Indocumentados detenidos permanecen en limbo legal
1745A.jpg
WASHINGTON: El Gobierno estadounidense mantiene detenidos a un creciente número de indocumentados en cárceles, alejados de sus abogados y familiares, a veces bajo grandes carpas recién montadas, donde los derechos de los arrestados no son respetados, denunciaron organizaciones humanitarias.
Brent Wilkes, director ejecutivo de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), aseguró que la actual cifra récord es de 26,500 indocumentados detenidos, a menudo sin asistencia legal.
Bajo la presión del Congreso para luchar contra la inmigración ilegal, el Departamento de Seguridad Interior (DHS) aumentó hace un año las redadas contra los indocumentados y amplió las capacidades de sus cárceles para evitar la liberación de los no mexicanos, como ocurría anteriormente por falta de lugar.
Para alojar a los arrestados, el Gobierno creó asimismo un centro de detención en Raymondville (Texas), a unos kilómetros de la frontera mexicana, donde 2,000 detenidos viven en 10 grandes carpas sin ventanas, a la espera de su expulsión.
Las condiciones de detención de los inmigrantes, que no tienen derecho a un abogado de oficio, levantaron una oleada de críticas de varias organizaciones, como el Colegio de Abogados (ABA) que escribió una carta al Gobierno para comunicarle su inconformidad con este tratamiento.
‘’Nos oponemos al traslado contra su voluntad de inmigrantes y refugiados cuando impide que se mantenga la relación entre un abogado y su cliente y complica la posibilidad de lograr un nuevo defensor’’, se quejó ABA.
‘’Al crear una ciudad de carpas en un lugar tan remoto, hasta las organizaciones que ofrecen asesoría legal gratuita no pueden entrar en contacto con los detenidos y eso constituye un enorme problema’’, lamentó Sarnata Reynolds, directora de Amnistía Internacional (AI) para los refugiados.
‘’El Gobierno se esfuerza por demostrar que aplica las leyes de inmigración mediante redadas masivas sin disponer de centros con capacidad’’ para alojar a los arrestados, se lamentó Wilkes.
El propio presidente Bush reconoció en varias oportunidades que EUA no podía expulsar a los cerca de 12 millones de ilegales que viven en el país, por lo que pide al Congreso una reforma de la ley de inmigración que abra el camino a la regularización de los inmigrantes. Mientras tanto, las redadas no paran y se mantienen ‘’las condiciones horribles’’ de detención de los inmigrantes detenidos.
Edición de esta semana
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
¿Quién sabe exactamente lo que las etiquetas políticas significan? Si un liberal apoya la atención médica asequible para todos, la educación pública de calidad para todos, la reducción de la disparidad de ingresos, una fuerte defensa nacional basada en el liderazgo estadounidense en una coalición de naciones comprometidas con la democracia y los derechos humanos en todo el mundo, entonces es tildado de socialista.   / ver más /