Los dólares para el muro
Por Michel Leidermann
El planeado muro en la frontera con México es una de las ideas más ofuscadas del Congreso, ahora que el nuevo precio estimado para su construcción llega hasta $37,000 millones. Esto debería ser suficiente razón para abandonarlo.
El Departamento de Seguridad Nacional, declaró recientemente que el “muro virtual” con monitores electrónicos podría costar hasta $30 mil millones que se suman a los $7 mil millones para construir las vallas de 700 millas a lo largo de las 2,000 millas de la frontera con México.
Algunos hasta dicen en broma que sería mucho más barato construirlo desde el lado mexicano con mano de obra azteca.
El total de $37 mil millones es más del doble de la inversión extranjera en México el año pasado, y en la práctica no evitaría que los ilegales sigan cruzando la frontera. Mientras haya gente al sur de los EUA que no encuentren empleos en sus países, seguirán encontrando la manera de cruzar. Lo harán por Canadá, por mar, o por avión con visas de turismo y quedándose acá como ya lo hicieron casi la mitad de los indocumentados.
¿No sería mejor invertir este dinero para ayudar a reducir el flujo de inmigrantes, mejorando las condiciones en los países latinos?
Debido a que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) de 1994 benefició mucho más al norte de México que al sur del país, hoy existen en verdad dos Méxicos. La gente del sur se está yendo al norte para conseguir mejores trabajos, y luego seguir viaje a EUA.
Para ayudar a la recuperación económica de México y que su gente se pueda quedar allá trabajando, hay que invertir en ese país. Los expertos coinciden en que tampoco hay más inversiones en el sur de México, porque aunque los salarios son


hasta tres veces menos que en el norte, no hay carreteras adecuadas para exportar directamente los productos a los EUA.
El sur de México podría convertirse en un imán para las inversiones si tuviera la infraestructura vial adecuada que no pase por el DF y que vaya directamente a la frontera. Así mucha menos gente buscaría emigrar hacia el norte. Habría que construir carreteras, y puertos en el sur y centro de México, de donde salen la mayor parte de los inmigrantes.
Además habría que extender a México préstamos con bajo interés. Después que el presidente Clinton rescató la economía mexicana con un paquete de ayuda de $50 mil millones en 1995, México pagó su deuda, antes de la fecha de vencimiento. Sería como un nuevo plan Marshall, el cual ayudó a la recuperación de Europa después de la Segunda Guerra Mundial con préstamos a 50 años plazo y a sólo el 2% de interés anual.
Con la falta de servicios médicos en EUA, México podría firmar un Acuerdo de Servicios de Salud con EUA, que permitiría que hospitales mexicanos previamente certificados, trataran a una parte de los 100 millones de estadounidenses con seguros médicos, que se van a jubilar en los próximos treinta años.
Eso podría ayudar a los jubilados a recibir atención médica más personalizada, y a México a desarrollar sus servicios hospitalarios, el turismo y los bienes raíces, tal como se beneficia España con los jubilados alemanes y suecos.
Hay que adaptar ideas más efectivas para reducir la migración ilegal, que gastar $37 mil millones en un muro condenado por todo el mundo.
Edición de esta semana
FAMILIA LATINA DE ACTORES EN ARKANSAS CENTRAL
El talento artístico entre los latinos as algo casi natural pero lamentablemente en Arkansas Central son pocos los casos en que se destacan por sus diferentes expresiones artísticas, en especial la actuación teatral.   / ver más /
El consulado de México en Little Rock invita al concierto en Little Rock de Paco Rentería, el talentoso guitarrista y compositor mexicano para celebrar tanto el 208º Aniversario de la Independencia de México, así como el Mes de la Herencia Hispana, el lunes, 24 de septiembre, en el Teatro CALS Ron Robinson (#100 River Market Ave.) de 7 a 8:30 p.m.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aquellos que hacen de la política un medio para ganarse la vida, a menudo asumen que, a otras personas, la política les importa tanto como a ellos. Pero no es así.   / ver más /