Bill Richardson un latino experto político y embajador tras la presidencia
1861A.jpg
Bill Richardson parece tener un don para viajar a los lugares más conflictivos del planeta. Fidel Castro, Saddam Hussein, los islamistas de Sudán, los talibanes afganos o los gobernantes norcoreanos, han sido algunos de los coloridos interlocutores de Richardson en las distintas misiones diplomáticas en que ha participado en los últimos 20 años, durante las cuales se ganó la reputación de ser capaz de negociar con el diablo.
Nacido en Pasadena, California, hace 69 años, la madre de Richardson era mexicana y el padre miembro de una familia de Boston con una larga tradición de contactos con América Latina.
Su infancia transcurrió en México D.F., hasta que sus padres lo enviaron a Massachusetts para que cursara la escuela superior y el college.
La entrada en la política se produce en 1980, cuando es electo congresista por Nuevo México, cargo que ocupó durante 15 años. Fue entonces que empezó a protagonizar las misiones diplomáticas que lo han hecho famoso hasta hoy en día.
Una de ellas fueron los contactos con La Habana a finales de 1995 y principios de 1996 que buscaban cambiar el tono de las relaciones del presidente Bill Clinton con el gobierno castrista, vía que terminó en punto muerto tras el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate un año después.
Clinton lo nombró embajador ante Naciones Unidas en 1997, y Secretario de Energía al año siguiente. En ese último cargo tuvo que lidiar con el escándalo de supuesto espionaje en el laboratorio nuclear de Los Alamos, cuando el científico de origen taiwanés, Wen Ho Lee fue acusado de vender secretos a China. Los cargos de espionaje contra Lee terminaron por retirarse, y finalmente sólo fue condenado por manipulación impropia de datos clasificados.
Afable, locuaz e ingenioso, Richardson ganó el cargo de gobernador de Nuevo México en el 2002 y fue reelecto el año 2006 por un margen histórico. Eso no le privó de lograr recientemente un cese al fuego entre el gobierno sudanés y los rebeldes de la región de Darfur.
Esa experiencia internacional es la que le da a Richardson los antecedentes para presentarse a las elecciones primarias demócratas, donde compite con candidatos mucho más adinerados y famosos.
No oculta su origen latino que crece en importancia cuando la campaña electoral lo lleve por Nevada, California o la Florida entre los primeros campos de batalla del 2008.
El gobernador opina que la mayoría de los americanos quiere resolver el problema migratorio racionalmente, con un plan que cubra todos los aspectos; seguridad en la frontera, pero también un plan de legalización personal.
Estados Unidos es un país tolerante, y si uno revisa las encuestas de cómo piensa el conjunto de la sociedad americana, si se les dice cuáles son las soluciones: un plan completo que incluya seguridad en la frontera y legalización, o cerrar la frontera con un muro, o deportación, el plan completo gana dos a uno.
En Nuevo México yo fui el primer gobernador en declarar un estado de emergencia en la frontera, porque por ahí entraba una enorme cantidad de inmigrantes, y con ellos otra gente con droga, mataban al ganado. . . era un relajo. Por eso lo hice.
La actitud en Nuevo México es que vamos a canalizarlos hacia la vida real, les damos licencias de manejar. ¿Por qué? Primero reduce los accidentes de tráfico, y segundo aumenta la gente que tiene seguro. También les damos oportunidades a sus hijos de que obtengan becas universitarias, si obtienen las notas que se necesitan.
De ser elegido presidente, iniciaría una segunda Alianza para el Progreso con Latino América, como la que empezó Kennedy. Sería un programa de cooperación económica que se enfocaría en los intercambios de energía renovable, principalmente el etanol. Con Brasil, con Perú, con Colombia, y en segundo lugar, ayudaría para necesidades humanitarias: educación, vacunas, medicina primaria.
Estados Unidos y Latinoamérica tienen que reducir su dependencia del petróleo, no importa si viene de Chávez o de Arabia Saudita. El mundo en su globalidad debe corregir el tema del clima.
¿Qué más haría? Tratados de libre comercio, pero enfatizaría más la defensa del ambiente, la protección de los trabajadores y que se cumplan los estándares laborales internacionales.
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /