Bill Richardson el único gobernador latino que buscará la presidencia
1673A.jpg
Bill Richardson, el gobernador demócrata de Nuevo México y el único gobernador latino en el país, dio el domingo 21 el paso inicial para buscar la nominación de su partido con miras a convertirse en el primer presidente latino en la historia de Estados Unidos y dijo que formará el comité exploratorio para buscar la nominación demócrata en las elecciones generales de 2008.
La gran interrogante es si el candidato latino también podrá recaudar los fondos necesarios para montar una campaña seria.
Dijo que Estados Unidos es una nación “muy tolerante y positiva” que está preparada para tener un presidente latino, afroamericano o una mujer.
William Blaine Richardson, gobernador, congresista, diplomático y ex funcionario del gabinete del presidente demócrata, Bill Clinton, es hijo de padre estadounidense y de madre mexicana. Nació el 15 de noviembre de 1947 en Pasadena, California, pero vivió hasta su adolescencia en México.
Richardson afirmó por televisión que “no voy a contender como un candidato latino sino como un estadounidense orgulloso de ser latino y orgulloso de mi herencia”. La comunidad latina, indicó, es creciente y dinámica. “Pero no me estaría enfocando sólo en asuntos latinos o en tratar de obtener el voto latino”, agregó.
Sobre el tema de Irak, Richardson dijo que “el próximo presidente de Estados Unidos tiene que retirar nuestras tropas de Irak sin demora”.
Agregó que se requiere bipartidismo, respeto y civilidad para obtener logros, indicó. “Ésa es una lección que he aprendido como gobernador y es lo que haré como presidente”.
En su portal de Internet, anuncia que “sé que no soy el favorito en esta contienda” y que no contará con los recursos de otros, pero echó mano de su experiencia política y diplomática. “Estos tiempos serios demandan gente seria con experiencia en el mundo real en resolver los retos que enfrentamos. Humildemente, creo que soy el candidato mejor equipado para enfrentar estos retos”, señaló.
Richardson se une a una creciente y diversa lista de demócratas (ya van nueve precandidatos demócratas) que aspiran a la nominación de su partido para tratar de arrebatarle la Casa Blanca a los republicanos en 2008. La senadora demócrata de Nueva York y ex primera dama, Hillary Rodham Clinton, aspira a ser la primera mujer presidenta; y su colega de Illinois, el senador Barack Obama, quiere convertirse en el primer afroamericano en ocupar la Casa Blanca. Pero en las encuestas Richardson aparece por ahora muy rezagado con respecto a estos candidatos que combinan popularidad con una gran capacidad para recaudar fondos.
Richardson es quizá la figura política latina demócrata más conocida, visible, carismática y con un envidiable currículum en política exterior y doméstica. “En realidad, ya hice muchas de las cosas de las que hablan los otros candidatos en sus discursos”, señaló.
En Nuevo México, promovió medidas para combatir el cambio del clima y mejorar las escuelas. También fomentó recortes en los impuestos a los ingresos, a las ganancias y a los alimentos.
Es egresado de la Fletcher School of Law and Diplomacy de la Universidad Tufts.
En 1982 fue electo a la Cámara de Representantes federal por el estado de Nuevo México. Sirvió por 15 años siendo reelecto en siete ocasiones. En el Congreso, además de presidir la bancanda latina, fue uno de los líderes en la Cámara Baja entonces dominada por los demócratas y fue figura central en la aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), además de servir de enlace con México.
Paralelamente se dedicó a labores diplomáticas extraoficiales que le valieron ser nominado al Premio Nobel de la Paz. Entre sus logros figuran su trabajo para liberar a soldados estadounidenses y otros cautivos en Irak, Corea del Norte, Birmania, Vietnam, Haití, Sudán y Cuba. También negoció por la transferencia pacífica del poder en el antiguo Congo, y para conseguir el paso seguro a través de Uzbekistán de unos siete mil refugiados de Tayikistán que estaban atrapados en el norte de Afganistán.
A fines de 2006 se reunió con líderes sudaneses en la búsqueda de un fin a la violencia en Darfur.
En el segundo período de Clinton, en 1996, Richardson se convirtió en el embajador de Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Sus actividades fueron múltiples y le tocó la crisis con Irak que culminó en el bombardeo de 1998 ordenado por el presidente Clinton.
Clinton le pidió a Richardson su retorno al gabinete como secretario de Energía tras la salida de Federico Peña. Ahí se mantuvo hasta que los demócratas salieron de la Casa Blanca en 2000.
En 2002 fue electo gobernador de Nuevo México y fue reelecto en noviembre del año pasado con 69% del voto.
Algunos afirman que los antecedentes de Richardson lo convierten en un candidato ideal a la vicepresidencia. Pero Richardson señala: “No estoy en la contienda para ser vicepresidente”.
Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /