Vuelve a discutirse la polémica sobre la posesión de armas
1921A.jpg
El tiroteo que ha cobrado la vida de 33 personas en la universidad Virginia Tech devuelve la actualidad al debate sobre la posesión de armas en Estados Unidos, contemplado como un derecho en la Constitución del país.
“Una milicia bien regulada, en caso de ser necesaria para mantener la seguridad de un Estado libre, el derecho de la gente a tener y portar armas, no debe ser infringido”, dice la Segunda Enmienda, escrita en 1787, hace más de 200 años.
En EUA la posesión de armas está regida por las siguientes normas: .
La Ley de Control de Armas de 1968 estableció normas sobre fabricación, importación y comercio de las mismas, y requería la obtención de un permiso de la Oficina para el Control de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF).
Cada estado tiene normas diferentes para permitir la adquisición de un arma, pero en general la ATF únicamente establece que la persona que la solicita tenga al menos 18 años (para rifles y armas largas, típicas de caza) o 21 años (para armas de mano), que no se le haya prohibido expresamente la tenencia de armas y que no haya falsificado deliberadamente los documentos presentados para la obtención del arma.
Cuando alguien desea comprar un arma en EUA, sólo debe, una vez que cumple con los requisitos, llenar un formulario de la ATF y dejarse tomar las huellas digitales que se utilizan para determinar si esa persona tiene antecedentes delictivos o, en caso de ser extranjero, si lo es de forma legal en EUA.
No es necesario ningún tipo de licencia para tener un arma en el domicilio particular en EUA, sin embargo, en algunos estados sí hace falta un permiso para llevar el arma consigo. Ésta es muy fácil de conseguir y es el propio estado el que establece los requisitos.
38 estados de los 50 de EUA contemplan el derecho de llevar un arma consigo como defensa propia.
No hay un registro de armas a nivel nacional, sólo algunas tentativas.
Cada estado puede establecer sus propias normas adicionales para la obtención de un arma. En estados como Massachusetts o Maryland, los requisitos son más complicados de cumplir. Lo mismo ocurre en algunas ciudades como Washington D.C., o Nueva York.
- En 1992 había cerca de 245 mil licencias federales en manos de particulares, según un estudio de la organización Violence Policy Center.
Cuando ese mismo año Bill Clinton subió al poder, se aplicó un control más estricto a la concesión y tenencia de licencias y fue cuando comenzó a exigirse a los solicitantes fotografías y las huellas digitales, además de aumentarse las tarifas.
Tras la tragedia ocurrida en 1994 en la escuela secundaria Columbine, de Littleton, en Denver (Colorado), Clinton prohibió las armas de asalto, pero en 2004 la ley caducó y no la renovaron, por lo que volvieron a ser legales.
En 2000, el FBI estimó que el 66% de los 15,517 asesinatos que se perpetraron ese año fueron cometidos con armas de fuego.
Se estima que EUA es el país del mundo en el que existe el mayor número de armas en manos privadas, con cerca de 60 millones de personas que poseen un arsenal combinado de más de 200 millones de armas, pero no hay cifras oficiales que lo refrenden.
La opinión pública, y cada vez más con acontecimientos como los ocurridos en Virginia, está cada vez más a favor de leyes más estrictas en el control de las armas.
Edición de esta semana
EL ZÓCALO JUNTO AL CONSULADO CELEBRAN EL DÍA DE REYES
El pasado domingo 7, el Centro de Recursos para los Inmigrantes El Zócalo con el apoyo del Consulado de México en Little Rock, celebraron el Día de Reyes junto a varias familias y voluntarios. / ver más /
Al pastor Martin Luther King Jr. se lo recuerda en Estados Unidos el tercer lunes de enero de cada año, y quizás se le conozca mejor como el principal portavoz estadounidense del activismo no violento por su papel de liderazgo en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos y su oposición a la discriminación racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Muchos de nosotros empezamos 2017 esperando lo peor. Y, de distintas maneras, nos tocó lo peor.   / ver más /