Hablando y no actuando
Por Michel Leidermann
Me parece que la razón de porqué no se aprobará en este país una reforma para resolver el problema de la inmigración, es porque los legisladores que tienen el poder para hacerlo, no lo desean. La demagogia siempre sirve de trampolín a los políticos.
¿Porqué? Los políticos se ganan su sustento haciendo promesas vacías sobre problemas controvertidos sin desear solucionar de verdad una situación que les es más fácil seguir manipulando políticamente.
Los demócratas quieren conquistar a partidarios que creen que a los inmigrantes ilegales se les trata injustamente. Ése es un bloque importante de votantes que continuará creciendo a medida que la nación siga creciendo con más latinos.
Los republicanos quieren ganar simpatías entre los que piensan que los indocumentados están aprovechándose de los impuestos pagados por los legales y que son los responsables de la mayoría los crímenes cometidos.
Si se busca “reforma de la inmigración” en Google, encontrarán una multitud de grupos hablando sobre la inmigración. Todos estos grupos “deliberantes” desaparecerían si se soluciona el problema de la inmigración.
Pero eso seria como lograr la simplificación del sistema impositivo en los EUA. Eso eliminaría la necesidad de miles de contadores y preparadores de declaraciones. Por lo tanto, son ellos los que no desean un sistema tributario simple que los dejaría sin clientes. Tal simplificación podría ser concretada, pero no sucederá, porque los interesados perderían millones si el sistema fiscal fuese simple y directo.
La misma cosa con la inmigración ilegal. Tenemos muchos grupos dándole vuelta al asunto, pero ninguna acción, porque el incentivo más grande, es mantener el desbaratado sistema actual.
Estuvimos al borde de una solución hace unas semanas cuando un grupo de senadores de ambos partidos políticos, presentó un plan razonable que zanjaba la mayoría de las objeciones de los críticos.
El Presidente Bush estuvo de acuerdo con la propuesta la que falló porque los intereses especiales la hicieron trizas.
Ahora estamos en la misma situación que antes: inseguridad en las fronteras, 12 millones de inmigrantes ilegales en ascuas, y un sistema laboral que se aprovecha de los trabajadores “baratos”.
Sin sorprender a nadie, todos los candidatos presidenciales están diciendo que “si los eligen”. y les llevan a la firma una ley de reforma comprensiva desde el Congreso, la firmarán.
Los políticos juegan ambos lados, y el público parece no darse cuenta.
Mientras tanto, el problema de la inmigración ilegal continúa, con todo el daño colateral a las instituciones públicas. Los inmigrantes sin seguro médico saturan las salas de emergencia en hospitales porque van allí en lugar de ir a un doctor que pueda tratar sus problemas y a menor costo para el contribuyente. Sus hijos van a las escuelas públicas que no están preparadas para enseñar a tal gran cantidad de niños que no hablan inglés y que además tienen otras desventajas académicas.
En muchos casos se engatusa a los inmigrantes ilegales para que vengan a trabajar en granjas y otras industrias que necesitan la mano de obra barata, pero después reclaman cuando se quedan en el país.
Pero no le echemos la culpa a los inmigrantes ilegales. Ellos hacen lo que necesitan para sobrevivir. Los legisladores y los gobiernos han creado este problema y están rehusando solucionarlo. Así pues dejen ya de engañarnos y prometernos. Son ustedes los que están rechazando resolver el problema, y eso, no lo olvidaremos en las próximas elecciones.
Edición de esta semana
EL ZÓCALO JUNTO AL CONSULADO CELEBRAN EL DÍA DE REYES
El pasado domingo 7, el Centro de Recursos para los Inmigrantes El Zócalo con el apoyo del Consulado de México en Little Rock, celebraron el Día de Reyes junto a varias familias y voluntarios. / ver más /
Al pastor Martin Luther King Jr. se lo recuerda en Estados Unidos el tercer lunes de enero de cada año, y quizás se le conozca mejor como el principal portavoz estadounidense del activismo no violento por su papel de liderazgo en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos y su oposición a la discriminación racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Muchos de nosotros empezamos 2017 esperando lo peor. Y, de distintas maneras, nos tocó lo peor.   / ver más /