Una posición hipócrita
Por Michel Leidermann
Repulsión a los senadores que no aprobaron una reforma migratoria, fue la reacción inmediata en todo el país de parte de los que apoyaban actualizar en este serio problema nacional
Mientras algunos aceptaron que la propuesta del Senado habría creado una legalización costosa en términos económicos y legales pero que los inmigrantes estaban dispuestos a pagar, otros mantuvieron la esperanza de que en el futuro pudiera revivirse una reforma desde la Cámara de Representantes.
Los senadores despertaron la esperanza en millones de personas diciendo que trabajarían para llegar a un acuerdo y a una solución. Pero sólo demostraron que podían hablar por horas sin lograr nada definitivo.
A largo plazo el pueblo americano se dará cuenta de que la única manera de sacar a los indocumentados de las sombras y cumplir con las leyes nacionales, es combinando la seguridad en las fronterizas y los lugares de trabajo, con sistemas legales para que los 12 millones de indocumentados (trabajadores y sus familias) puedan legalizarse.
Es hora que se apruebe una ley positiva que enfrente la realidad de la inmigración y las necesidades económicas de mano de obra en el campo, los servicios, y la construcción entre otros, en los EUA.
El voto del Senado de no seguir discutiendo el proyecto de reforma, probablemente marca el fin del esfuerzo inmigratorio para este año. El sistema de inmigración continúa roto. Cada día que se permita la existencia del régimen actual, es un fracaso moral para la nación, así como un fracaso del sistema democrático y económico capitalista.
Sabíamos que la propuesta del Senado era imperfecta y que se requería de un gran esfuerzo para aprobar una reforma, pero la decisión del Senado de no hacer nada, le costará mucho más al país.
Hay quienes en EUA prefieren el statu quo, que prefieren continuar con el trabajo y las contribuciones de los inmigrantes sin ofrecerles la protección básica, prefieren continuar con un sistema que resulta en la explotación de los trabajadores y la negación de sus derechos humanos.
Nuestros senadores, líderes electos, gente que se supone actúan en favor de la nación, no cumplieron con su deber, y prefirieron proteger sus intereses y la posibilidad de su reelección en el 2008.
En el caso de los dos senadores por Arkansas, Blanche Lincoln votó a favor de seguir negociando, mientras que Mark Pryor prefirió no continuar con el proyecto.
Estamos ahora con una última esperanza en la Cámara de Representantes de donde puede surgir un nuevo proyecto de legislación que se pueda aprobar primero y mejorar después. Los senadores no tuvieron el valor de hacerlo.
Sin reforma las familias siguen en riesgo de ser divididas, las empresas siguen sin poder contratar a trabajadores legales para sus vacantes, y el sistema migratorio no puede dedicar los recursos financieros suficientes para proteger la seguridad del país.
En el Congreso no piensan en quiénes están cosechando las lechugas, fresas y manzanas que comen a diario. En quienes colocan los techos de las casas nuevas o limpian sus cuartos de hotel o lavan los platos en los restaurantes. Son los trabajadores inmigrantes con su sudor y sus vidas que sacan adelante al país.
Es muy evidente la actitud cínica de los senadores, una posición que seguirá garantizando a las grandes corporaciones la mano de obra ilegal barata y a las Fuerzas Armadas el número de voluntarios dispuestos a sacrificar sus vidas con la esperanza de poder llegar a ser ciudadanos con plenos derechos.
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /