¿Demócratas controlan el congreso?
Por Michel Leidermann
La lucha interna entre los demócratas luego de su victoria en las elecciones del 7 de noviembre, ha llevado a algunos a preguntarse si el partido está preparado para su nueva responsabilidad de manejar el Congreso Nacional.
La primera semana desde las elecciones trajo una derrota personal para Nancy Pelosi, quien será presidenta de los Representantes Demócratas, y en la primera mujer en ser la número tres en la línea de sucesión presidencial, detrás del vicepresidente.
Pelosi trató de imponer a un estrecho aliado (John Murtha de Pennsylvania.) como Líder de la mayoría y como su mano derecha.  Pero Pelosi dió motivos para dudar de sus habilidades políticas, cuando Steny Hoyer de Maryland, fue elegido por amplia mayoría.
Aparentemente Pelosi ha causado una grave erosión dentro de su propio partido incluso antes de tomar el mando, ya que las bases prefirieron elegir a un “enemigo político” de Pelosi,  afirmando con ello que no se dejarán manejar por ella, y que la Comisión  (caucus) Demócrata tiene sus propias opiniones independientes de los deseos de Pelosi.
A pesar de la falta de claridad sobre su agenda legislativa y los restringidos poderes que les da una limitada mayoría en el Congreso, los legisladores demócratas ganaron el Congreso principalmente por la  protesta de los electores contra la presidencia de Bush.
Una de las varias encuestas de opinión, reveló que el 51% de los electores espera que los demócratas tomen la iniciativa de conducir al país, frente al 29%, que espera que lo haga el Presidente.
Con todos los ojos puestos ahora en la próxima campaña presidencial del 2008, la habilidad de los demócratas de crear una alternativa política aceptable frente a la presidencia de Bush, será crucial para convencer a los electores que les permita volver a la Casa Blanca dentro de dos años.
Por el momento, los nuevos legisladores demócratas, quienes asumen en enero sus nuevas responsabilidades en el Congreso, tienen dos meses para prepararse para operar desde una posición de fuerza.
Sin embargo, el problema es que los demócratas sólo hicieron campaña, sobre la necesidad de hacer cambios. No ofrecieron un plan detallado de sus planes de campaña y ahora están teniendo que armar uno a la carrera. Como sólo  poseen una pequeña mayoría legislativa, no parece que ellos puedan ser muy atrevidos en los proyectos de ley que propongan.
Por el momento, los líderes demócratas confirmaron solamente algunas prioridades que ellos planean impulsar en las próximas semanas: un incremento del salario mínimo, una nueva política energética menos favorable a las compañías petroleras, y esfuerzos para combatir el efecto invernadero en el medio ambiente.
Bush ya ha indicado que está abierto a elevar el salario mínimo siempre que se adopten algunas medidas para proteger a las pequeñas empresas de los efectos del aumento.
Sin embargo, las más ambiciosas propuestas demócratas corren el riesgo de enfrentar el veto presidencial o de caer víctimas de divisiones internas de su propio partido. Además, su mayoría en el Senado es particularmente precaria: 51 demócratas contra 49 republicanos.
Asimismo, los demócratas confían en la cooperación de legisladores con un pronunciado carácter independiente, y eso está por verse.
Los republicanos podrían revertir la pérdida masiva de votantes latinos si el nuevo Congreso aprueba una reforma migratoria que incluya la regularización de millones de indocumentados, y los republicanos la apoyan.
Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /