"El Hombre Químico" de José Canseco revela los esteroides en el béisbol
"Lo difícil no es encontrar un jugador estelar que haya usado esteroides. Lo difícil es encontrar un jugador famoso que no los haya usado". José Canseco
223A.jpg
En su explosivo libro "El Hombre Químico,Grandes Momentos, Esteroides Rampantes, Grandes Bateadas y Cómo el Béisbol se Hizo Grande", el beisbolista cubano José Canseco comparte aspectos de su vida y sugiere que más allá de una tendencia pasajera, la revolución de los esteroides no es más que una pequeña muestra de lo que está por venir.
Canseco relata cómo se transformó en el conejillo de Indias de las drogas que alteran el rendimiento. Desde esteroides anabólicos hasta hormonas para el crecimiento, Canseco mezcló, y experimentó hasta tal grado que comenzó a ser conocido en las ligas como "El químico".
Compartió sus conocimientos con sus entrenadores y los demás jugadores hasta tal punto que, al poco tiempo, las drogas para mejorar el rendimiento comenzaron a ser utilizadas por muchísimas personas en las grandes ligas del béisbol. Desde jugadores enfrentándose a pelotas que les llegaban a la altura de sus tobillos y que luego bateaban fuera del estadio, hasta pitchers haciendo lanzamientos velocísimos entrada tras entrada —Canseco le aconsejó a los jugadores cómo individualizar sus dosis para esculpir sus cuerpos a su antojo.
¿Quién usa esteroi-des? Según Canseco, más personas de las que uno cree. El béisbol nunca volverá a ser el mismo.
Cuando José Canseco irrumpió en las grandes ligas en la década de los ochenta, literalmente transformó el deporte— en más de una forma. Antes de él, nunca había habido un jugador que tuviera esa mezcla de velocidad y potencia que le permitió convertirse en el primer hombre de la historia en anotar más de cuarenta jonrones y batear más de cuarenta bases en una misma temporada.
Rompiendo el molde de los beisbolistas en mal estado físico, Canseco dio inicio a la era de los superatletas musculosos, que ganaban salarios descomunales y vivían cómo estrellas de rock. ¿Y cómo lo logró? Con esteroides.
Tras sus récords más increíbles y la glamorosa vida pública, Canseco cultivó un secreto que casi todos en las ligas mayores del béisbol conocían, uno que alteraría para siempre el juego del béisbol y la forma como vemos a nuestros héroes. Canseco experimentó, mezcló y se convirtió en el ratón de laboratorio de los esteroides que en esa época apenas empezaban a infiltrar el deporte. Trasmitió sus conoci-mientos a los entrena-dores y a sus compañeros de equipo y, al poco tiempo, los esteroides se convirtieron en la tenden-cia rampante entre los jugadores de béisbol de las grandes ligas.
En estas escanda-losas memorias, Canse-co vierte luz sobre una vida de vertiginosas alturas y debilitantes abismos, derece res-puestas a las preguntas que millones de aficio-nados apenas comien-zan a plantearse; y sugiere que lejos de ser una tendencia pasajera, la revolución de los esteroides es apenas una muestra de lo que está por venir.
La lectura del libro es fácil y si el lector quiere creer todo lo que Canseco cuenta, quedará impresionado con lo amplio del uso de drogas por parte de los beisbolistas profesionales.
$15.95
304 páginas
Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /