NAOMI OSAKA, LA “TENISTA REBELDE” QUE ESTÁ CAMBIANDO JAPÓN
ES LA JAPONESA DE MÁS ALTO PERFIL QUE HA EMPLAZADO EL PROBLEMA DE LA SALUD MENTAL EN LA OPINIÓN PÚBLICA

Todo el mundo lo sabe ahora. Naomi Osaka, la hija de madre japonesa y padre haitiano, criada en Estados Unidos, es el rostro de Tokyo 2020.

En cada parada de autobús en Tokio, la joven de 23 años aparece en un anuncio, saludando a los pasajeros locales e internacionales. Está vestida con una chaquetilla rosa neón sobre ropa deportiva negra.

El lema del anuncio está escrito mitad en inglés y mitad en japonés. Es la palabra “nuevo”, seguida de un símbolo que puede traducirse como “mundo” o “generación”.

Osaka, quien renunció a su ciudadanía estadounidense en 2019 en favor de su herencia japonesa, está trayendo más que títulos a su tierra natal. Ella está trayendo cambio.

No es necesario volver a la infancia de Osaka para encontrarse con interrogantes sobre cómo encaja en la sociedad japonesa.

“Para ser honesto, nos sentimos un poco alejados de ella porque es muy diferente físicamente”, dijo Nao Hibino, actualmente la número tres de Japón, mientras Osaka avanzaba hacia los escalones más altos del tenis femenino en 2018. “Creció en un lugar diferente (Florida en los EE.UU.) y no habla tanto japonés”, agregó. “No es como Kei (Nishikori), que es un jugador japonés puro”.

Osaka no es la primera deportista de raza mixta o “hafu” que genera este tipo de interrogantes.

Sachio Kinugasa and Hideki Irabu eran estrellas del béisbol. Ni ellos ni el público japonés estaban interesados ​​en hablar sobre sus padres estadounidenses -soldados que ocuparon el país después de la Segunda Guerra Mundial- o la discriminación que enfrentaron.

“Algunas personas mayores han planteado ideas sobre cómo debe hablar y comportarse una atleta japonesa en público”, explica Hiroaki Wada, reportera del periódico Mainichi de Japón.

“Naomi no encaja en ese molde tradicional. Ella visibilizó esos problemas a través de sus palabras y acciones en Japón”, agrega.

“El tema de la raza y la identidad se discutieron más en los medios y en las redes sociales gracias a ella, incluidas sus declaraciones políticas. Es una figura que despierta pensamientos y reacciones”.

Osaka entró en el club reservado a los jugadores en el US Open de tenis del año pasado con un plan. Llevó siete mascarillas faciales diferentes. Una para cada ronda del torneo. Cada una con el nombre de un estadounidense negro que murió por presunta violencia policial o racista.

Las usó todas, mostrando los nombres de George Floyd, Breonna Taylor y Trayvon Martin a una audiencia global en su camino hacia el título.

Ese es un tema con el que Japón, una de las naciones con menor diversidad étnica del mundo, todavía lucha.

Es un tema que está arraigado profundamente en otras generaciones. La madre y el padre de Osaka emigraron a Estados Unidos cuando ella tenía 3 años.

“Creo que lo que ha pasado en el último año ha sido un proceso de aprendizaje para los japoneses”, dice Robert Whiting, el periodista estadounidense y autor de “Tokyo Junkie”, un libro que detalla sus casi 60 años viviendo en Tokio.

“Ha habido una discusión en programas de televisión, explicando por qué Naomi se siente de esa manera y habla del modo en que lo hace. En Japón, la tradición es evitar conflictos y discusiones. No es como en Estados Unidos, donde es algo común”, señala Whiting.

“El individualismo es algo muy valorado en Occidente, pero no en Japón. Aquí, la armonía es lo más importante”, explica.

En mayo, después de decir inicialmente que no hablaría con los medios durante el Abierto de Francia, Osaka se retiró de ese torneo y luego de Wimbledon, citando problemas de salud mental y largos episodios de depresión durante los tres años anteriores.

Los Juegos Olímpicos de Tokio marcan su regreso a la cancha después de dos meses. Ella es la figura japonesa de más alto perfil que ha emplazado el problema de la salud mental en la opinión pública. Pero no es la única.

La futbolista internacional Kumi Yokoyama, de 27 años, reveló el mes pasado que es transgénero y que tiene la intención de hacer la transición por completo a hombre, una vez que se retire del deporte. Explicó cómo haber jugado en Estados Unidos y Alemania le había hecho tomar conciencia de la ignorancia y los prejuicios en Japón.

En 2020, Hana Kimura, una luchadora profesional, se quitó la vida después de aparecer en Terrace House, un popular reality show.

En la población japonesa en general, el número de personas que reportan problemas de salud mental se ha duplicado entre 1999 y 2014. Pero las cosas están cambiando. La gente se está volviendo más abierta a admitir que las personas tienen problemas de salud mental y que es algo con lo que hay que lidiar.

Y Osaka es una parte importante del cambio. 

 

Edición de esta semana
LOS PADRES ANTE UN DILEMA POR LA AMENAZA DE LA VARIANTE DELTA
La nueva evidencia sobre la capacidad de la variante Delta para infectar y propagarse incluso entre quienes están completamente vacunados ha sido particularmente alarmante para los padres de niños pequeños que aún no son elegibles para las vacunas.   / ver más /
Las personas completamente inmunizadas con el avance de la variante Delta pueden transmitir el virus a otras personas con la misma facilidad que las personas no vacunadas, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).   / ver más /
La Universidad de Arkansas en Little Rock está implementando varias iniciativas para ayudar a que la universidad sea más asequible para los estudiantes, ya que ellos y sus familias enfrentan desafíos sin precedentes debido a los efectos de la pandemia del covid-19.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La actual situación del covid-19 en Arkansas es una crisis que se acelera. Nuestro estado está entre los 3 primeros en aumentos de casos de Covid y somos los terceros más bajos de EE.UU. en número de residentes vacunados.   / ver más /