Bush y Calderón mucho ruido y pocas nueces
MÉRIDA, Yucatán, México.— En su reunión con el presidente estadounidense George W. Bush realizada en Mérida los días 13 y 14 de marzo, el presidente de México, Felipe Calderón, dio un paso adelante al imponer en la agenda del encuentro bilateral el tema de una reforma integral en los Estados Unidos.
“Apoyamos el esfuerzo que está haciendo por impulsar una reforma migratoria integral en el Congreso de Estados Unidos y le deseamos el mejor de los éxitos”, dijo Calderón. Después, durante su intervención, el Bush respondió a la petición y dijo que “trabajará tan intensamente como se pueda para que se apruebe una reforma migratoria amplia”.
Apenas tomó el micrófono y después de dar la bienvenida oficial, el presidente mexicano trató uno de los problemas más espinosos entre ambas naciones con un discurso nostálgico: “Soy originario de Michoacán, uno de los estados que más ha sufrido por la migración, y sé del dolor de las familias al separarse y de los pueblos en donde los ancianos se van quedando solos”, dijo Calderón quien, para reforzar su mexicanidad, vistió una guayabera, típica del estado de Yucatán.
Calderón recurrió a una retórica diplomática, que incluyó frases tales como “los cobardes atentados contra el pueblo norteamericano (haciendo referencia al 9/11), hicieron que de manera comprensible cambiaran las prioridades”, en aludiendo a las altas expectativas sobre la reforma inmigratoria que se generó a la llegada de Bush a la presidencia.
Calderón aprovechó para reiterar su oposición a la decisión de EUA de construir un muro de poco más de 1,120 kilómetros en su frontera común con México.
‘’Los mexicanos respetamos plenamente el derecho que tiene el pueblo y el gobierno de EUA de decidir en su territorio lo que mejor convenga a sus preocupaciones y a su seguridad, pero al mismo tiempo consideramos de manera respetuosa que puede ayudar más a detener la migración un kilómetro de carretera en Michoacán o en Zacatecas que 10 kilómetros de muro en Texas o en Arizona’’, dijo el mandatario mexicano. Añadió que a su juicio “no hay nada mejor para la seguridad y la prosperidad de la región que la prosperidad de México’’.
Agregó Calderón, que su gobierno trabaja intensamente para que en lugar de que la mano de obra mexicana se vaya adonde está el capital, mejor venga a México la inversión donde está la mano de obra y no se sigan dividiendo familias y pueblos. “Es la solución que nos conviene a todos porque mientras haya dos economías tan complementarias y desiguales, una intensiva en capital y otra intensiva en mano de obra, la migración no podrá detenerse, ni mucho menos por decreto” finalizó el mandatario azteca.
En ese sentido Bush —quien arrancó su discurso en español con un “buenos días, estamos encantados de estar en México otra vez”, reconoció que la mayoría de los inmigrantes en EUA es “gente decente, trabajadora y honorable” que quieren ganarse la vida para ellos y sus familias y envían a este país alrededor de 20,000 millones de dólares por año.
“En el debate sobre la migración yo le recuerdo a mis conciudadanos que los valores ciudadanos no paran en el Río Bravo”, comentó Bush.
Añadió que la reforma es necesaria, pero dejó en claro que hacen falta igualmente otros factores, entre ellos, la transición plena al libre comercio, que incluirá maíz y frijol, dos productos que se librarán de aranceles en el 2008; la educación y para la que sugirió intercambios estudiantiles entre universidades de ambos países.
“Yo sé que a usted le preocupa cómo son tratados sus ciudadanos en mi país”, dijo Bush a Calderón minutos antes de iniciar el almuerzo, “y yo quiero que el pueblo mexicano sea tratado con dignidad y respeto. Y la mejor forma de lograr esto es que se apruebe una ley migratoria que respete el estado de derecho y los valores de los Estados Unidos”. Agregó que Estados Unidos trabajará para ampliar las oportunidades comerciales y de inversión con México.
Asimismo los presidentes acordaron centrar el combate contra el narcotráfico en atacar de manera coordinada las finanzas de las organizaciones criminales, en especial el “lavado” de dinero.
Funcionarios mexicanos afirmaron que las delegaciones de ambos países evaluaron distintas formas para “identificar y retirar” de la “operación” criminal, los millonarios recursos que obtienen, los poderosos cárteles de la droga. Prevaleció el tema de la seguridad, e incluso se hizo énfasis en reforzar los esquemas de cooperación para enfrentar el tráfico de armas y materiales químicos de Estados Unidos hacia México.
El mandatario estadounidense admitió que su gobierno deberá realizar un esfuerzo mayor en el combate al narcotráfico y reducir la demanda de droga en su país. Antes, el presidente mexicano había expresado que si Estados Unidos no disminuye el consumo de drogas, será difícil resolver el problema del suministro de estupefacientes.
Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /