Latinos no se defienden
Por Michel Leidermann
En recientes semanas miembros de la comunidad latina de Little Rock han estado llamando a nuestro periódico para denunciar crímenes en su contra: asaltos, robo de autos, entrada forzada a viviendas y hasta, violaciones. Con todo lo que queremos ayudarlos en EL LATINO, nos encontramos en la misma situación a la que se enfrentan los departamentos de policía, es decir la falta de información precisa con la cual comenzar una investigación profunda.
Las llamadas están llenas de lamentaciones y de reproches pero no de decisiones de salir al frente y denunciar los hechos a las autoridades. Quizás el mayor freno es el temor a la detención y deportación, porque una gran mayoría de nuestros paisanos están acá ilegalmente.
Nos entrevistamos con Stephen Thomas y Danny Bradley jefes de policía de Little Rock y de North Little Rock, para preguntarles sobre la actitud de sus oficiales frente a situaciones de inmigración y en especial sobre los indocumentados que quisieran colaborar con la policía para esclarecer crímenes y ataques.
Ambos jefes confirmaron que sus agentes enfrentaban suficientes otros problemas para resolver y que no tenían el tiempo ni los medios para dedicarse a perseguir a indocumentados. Afirmaron que en caso de una denuncia, necesitaban saber el nombre y la dirección de la victima, testigo o denunciante, para poder interrogarlos posteriormente o hasta para llamarlo a testificar, pero que no les preguntarían por sus papeles de residencia ni los detendrían. Diferente es el caso, afirmaron ambos jefes, si se trata de un delincuente. Cuando se comete un crimen, no importa si el maleante es ciudadano, residente o indocumentado: es un criminal y como tal será tratado con toda la fuerza de la ley.
De manera que ahora los latinos de esta zona pueden denunciar a sus agresores, en la confianza de que la policía se dedicará a perseguir a los culpables y no a los inocentes. Pero entiéndase que se necesita información precisa sobre los hechos (donde, cuando, que, quien, como, etc.), porque de otra forma no se puede investigar nada. Es además muy aconsejable que los residentes de conjuntos habitacionales (como es el caso de los Colonial Parc 5813 Baseline Apartments) en los cuales se cometen crímenes con frecuencia aterradora, se unan y mantengan como grupo para defenderse de estos maleantes quienes se aprovechas del débil, de aquellos que callan o no denuncian, o bien transitan solos sin ninguna protección adicional.
Otra cosa es que cuando se hace una denuncia, esta debe ser completamente veraz pues la ley de Arkansas castiga a quienes hagan una denuncia falsa o maliciosa. Además siempre hay que dar el nombre verdadero y nunca presentar documentos chuecos (es un delito federal).
Igualmente los jefes de policía manifestaron que aunque hasta ahora no se han dado casos en sus agencias, podría producirse un caso no permisible de perfilamiento racial. Agregaron que estos casos deben denunciarse igualmente sin temor, agregando información sobre el oficial acusado.
Así pues, no más quejarse sin tomar acción, sino defendiéndose de los delincuentes que hacen presa de los latinos que por temor a la deportación sufren callados un embate tras otro.
La denuncia inicial puede ser hasta por teléfono, pero ciertamente los oficiales harán un seguimiento personal. Estos son los números para llamar y/o dejar un mensaje en inglés o español:
CRIME STOPPERS: Policía de Little Rock, (501) 371-4636; Condado Pulaski, (Sheriff y Policía de North Little Rock, Sherwood, Jacksonville, y Maumelle) (501) 340-8477.
Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /