Asunto de sentido común
Por Michel Leidermann
Durante el foro que sostuvieron hace un par de semanas en Univision los precandidatos demócratas a la presidencia, todos coincidieron en que, de ganar la elección, apoyarían sin reservas una reforma migratoria integral.
A primera vista, se podría pensar que esas declaraciones sólo tuvieron como propósito complacer las aspiraciones de la comunidad latina. Después de todo, se trataba de ganar la simpatía de una audiencia para la cual el tema migratorio es de vital importancia.
Pero más allá de estas razones obvias, parecería que los aspirantes demócratas ven el asunto bajo una perspectiva de sentido común y practica. Y desde esa óptica es claro que el seguir negándole el derecho a salir de las sombras a 12 millones de indocumentados es una fórmula para continuar el actual desastre.
El hecho de que la reforma migratoria siga empantanada en un Congreso que no quiere legislar una solución que podría ser negativa para las aspiraciones de reelección de muchos congresistas, se debe a que los grupos antiinmigrantes se han apropiado del tema, mediante argumentos que apelan a las emociones, y en varios casos, falsos y contrarios a los intereses nacionales de los estadounidenses.
Por ejemplo, el argumento de que la legalización de los indocumentados ahondaría los riesgos de la seguridad interna de EUA, carece de sentido si se considera que solamente hay dos opciones: deportarlos, lo cual sería imposible desde un punto de vista práctico, o bien dejarlos tal como están, sin identificación válida, lo cual es más riesgoso. Igualmente llamar amnistía a algo que no lo es, apela al sentimiento del respeto a las leyes de todos los estadounidenses.
El otro argumento que preocupa a los antiinmigrantes es de carácter económico. Este grupo se niega a reconocer que si EUA es la primera potencia del mundo, es justamente por las contribuciones de los inmigrantes. Se niegan a ver que la agricultura, hoteles, restaurantes, procesadoras de pollos y carnes, compañías constructoras, etc. progresan gracias al trabajo de los inmigrantes, no porque le estén quitando el empleo a nadie, sino porque aquí no hay suficiente mano de obra nativa.
Adicionalmente, esos trabajadores contribuyen a la economía mediante el pago de impuestos, aunque no estén aquí legalmente, por lo menos con los impuestos a las ventas de bienes y servicios. Sin esos trabajadores inmigrantes, esas industrias no podrán sobrevivir.
Si se les deportara, como algunos sueñan, o se les cerraran las puertas para conseguir un empleo, la economía del país sufriría un gran deterioro. Ya se han anunciado cosechas perdidas, obras de construcción a medias, y hoteles y restaurantes sin servicio
Igualmente ya se sienten las consecuencias del nuevo reglamento que exige a los empleadores despedir a los trabajadores cuyo número de Seguro Social no corresponda con los registros del gobierno. No sólo están preocupados la Central Sindical AFL-CIO y la ACLU, sino también la Cámara de Comercio de EUA. Todos razonan que la regulación impone una carga excesiva a los patrones y amenaza los empleos de ciudadanos y residentes legales de EUA por los errores en los bancos de datos, por lo que se pronostican demandas al Departamento de Seguridad Interna (DHS).
Tal vez entonces llegue a su fin el inexistente debate sobre la reforma migratoria y los congresistas decidan actuar, honrando su compromiso a los electores y justificar los sueldos que ganan, legislando sobre algo que tan sólo por sentido común, es económicamente y humanitariamente necesario.
Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /