La Universidad de Virginia Tech intenta volver a la normalidad
1948A.jpg
BLACKSBURG, Virginia.— La universidad de Virginia Tech, donde hace una semana un estudiante mató a 32 personas y se suicidó, reanudó sus actividades mientras prosiguen las investigaciones y debates en torno al incidente. Miles de estudiantes, profesores y demás afectados por la tragedia, tratan de encontrar valor para regresar al campus y volver a la normalidad.
La universidad espera el retorno de la mayoría de sus 26 mil estudiantes para la etapa final de los cursos de este año., mientras se completan los funerales de las víctimas del asesino Seung Hui Cho.
El edificio Norris, donde Cho dió muerte a 30 personas y luego se suicidó, permanecerá cerrado por el resto del semestre. Mientras se aprestaban a reanudar las clases, las autoridades universitarias pidieron a los centenares de periodistas que acamparon en predios de Virginia Tech, a irse del lugar a más tardar el mismo lunes.
El autor de la matanza el estudiante surcoreano Seung Hui Cho, de 23 años, fue descrito por las autoridades como un joven “solitario” y cuyos escritos habían suscitado preocupación entre sus profesores. Hasta el momento sólo se especula sobre los motivos que llevaron a Cho, quien vivía en EUA desde los 8 años y estudiaba filología inglesa, a matar a 32 personas, entre profesores y estudiantes y suicidarse. El asesino dejó una nota en su habitación en la que clamaba contra los “niños ricos”, “la decadencia” y los “embusteros charlatanes” en el campus y asegura: “Me obligaste a hacerlo”.
Una de sus profesoras recordaba a la prensa el tono perturbador de algunos de sus ejercicios literarios, hasta el punto de que sus instructores le aconsejaron recibir ayuda psicológica y en repetidas ocasiones se le insistió que debía recibir ayuda psicológica. El joven había sido llevado a una clínica psiquiátrica en el 2005 pero no fue internado.
Al parecer, Cho compró una pistola Glock el mes pasado en una tienda de Roanoke, una ciudad vecina, y pagó por ella 571 dólares con un cheque.
La matanza se produjo en dos fases: en un primer tiroteo murieron dos personas, un hombre y una mujer, en una residencia de estudiantes; y el segundo, en el que murió el resto, tuvo lugar dos horas más tarde, en las aulas de la Facultad de Ingeniería.
Las autoridades han confirmado que las armas empleadas en la matanza fueron al menos dos pistolas y que una de ellas se usó en los dos tiroteos. Según han contado los supervivientes, el asesino cerró varias salidas del edificio con cadenas y candados, y después fue vaciando sus cargadores, aula por aula.
La primera clase, y donde al parecer se registraron más víctimas, fue una de alemán, en la que el asesino disparó a la cabeza del profesor Chris Bishop antes de abrir fuego sobre los alumnos.
En otras aulas algunos alumnos huyeron por las ventanas. Otros intentaron bloquear las puertas con sus cuerpos, en algunos casos con resultado fatal.
Entre los fallecidos se encuentran profesores y estudiantes.
También dos latinos: el peruano Daniel Pérez Cuevas, muerto mientras asistía a una clase de francés y quien había iniciado sus estudios universitarios en Miami pero se cambió a Virginia Tech, por su mayor prestigio académico; y el puertorriqueño Juan Ramón Ortiz, de 26 años, y que cursaba su primer año de maestría en la universidad, donde se había matriculado junto a su esposa, Liselle Vega, con quien llevaba casado un año.
Doce estudiantes de la universidad se recuperan de sus heridas y permanecen estables en distintos hospitales de la zona de Blackburg, donde se encuentra el centro docente.
La universidad anunció que otorgará títulos y honores póstumos a las víctimas, y que los estudiantes tendrán la opción de concluir de inmediato sus semestres.
Un paquete, que llegó a la sede de la NBC en Nueva York dos días después que Cho mató a 32 personas en la mayor matanza con armas cortas perpetrada por una sola persona en la historia moderna de EUA, incluía un video casero y fotos apuntando con sus armas de fuego a las cámaras en el remedo de un afiche de película de acción. Llevaba un matasellos que indicaba que había sido enviado desde una oficina de correos en Virginia a las 9.01 del lunes, una hora y 45 minutos después que Cho abrió fuego por primera vez.
La matanza ha conmovido a todo el país y ha originado reacciones de condolencia en todo el mundo. El incidente ha comenzado a suscitar ya las primeras críticas sobre la reacción de las autoridades tanto policiales como universitarias.
Muchos estudiantes han censurado que, tras el primer incidente, no se suspendieran las clases ni se diera un aviso de peligro hasta dos horas después, y eso sólo a través de un correo electrónico.
La matanza ha vuelto a reabrir el debate sobre la regulación de la tenencia de armas en Estados Unidos, un país en el que las leyes sobre el control de armas de fuego son muy laxas.
Edición de esta semana
CENTRO “SEIS PUENTES” SE ASOCIA A LA CÁMARA DE COMERCIO DE NORTH LITTLE ROCK 
En una simbólica ceremonia el jueves 28 de junio, el Centro Comunitario y de Educación Seis Puentes de North Little Rock se asoció oficialmente a la Cámara de Comercio de la misma ciudad.   / ver más /
EL LATINO acaba de recibir una queja de una madre de un alumno de ultimo año de la Escuela Secundaria Mills University Studies en el distrito escolar especial del condado de Pulaski, porque en la transcripción de calificaciones del Departamento de Educación de Arkansas donde se ve que tomó 8 clases, (este año escolar solo tomaban 7) y en la clase extra (orquesta) le asignaron una calificación F.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
EL PAÍS DA UN INÉDITO GIRO A LA IZQUIERDA CON LOS CONOCIDOS DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES.   / ver más /