CONTRAPUNTOS
Por Michel Leidermann
Comencemos con dos observaciones críticas. La primera es que amamos los deportes universitarios. La segunda es que todos sabemos que los deportes universitarios en los EUA, están contagiados por la corrupción y la hipocresía.
Porque amamos tanto a los deportes universitarios y tanta gente asiste a los partidos, estos deportes se han convertido en un gran negocio, y por eso se hace la vista gorda. Mientras más dinero ingresa por el fútbol y el baloncesto universitarios, es menor el deseo de considerar una reforma y sanear el sistema.
El “estudiante-atleta” es un mito, ya que las “estrellas” de los equipos están en la universidad para jugar y sólo aparecen por las salas de clase para conservar su elegibilidad como estudiantes. Los niveles de graduación entre los “estudiante-atleta” son espantosos, y los promedios de notas son patéticos.
Muchos de estos jóvenes apenas saben leer o escribir y son incapaces de hablar correctamente y con claridad, y aún menos escribir un ensayo literario complejo. Pocos podrían matricularse en otra universidad sin su capacidad de atleta.
Lo triste es que a muchos fanáticos no les importa nada de esto y estarían dispuestos incluso a bajar los requisitos académicos, si esto matricula a más atletas. La mayoría de los Razorbacks de Arkansas nunca han entrado a una sala de clase en el campus de Fayetteville y no tienen ningún deseo de hacerlo. No les interesa que los Razorbacks sean parte de la universidad, y no les importaría si por magia, desaparecerían de alguna manera las clases, siempre y cuando el estadio Razorback y la Arena Walton, quedaran intactos.
Pero aquellos de nosotros que animamos a nuestros equipos y que también estamos enterados de la corrupción, entendemos lo que verdaderamente significa sacar un “major” en “comunicación de los deportes” o en “gerencia de los deportes”, o sabemos que los tutores son los que en realidad escriben los ensayos para que los “estudiantes-atletas” saquen las buenas notas, o sabemos sobre los exámenes en los cuales la pregunta más difícil es ¿cuántos puntos ganas al marcar un gol?
Es difícil de olvidar, sobre todo cuando un entrenador gana por lo menos 20 veces más anualmente que un profesor auxiliar de inglés.
Muchos comentaristas deportivos convienen en que si las universidades suben sus estándares de admisión y académicos, pondrían a sus equipos deportivos en desventaja frente a otras universidades, y por lo tanto tampoco promueven una educación más exigente..
Hay por supuesto, una alternativa a subir el nivel del deporte bajando los estándares académicos. Es establecer exigencias iguales para todos los estudiantes, de forma que los que no forman parte de los equipos deportivos, no sean considerados como estudiantes de segunda clase, sino como verdaderos universitarios que van a educarse para la vida, y no sólo a jugar.
Especialmente en Arkansas, un estado pequeño y pobre, en donde el símbolo estatal pareciera ser los Razorbacks, es como si que el grito de los puerquitos fuese el grito oficial de estado y no sólo de la universidad de Arkansas en Fayetteville, por ridículo que nos parezca a algunos.
Quizás ya es hora de que nuestros gobernantes se preocuparan seriamente de formar más y mejores profesionales, en lugar de darle tanta importancia a ganar más partidos.
Algunos dicen que los triunfos en la cancha causan Motibazión. Claro, así lo escribirían las estrellas de los Razorbacks. ¿Estado Natural? O ¿Estado de los puerquitos? Woooooooooo, Pig ! Sooie! Razorbacks!!
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /