Empresas familiares van más allá de una sola generación
1827A.jpg
En todas las épocas ha sido el sueño de los empresarios: empezar una empresa, construirla y algún día pasarla a los hijos, nietos y aun bisnietos.
Es muy probable que esto no ocurra. Muchos —sino es que la mayoría— de los negocios familiares no sobreviven la transferencia de una a otra generación: problemas personales, hijos que no quieren trabajar en la empresa y peleas sobre dinero, son a menudo golpes fatales.
A pesar de ello, algunos negocios sí llegan a la segunda generación y más allá, a menudo porque los miembros de la familia están comprometidos a seguir el legado de los fundadores de la compañía.
Algunas compañías familiares fallan en la segunda o tercera generación porque los hijos no están interesados en poseer u operar el negocio. En algunos de los peores escenarios un familiar del dueño se siente obligado a tomar posesión del negocio, pero termina fracasando porque no tiene el interés o talento para hacerlo. En tales casos, sería mejor para el bien de todos que la compañía se vendiera y la familia siguiera adelante.
Algunos propietarios de negocios, desesperados porque la compañía siga en la familia, coaccionan a sus descendientes a entrar al negocio aunque eso pueda ser un gran error.
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /