
Además si los demócratas salen ganadores en noviembre con un buen apoyo del electorado latino, es muy posible que el actual gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, criado en México e hijo de madre mexicana, busque la nominación demócrata para las elecciones presidenciales del 2008.
Richardson, fue secretario de Energía y embajador de EUA ante las Naciones Unidas durante el gobierno del presidente Bill Clinton, y ciertamente conoce de política exterior y a la comunidad latina. Podría ser un candidato demócrata muy fuerte para ganarle la nominación a la actual preferida, la senadora por Nueva York, Hillary Rodham-Clinton, esposa del ex presidente.
Muy probablemente, los demócratas recuperarán parte del Poder Legislativo. Las encuestas muestran un sentimiento muy amplio de que después de varios años de control republicano sobre las tres ramas de gobierno, el gobierno del presidente Bush necesita una dosis de oposición interna para ver si comienza a tomar decisiones más del gusto de la mayoría del electorado.
Y un Congreso con una Cámara Baja en manos de la oposición no sería nada malo. Cuando los presidentes tienen todos los poderes, tienden a volverse arrogantes. Y la arrogancia, como quedó probado en la guerra de Irak, frecuentemente lleva a decisiones cuestionables.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /