Gobernador Richardson de Nuevo México apoya ley prohibiendo peleas
ALBUQUERQUE – El gobernador de Nuevo México, Bill Richardson prometió apoyar una propuesta destinada a hacer ilegales las peleas de gallo en el estado.
Pero Ronald Barron, presidente de la Asociación de Criadores de Gallos de Pelea de Nuevo México dijo que “No me parece que deban convertir en criminales a gente que se ha ganado la vida en esto, que ha sido su deporte, su estilo de vida por muchos, muchos años”, indicó.
La posición de Richardson le da un toque nuevo a un tema viejo, uno que genera pasiones en ambos bandos y que históricamente ha dividido a los intereses rurales y a los urbanos.
La senadora estatal demócrata Mary Jane García, ha estado tratando de prohibir las pelas de gallos por 17 años, y cuenta con el apoyo de activistas que abogan por los derechos de los animales. “No me importan los criadores. Me importan las peleas de gallos”, dijo García. “Pueden hacer los que les plazca con los gallos, pero quiero que las peleas de gallos se terminen. Le dan una mala imagen a Nuevo México”, advirtió.
De ser aprobado el proyecto de ley, Luisiana sería el único estado donde las peleas de gallo seguirían siendo legales.
Hasta el mes pasado Richardson se había mantenido fuera del debate diciendo que no quería que la controversia interfiriera con otros temas.
Por lo menos 13 condados y 29 municipalidades en Nuevo México prohíben las peleas de gallos, pero no hay una ley que las prohíba en todo el estado.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /