Se necesitan más estrategias para que más latinos vayan a la universidad
1804A.jpg
Con la premisa de que las comunidades minoritarias están económicamente en desventaja y de que un importante número de estudiantes latinos fracasa en su desempeño escolar, líderes en educación buscan cada vez más que estudiantes latinos puedan llegar a la universidad, pero ponen de manifiesto que son varias las barreras que los latinos enfrentan para cursar una carrera profesional, y que para lograrlo hace falta la colaboración entre distritos escolares, grupos comunitarios, políticos y legisladores.
“Ya sabemos que los latinos van a ser la mayoría de la fuerza laboral en el futuro. Ahora el mayor desafío es aumentar el número de latinos que cursen la educación superior”, dijo Valerie Cuevas, directora asistente de servicios comunitarios de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos y Nombrados (NALEO). “Pero uno de los problemas con los que nos estamos encontrando es que los estudiantes no están tomando los cursos necesarios que los preparan para ir a la universidad”.
Además la poca preparación académica de algunos padres dificulta a muchas familias, mostrar el interés necesario para ayudar a sus hijos en acciones tan sencillas como las tareas.
La mayoría de los padres siempre se involucran con sus hijos en la primaria, pero dejan de hacerlo en la escuela intermedia o durante la secundaria, que es cuando más tienen que estar detrás de sus hijos, por ser la edad en la que reciben las influencias que pueden hacerles cambiar sus intereses.
Aunque no sepan bien inglés, los padres pueden repasar la tarea o tener comunicación con los maestros, y sobre todo, motivar a sus hijos desde temprano para que vayan a la universidad.
Además no únicamente está el problema del inglés, sino de la calidad de la instrucción en las escuelas, que no sólo tiene que ver con la preparación que tienen los maestros, sino con el ambiente familiar o el respeto a unos determinados valores sociales.
Pero sin duda alguna, la situación económica es para los expertos —independientemente del desempeño académico —, lo que más dificulta el acceso de los latinos a una carrera profesional.
El 80% de los latinos que comienzan la educación superior lo hacen en colegios comunitarios o de dos años, porque es lo que les resulta más barato, pero después la mayoría no se transfieren a una carrera universitaria de cuatro años.
Hay dinero para ayudar en forma de becas públicas y otras que son privadas, o incluso préstamos a un interés bajo, pero muchas familias no se informan de cómo aprovechar esos recursos.
Aún así, el gobierno debe destinar más fondos para ayudar a las familias de clase media y baja que quieran mandar sus hijos a la universidad, dado que si no se tiene el dinero suficiente, tampoco se tiene acceso a los programas universitarios.
Otro tema que debiera resolverse, es facilitar el ingreso a la universidad a la población indocumentada que dispone aún de menores recursos económicos, a pesar de haber terminado su secundaria en una escuela pública gratuita.
Aunque en algunos estados se posibilita que los estudiantes sin documentos se puedan matricular en la educación superior pagando como si no fueran residentes de su estado, la esperanza es que en un futuro cercano se puedan crear becas o ayudas que, sin violar las leyes estatales y federales, ofrezcan fondos a esta categoría de estudiantes, de una manera similar a como lo estipula el borrador de la “Dream Act” (Ley Soñar) aún pendiente por varios años en el Congreso Nacional y que justamente posibilitaría esta opción.
Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /