Exposición sobre la Guerra Mexicano - Estadounidense
18A.jpg
El Museo de la Antigua Casa de Gobierno (Old State House) en Little Rock, abrió al público este viernes 17, una exposición sobre la Guerra Mexicano-Estadounidense, presentando no sólo el punto de vista americano sobre el conflicto armado, sino también la perspectiva mexicana sobre esta agresión militar, así como también el triste y vergonzoso papel de los soldados de Arkansas que participaron en la guerra.
La historiadora Laura Herrera, Profesor Investigador Titular en el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, asesoró a los organizadores de la exposición de la Antigua Casa de Gobierno de Arkansas en la presentación y explicaciones de la exposición, así como también colaboró en la recolección de los artefactos, utensilios, uniformes y armas de la época, que ahora podrán verse en Little Rock.
La Guerra Mexicano-Estadounidense, fue el conflicto bélico que enfrentó a Estados Unidos y México, desde 1846 hasta 1848, cuyo desenlace final supuso la pérdida de una inmensa cantidad de territorios mexicanos en beneficio de los Estados Unidos.
(a) Las causas principales de la guerra fueron: la anexión de la República de Texas llevada a cabo el 29 de diciembre de 1845 por Estados Unidos, que la convirtió en su 28º estado;(b) las reclamaciones de aquellos ciudadanos estadounidenses contra el gobierno mexicano, y que habían sido heridos y sus propiedades arrasadas durante los frecuentes enfrentamientos civiles entre liberales y conservadores mexicanos en esta época; y
c), el deseo de Estados Unidos de adquirir California y Nuevo México (entonces provincias mexicanas), donde se había creado un grupo autonomista mexicano que se oponía a la centralización impuesta por los conservadores a través de las denominadas Siete Leyes, de 1836, y de la consiguiente instauración de la República de carácter centralista en México.
Dado que al contrario que en Texas, no eran muchos los colonos estadounidenses que habitaban los territorios de California y Nuevo México, existía el temor en Estados Unidos de que estos cayeran bajo control británico o francés.
En noviembre de 1845, el presidente James K. Polk envió al diplomático John Slidell a México para negociar una modificación de las fronteras, a cambio de la asunción por el gobierno de Estados Unidos de las reclamaciones de los ciudadanos estado-unidenses contra México, y también para hacer una oferta de compra de California y Nuevo México.
Las autoridades mexicanas rehusaron negociar con Slidell a pesar de su debilidad interna, fruto del enfrentamiento abierto entre los mexicanos liberales federalistas y conservadores centralistas y del tesoro exhausto tras la guerra en Texas y la llamada guerra de los Pasteles, y del hecho de haber sofocado la sublevación de Yucatán y otros intentos secesionistas en Sonora y Tamaulipas.
Además, el gobierno mexicano estaba totalmente pendiente de pronunciamientos militares, de distinto signo, que debilitaban su posición y su cohesión militar. Simul-táneamente, tropas estadounidenses al mando del general Zachary Taylor avanzaron hacia la desembocadura del río Grande del Norte (río Bravo), que Texas consideraba su frontera meridional.
México, que reclamaba como auténtica frontera el río Nueces (al noreste de río Grande del Norte), consideró la maniobra del ejército de Taylor como un acto de agresión, por lo que en abril de 1846 envió tropas hacia esa zona.A su vez, el presidente Polk afirmó que el avance mexicano era una invasión del territorio de Estados Unidos y presionó al Congreso, que declaró formalmente la guerra a México el 13 de mayo de 1846.
México, por su parte, hizo el 7 de julio de 1846 su propia declaración de guerra.
El plan de la campaña militar estadounidense constaba de tres objetivos: a) la invasión del norte de México llevada a cabo por Taylor; b) la ocupación de Nuevo México (agosto de 1846) y California (julio de 1846) por tropas al mando del coronel Stephen Watts Kearny; y c) el bloqueo de las costas mexicanas.
Incluso antes de que se declarara oficialmente la guerra, Taylor ya había derrotado a los mexicanos en las batallas de Palo Alto (8 de mayo de 1846) y Resaca de la Palma (9 de mayo), obligándoles a retroceder hacia el río Grande del Norte. Sólo entonces se adentró en México, ocupó Matamoros (en Tamaulipas) el 18 de mayo, conquistó Monterrey (24 de septiembre) y se enfrentó a las fuerzas mexicanas, al mando del general y presidente Antonio López de Santa Anna, en la tenazmente disputada batalla de Buena Vista (22 y 23 de febrero de 1847).
Kearny ocupó lo que hoy es Nuevo México, e internándose en California, participó en la conquista de ese territorio. Bajo el mando del comodoro John Drake Sloat y del capitán John Charles Frémont, California ya había declarado su independencia de México, siendo declarado en julio de 1846, territorio de Estados Unidos.
A pesar de estas victorias estadounidenses y del éxito del bloqueo, México se negó a reconocer su derrota, por lo que Estados Unidos decidió enviar una tercera expedición militar para conquistar la capital mexicana y poner así fin a la guerra.
Tras un prolongado y cruento cañoneo en la ciudad, las tropas estadounidenses al mando del general Winfield Scott, que había desembarcado el 9 de febrero con 13,000 hombres, conquistaron Veracruz (29 de marzo de 1847) y derrotaron a los mexicanos -que al mando del general Santa Anna le esperaban- en Cerro Gordo, y posteriormente en Contreras y Churubusco.
Más tarde, ocuparon Casa Mata y Molino del Rey; y, a continuación, tomaron al asalto el castillo situado en el cerro de Chapultepec -a pesar de la tenaz resistencia de los cadetes del Colegio Militar, popularmente conocidos como los Niños Héroes-, ruta de acceso a la ciudad de México, que cayó el 14 de septiembre de 1847.
El Tratado de Guadalupe Hidalgo, firmado el 2 de febrero de 1848, restableció la paz, que supuso para México la pérdida de más de la mitad de su territorio original. El río Grande del Norte se convirtió en la frontera meridional de Texas, mientras que California y Nuevo México fueron cedidos a Estados Unidos. En contrapartida, Estados Unidos desembolsó a México la suma de 15 millones de dólares, pagaderos en cinco plazos anuales, y se comprometió a solucionar todas las reclamaciones de sus ciudadanos contra México, que superaban los 3.5 millones de dólares.
La guerra con Estados Unidos supuso para México la pérdida de más del 55% de su territorio (2,400,000 km2), en tanto que Estados Unidos, cumpliendo con la doctrina del “destino manifiesto”, proclamada por John L. Sullivan en 1845, se anexó tierras de enormes riquezas agrícolas, mineras y petroleras, puertos excelentes y logró una dominante situación estratégica y geopolítica mundial.
En una época de graves convulsiones internas, de predominio conservador, clerical y centralista, la invasión estadounidense, y su entrada en la capital un 14 de septiembre, marcó el punto más bajo en la moral nacional mexicana. México celebra todos los años un homenaje a los Niños Héroes en recuerdo de los cadetes que entregaron su vida en el castillo de Chapultepec.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /