¡Adiós republicanos!
Por Michel Leidermann
Los votantes latinos le dijeron “adiós” al Partido Republicano en las elecciones legislativas intermedias del martes 7, votando macizamente por los demócratas, en repudio al intento de los legisladores republicanos de culpar a los inmigrantes por muchos de los problemas de este país.
Contrariamente a las predicciones de muchos expertos que los latinos no asistirían a votar masivamente, las encuestas concluyeron que los votos latinos fueron el 8% del total, prácticamente igual que en la elección presidencial del 2004, y mucho más que en las elecciones intermedias del 2002.
El martes 7, los latinos votaron 73% por los demócratas y sólo 26% por los republicanos. En la elección presidencial del 2004, los latinos votaron 55% por los demócratas, y 42% por los republicanos.
Expertos pronosticaban que los latinos no votarían masivamente, en parte porque muchas de las elecciones más reñidas fueron en estados con menos residentes latinos. También que tomaría hasta las elecciones del 2008 para que la mayoría de los inmigrantes latinos fueran ciudadanos y votaran.
Pero la histeria anti inmigratoria encabezada por la derecha republicana en la Cámara de Representantes irritó a muchos latinos nacidos en EUA, que normalmente no se preocupan por el tema de la inmigración.
El favor republicano para construir un muro de 700 millas a lo largo de la frontera con México, y sus esfuerzos para aprobar una iniciativa que hubiese convertido a trabajadores indocumentados en delincuentes, generaron un clima que muchos ciudadanos latinos vieron como un racismo disfrazado.
Los republicanos contra la inmigración dicen que sólo se oponen a la ‘’inmigración ilegal’’, y que no tienen nada en contra de los inmigrantes legales.
Pero cuando acusaron a los indocumentados de estar vaciando las arcas de la seguridad social, saturar las escuelas y los hospitales, ser terroristas potenciales y traer enfermedades infecciosas a los EUA, millones de estadounidenses de herencia latina se sintieron insultados. Fue como si todos los latinos de repente representaran una amenaza potencial a la seguridad nacional de EUA.
Las encuestas mostraron que los votantes estadounidenses pensaban que los temas más importantes eran 42% la corrupción y la ética, 40% el terrorismo, 39% la economía, 37% dijo Irak, 36% dijo valores morales, y 29% la inmigración ilegal.
Si el esfuerzo republicano de colocar la inmigración punto central de la agenda política tenía como objetivo distraer la atención de la guerra en Irak, o movilizar a s republicanos a salir a votar, la estrategia fracasó. Y por ende muchos candidatos que centralizaron sus campañas en exigir una línea dura hacia los inmigrantes, fueron derrotados.
Ahora, los candidatos a la presidencia en el 2008, buscarán soluciones mucho más serias para detener el flujo de indocumentados. En lugar de respaldar un inútil muro de 700 millas, que sólo empujará a los inmigrantes a entrar a los EUA por cualquier otro lugar a lo largo de las 2,000 millas de la frontera con México, deberían buscar caminos para reducir la brecha de ingresos entre los EUA, México y el resto de América Latina.
Mientras el ingreso per cápita de EUA de $42,000 al año se compare con los $10,000 en México, o los $2,900 en Nicaragua, no habrá muros suficientemente altos o anchos para detener el flujo de inmigrantes. Además mientras no se solucione el problema de los indocumentados que ya están acá, difícilmente podrán encontrarse soluciones para los que sigan llegando.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /