GUATEMALA ES EL ÚNICO PAÍS QUE NO PUEDE PARTICIPAR EN TORNEOS DE LA “FIFA” 
CON MÁS DE UN AÑO Y MEDIO DE CONFLICTO A CUESTAS, LOS FUTBOLISTAS GUATEMALTECOS DE TODOS LOS NIVELES HAN RESULTADO LOS MÁS PERJUDICADOS
14323A.jpg

La afición futbolística de Guatemala no ha podido ver jugar a su selección desde mediados de 2016 debido a la suspensión que le impuso la FIFA que actualmente no tiene permitido participar en competencias internacionales.

Desde hace 18 meses, la Federación de Fútbol de Guatemala (Fedefut) enfrenta una suspensión como consecuencia de la investigación realizada en 2015 por presunta corrupción en varias federaciones conocida como “FIFAgate”, y que imposibilita a sus selecciones nacionales de todos niveles, participar en torneos y eliminatorias.

La liga nacional ha continuado, pero los jugadores guatemaltecos no han podido competir con su selección.

Desde 2016, Guatemala no tuvo oportunidad de participar en la Copa de Oro de Concacaf, el torneo de la confederación regional del que ha sido semifinalista, ni en la Copa Centroamericana que ya ganó una vez en 2001. 

La investigación de 2015 que lanzó el Departamento de Justicia de EE.UU. sobre dirigentes de la FIFA y de otras federaciones del mundo, también tuvo consecuencias en Guatemala. El caso, llamado “FIFAgate”, llevó a la detención y procesamiento judicial del entonces presidente de la Fedefut, Brayan Jiménez, y del secretario general, Héctor Trujillo, acusados de corrupción y que a la postre se declararon culpables en un acuerdo judicial con la justicia de EE.UU..

La FIFA ordenó entonces que una Comisión de Regularización, integrada por guatemaltecos que el organismo designó, tomara el control de la Fedefut para reestructurar la directiva y crear los nuevos estatutos de la federación. Esta ejerció funciones de enero a octubre de 2016, cuando fue desconocida en una asamblea de miembros de la Fedefut que acusaron a la Comisión de no dar resultados ni convocar a elecciones de directivos como estaba previsto.

Durante 2017, la solución al conflicto entre la Fedefut y la FIFA no registró avances, e incluso empeoró. FIFA exigió nuevos estatutos a Guatemala que estén acorde con sus normativas, como la elección de directivos sancionada por sus estatutos.

FIFA no permite que las leyes de ningún país tengan injerencia en la organización del fútbol que rige, un requisito que no se cumplía en Guatemala.

El Congreso de Guatemala tuvo que ajustar la Ley del Deporte del país para que no interfiriera con los estatutos que pide FIFA.

Sin embargo, la FIFA tenía una exigencia más: la renuncia de los directivos de la Fedefut.

Con más de un año y medio de conflicto a cuestas, los futbolistas guatemaltecos de todos los niveles han resultado los más perjudicados. Los juveniles no han podido competir para clasificarse a mundiales de las categorías sub-17, sub-20 o sub-23, ni los seleccionados han podido participar en los campeonatos internacionales regionales.

Además, el fútbol de Guatemala ha dejado de recibir ingresos por sus participaciones en torneos internacionales, así como los redituables partidos en EE.UU., en donde hay una gran comunidad de guatemaltecos que siguen a su selección.

Los días más decisivos para el futuro del fútbol de Guatemala llegarán en los primeros días de mayo, cuando la FIFA verificará que se han cumplido sus exigencias y podría darse el levantamiento de la suspensión. 

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /