¿Nuevo sistema de impuestos en los EUA?
Por Michel Leidermann
Todos los que pagamos impuestos nos quejamos doblemente: primero porque los formularios de declaración anual del impuesto a la renta (a los ingresos), son complicados y dependiendo del caso, larguísimos. Para llenarlos correctamente hay que gastar tiempo, tener todos los documentos a lo largo del año, y en muchos casos, o mandar un cheque gordo por lo que todavía debemos al fisco (sorpresa, sorpresa), o bien esperar por semanas a que nos devuelvan lo que pagamos demás y le “prestamos” al gobierno cuando nos descontaban mensualmente de nuestro salario. Segundo: porque pagamos demasiado en impuestos o bien otros no pagan nada o demasiado poco, y las empresas y los ricos siempre encuentran una fórmula “legal” para conseguir rebajas y pagar menos, y hasta trasladan sus operaciones al extranjero para evadir los impuestos estadounidenses. Hasta los americanos que viven, trabajan y pagan impuestos en el extranjero deben hacer una declaración de impuestos en los EUA.
La teoría de que los ricos deben pagar más que los pobres no ha funcionado en la historia del mundo. En particular véanse los sistemas comunistas y socialistas que han fracasado siempre, aún cuando su proclama era proteger a los pobres y desposeídos.
Ahora nuevamente se considera la idea de que quienes ganan más y consecuentemente gastan más, paguen más mediante un impuesto fijo único a las ventas. Se habla de un impuesto nacional de 23% sobre todo lo que se vende nuevo. Quien compra más y más caro, pagaría más. Simple como eso. Podrían dejarse exentos los alimentos, las medicinas y poner una excepción tope para la compra de autos y de viviendas, ambas cosas necesarias y básicas para toda persona. Tampoco pagarían impuesto las hipotecas y las donaciones a obras de caridad.
Los expertos dicen que este 23% equivaldría a un impuesto actual a las rentas de 30%. También se otorgarían “rebajas” impositivas, que se devolverían a los tributantes de bajos ingresos y por el número de dependientes en cada familia, de manera que recuperarían parte del impuesto a las ventas pagado durante el año. Estas devoluciones naturalmente tendrán más impacto en las familias con bajos ingresos y menos impacto en los con entradas más altas (ricos).
Con esto uno recibiría el total de su sueldo con cada cheque, No se le descontaría para el Seguro Social, impuesto a los negocios propios, a la herencia, y muchos otros que son un dolor de cabeza constante para todos los tributantes.
La primera ley del Impuesto Justo fue presentada en 1999. En el 2005 el entonces director del Banco Central de los EUA (FED) también lo propuso para simplificar el sistema impositivo federal y con ello ahorrar millones en documentos y trámites (papel y horas por la Internet) y los empleados que manejan todos estos trámites, creando igualmente un método más equitativo de responsabilidad financiera. A comienzos de este año el senador Shambliss volvió a presentar al Senado un proyecto de ley para el Impuesto Justo.
Las empresas rebajarían los precios de sus productos y servicios ya que no tendrían que pagar impuestos a la producción.
También se estima tendría un efecto positivo en empresas que quieran invertir en EUA ya que pagarían menos impuestos directos.
Sin embargo una de las dudas es calcular si el sistema producirá suficiente recaudacion para el gobierno y las respuestas dependen del método que se utiliza para el análisis.
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /